jueves, 6 de noviembre de 2008

Psiquiatra español alerta de “un renacimiento pujante del satanismo”

El psiquiatra gaditano Leonardo Casais habla sobre el satanismo en una ponencia sobre trastornos paranoides extraños, dentro del XII Congreso Nacional de Psiquiatría.

Años separados de los familiares. Absorbidos por la adoración a un líder al que se le otorga condición de divinidad. Supeditados a un control mental del que resulta casi imposible escapar. Son algunos de los síntomas que manifiestan las personas absorbidas por una secta. Se calcula que en la Comunidad Valenciana (España) hay alrededor de 9.000 adeptos a estos grupos, muchos de ellos con tintes satánicos, según explica el diario Las Provincias.

"Tienen la mirada ida, como si estuvieran iluminados. Sufren una anulación completa de su personalidad". Este testimonio procede de una persona afectada y residente en la Comunidad Valenciana, que sólo habla con la condición de mantener el más absoluto anonimato. Es testigo de un problema que cada vez tiene una mayor presencia entre la sociedad. De hecho, los expertos consideran que la Comunidad Valenciana es una de las zonas con mayor actividad sectaria, especialmente de colectivos satánicos.

El debate saltó el pasado 5 de noviembre desde el punto de vista médico durante el Congreso Nacional de Psiquiatría que se celebra en Valencia. Leonardo Casais, psiquiatra y profesor de la Universidad de Cádiz, habló del satanismo dentro de su ponencia sobre trastornos paranoides raros. El experto destacó que la Comunitat está a la cabeza en cantidad de grupos de este tipo, especialmente en el norte de Alicante y Valencia. Casais analizó estas manifestaciones desde la vertiente científica. Tal y como explicó a Las Provincias, el auge de este fenómeno supondrá en los próximos años un mayor número de casos clínicos entre los profesionales de la psiquiatría, pues objetivamente se considera que sufren una esquizofrenia paranoide.

"Los fenómenos de posesión diabólica y trance no son raros y están arraigados en varias zonas del mundo civilizado", dijo Casais. El profesor señaló que desde los años 70 se vive "un renacimiento pujante del satanismo". "Tampoco eran raras las posesiones y exorcismos en la Europa de hace 500 años, pero cuando la ciencia y la razón fueron capaces de separar endemoniados y enfermos, asistimos a nuevas formas de este fenómeno a través del satanismo", sentenció.

Patología de tipo paranoide

El diario Levante-EMV también cubrió este tema, añadiendo otros datos. Recuerda que Casais afirmó que desde la década de los setenta asistimos a un "renacimiento pujante" del satanismo y que la Comunitat Valenciana -Valencia en concreto y el norte de Alicante- concentra la mayor cantidad de sectas satánicas de España. El especialista, que participó en el XII congreso nacional de Psiquiatría con una ponencia sobre síndromes paranoides raros, indicó que este resurgimiento de creer más en el diablo que en Dios se produce en todos los "pueblos occidentales desarrollados", donde esta tendencia va unida a cierto folclore como el neogótico, el heavy-metal..."A las mismas negras van los creyentes que son pocos y los curiosos que son muchos más, entre los que están esos jóvenes con dinero que se visten de neogóticos y que con música, drogas y alcohol y una misa negra, el espectáculo está servido".

El doctor Casais destacó que las personas más sugestionables y los esquizofrénicos con creencias delirantes que ven benefactores pueden salir perjudicados de este tipo de espectáculos. El especialista indicó que, "si sembramos una cultura satánica de efectos delirantes y mensajes mesiánicos de persecución y ruina, recogeremos un sector de patología psiquiátrica de tipo paranoide".
El especialista declaró que los fenómenos de posesión diabólica y los trances, así como las creencias delirantes que tienen determinadas personas de que sus síntomas y experiencias están bajo el control de fuerzas sobrenaturales y satánicas, "no son raros y están arraigados en el mundo civilizado". En Brasil y Haití, en concreto. El psiquiatra gaditano apuntó que el resurgimiento del satanismo "nos devuelve a épocas de pensamiento mágico y primitivo" y que la abundancia de material (música, moda, arte) se convierte en el caldo de cultivo que nutre este tipo de delirios.

La realidad de la Comunidad Valenciana

Hay más expertos en sectas satánicas que sitúan la Comunitat como uno de los principales focos de actividad. Misas negras, profanaciones de tumbas incluso sacrificios de animales son algunos de los rastros que dejan sus reuniones. Y hay ejemplos documentados. En 2001 aparecieron pintadas satánicas en el cementerio de Xàbia y restos de un rito. La palabra Thelema, grafiada sobre una de las paredes de los bloques de nichos, hacía referencia a la orden Thelémica de la Aurora Dorada, un grupo fundado en el siglo XIX por Aleister Crowley, autor de frases como "toma mi sangre, bébela, quémala, pues sólo así podrás adorarme". Por no hablar de la aparición de gallos con la cabeza cortada, como sucedió en el viejo cauce del Turia.

El secretismo rodea las informaciones relacionadas con sectas satánicas. Una de las fuentes consultadas por Las Provincias, que también pidió no ser identificada, lleva años estudiando el mundo de estos colectivos y su capacidad para anular a la persona. De hecho, trabaja asistiendo a personas que tratan de superar su paso por una secta. Según señala, en la Comunitat existen "centros de formación" donde determinados grupos adoctrinan a las personas captadas. Incluso hay personas que acuden desde el extranjero, como por ejemplo Alemania, para participar en estas clases formativas durante varios días y volver después a su país de origen. "Cualquiera de estas personas sufre un trastorno de la personalidad y tiene episodios obsesivos", explica. También apunta la importancia del uso de drogas alucinógenas para alcanzar sensaciones especiales.

Dejando de lado actos vandálicos, que son la mayoría, los grupos más serios huyen de la publicidad, por lo que resulta complicado establecer un listado. Según los datos que maneja el Ministerio del Interior, se ha detectado la existencia de un centenar de sectas con alguna presencia en la Comunitat, incluyendo un elevado grupo con desviaciones satánicas. En los últimos años se han producido tristes ejemplos, con muertes incluidas. Fue el caso de Natalie C., que en 1999 perdió la vida en Alfàs del Pi. Pensaba que estaba endemoniada y que su única salida era participar en un rito consistente en que varias personas se sentaran sobre la víctima. Murió por ahogamiento.

Uno de los mayores expertos en sectas de España es Manuel Guerra, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). Este sacerdote burgalés, en declaraciones a Las Provincias, señaló que la zona mediterránea aglutina una importante actividad de ese tipo, aunque rechazó que la Comunitat sea el lugar con mayor presencia. "Sólo en la comunidad de Madrid hay 30, y en Barcelona habrá más", dijo. Guerra es autor del Diccionario Enciclopédico de las Sectas, donde se ubican varios grupos satánicos en municipios de la Comunitat.

Fuente: Levante-EMV, 6/11/08; Las Provincias, 6/11/08.