jueves, 29 de diciembre de 2011

Los Testigos de Jehová, contra la Navidad (2)

Continuamos con la segunda parte del artículo del sacerdote Luis Santamaría del Río, acerca de la celebración de la fiesta de la Navidad, vista por la secta de los Testigos de Jehová.

Después de haber comentado en el artículo anterior dos cuestiones concretas sobre la deconstrucción jehovista de la celebración del nacimiento de Cristo (a saber: la minimización del verbo empleado en el evangelio de Mateo para la adoración de los magos y la acrítica aceptación de la tesis que explica la Navidad como la cristianización de una fiesta pagana), continuamos con la revisión de esa manía tan profunda que le tienen los testigos de Jehová a esta fiesta. 

Otro tema que abordan en sus publicaciones es el de los “reyes magos”. Dice la literatura jehovista –con razón– que en la Biblia no se encuentra el número de tres, que no eran reyes y que posiblemente “visitaran” a Jesús para “rendirle homenaje” (recordemos que de adoración, según éstos, nada de nada) ya no en el establo, sino en casa, un tiempo después de su nacimiento. A estas alturas de la vida, cualquier cristiano mínimamente formado sabe distinguir en este asunto concreto lo que aparece en el relato evangélico y lo que son añadidos posteriores de las tradiciones piadosas, que se basan muchas veces en los escritos apócrifos, y que tienen un cierto valor, aunque no pertenezcan al depósito de la Revelación. Pocos problemas tendrán para que les escandalicen estas afirmaciones de los testigos de Jehová, cuando en muchas parroquias católicas se canta en torno a la solemnidad de la Epifanía: “no sé si eran reyes, no sé si eran tres, lo más importante es que fueron a Belén”.

Como acentúan que se trata de “astrólogos paganos”, destacan la condena que hace el Antiguo Testamento de sus prácticas. Y, frente a toda la tradición cristiana, que ha visto en la estrella un signo de guía divina, explican que el astro extraordinario que guió a esta mala gente oriental “fue una artimaña siniestra de Satanás, que es capaz de tales manifestaciones”. ¿Cómo han llegado a esta conclusión? Precisamente por la anormalidad de la aparición de la estrella y por guiar primero a los magos hasta el rey Herodes, y no hasta Jesús. Y añaden a su razonamiento: “resulta paradójico que en la punta de los árboles de Navidad se coloque un adorno llamado la estrella de Belén”. Eso es lo que llamamos matar dos pájaros de un tiro. O tres. Los astrólogos, malvados paganos dados a la magia –seguro que negra, con perdón de Baltasar–; la estrella, un invento del Diablo; el árbol de Navidad, algo que no nos puede traer nada bueno. Cuando cualquier exégesis seria ve en el relato de Mateo el cumplimiento de las profecías que hacen confluir a todos los pueblos paganos en la adoración al Dios verdadero…

¿A que el lector adivina el tema que viene después? Nada difícil al ver el hilo del discurso, y más aún tratándose de una secta fundada en los Estados Unidos de América: Papá Noel o Santa Claus. Después de explicar bien el origen de este personaje en San Nicolás de Mira, arzobispo en Asia Menor, los testigos de Jehová se despachan con una afirmación como ésta: “tanto desde el punto de vista histórico como bíblico, Santa Claus no tiene nada en común con Jesucristo”. Claro, sólo puede entenderse desde su perspectiva de que ellos son los únicos seguidores verdaderos de Jesús. San Nicolás, un pobre hombre errado en su vivencia de la fe.

Paso siguiente: los regalos. ¿Cómo los ve Jehová Dios? Pues fatal, obviamente. Y la literatura de la secta cuestiona la práctica directamente: “¿No le parece irónico que se engañe a los niños en una ocasión supuestamente dedicada a honrar a Jesús?”. Y vuelven al tema de las Saturnales, las fiestas romanas cuyo contenido de intercambio de regalos, “banquetes, borracheras y juergas desenfrenadas”, habría heredado la Navidad. Como la Sagrada Escritura exhorta a la generosidad, y Cristo afirmó que hay más alegría en dar que en recibir, y como el hecho de regalar en Navidad se vive a veces como una obligación y una carga, es malo hacer regalos en estas fechas. O al menos va contra la Biblia. Curioso razonamiento de aplicación de la Palabra de Dios.

¿Conclusión de todo esto? Es clara: “Cuando se examinan a la luz de las Escrituras, prácticamente todos los aspectos de la Navidad son de origen pagano o fruto de la distorsión de los relatos bíblicos”. No son más que enseñanzas de falsos maestros, hombres sin escrúpulos que “estaban más interesados en hacer agradable el cristianismo a las masas paganas que en enseñar la verdad”. Sinceramente, creo que no puede exagerarse más. No voy a ser yo quien defienda una Navidad vaciada de su contenido religioso, que se zambulle sobremanera en las aguas del neopaganismo ambiental, y sobre lo que ya he escrito en otro artículo. Pero pasar al extremo contrario de tachar toda costumbre navideña –y en el fondo la Navidad en su totalidad– es una verdadera exageración.

Aprovechando la ocasión, no está de más una culpabilización de la Iglesia y, por extensión, del cristianismo en cualquiera de sus manifestaciones confesionales (falso para ellos). ¿Quiénes han sido esos falsos maestros, esos sinvergüenzas que han engañado a la pobre gente? A estas alturas del discurso ya ni hace falta que estas revistas difundidas por millones lo expliciten. Pero, por si no había quedado claro, lo dejan por escrito: las autoridades eclesiásticas, a las que “con el paso del tiempo llegó a interesarles más llenar los bancos de las iglesias que enseñar la verdad. Así que empezaron a hacer la vista gorda ante las prácticas paganas. Finalmente las adoptaron”.

Así comprobamos cómo la lectura fundamentalista de la Escritura –de una Escritura en gran medida tergiversada– les lleva a tachar de supersticiones y costumbres paganas todo lo que se separe lo más mínimo del texto bíblico, mezclando indiscriminadamente lo que fue adoptado tempranamente por la Tradición y las tradiciones de la Iglesia con lo que son indudablemente elementos ajenos al cristianismo. El catálogo de lo rechazado es amplio, y abarca todas las culturas y modalidades de celebración, ya sean las Posadas iberoamericanas, el roscón de Reyes, el Nacimiento, las cabalgatas, el turrón o las señaladas con anterioridad. En La Atalaya del 15 de diciembre de 2000 el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová no sólo alude a las Saturnales como origen de la Navidad, sino que afirman que “muchas personas que desean regirse por la Biblia han descubierto que ciertas tradiciones latinoamericanas no son más que ritos aztecas”, y para fundamentar este hallazgo revelador citan… ¡un periódico mexicano! No encontrarían ningún historiador de guardia, suponemos.

Con el árbol de Navidad pasa otro tanto. Aunque en algunas de sus publicaciones, junto al ya cansino estribillo del origen pagano, reconocen el hondo sentido religioso que se le ha dado en la tradición católica, al final vuelven a condenarlo por su trasfondo extraño al cristianismo y por la supuesta adoración a la naturaleza que trae consigo. Todo esto, acompañado de una fotografía del árbol colocado cada año en la Plaza de San Pedro del Vaticano, apunta en la misma dirección que el resto de sus discursos antieclesiales en los que se presentan como los verdaderos guardianes del cristianismo bíblico.

Como constato que el tema no está agotado, y el planteamiento teórico –y la vivencia práctica– de la Navidad por parte de los testigos de Jehová es más importante en el fondo de lo que puede parecer a primera vista, y traspasa las fronteras de lo anecdótico, continuaré en un artículo posterior.

martes, 27 de diciembre de 2011

Los Testigos de Jehová, contra la Navidad (1)

Aprovechando para felicitar la Navidad a todos los lectores, traemos hoy la primera parte de un artículo escrito por el padre Luis Santamaría del Río, acerca de la no-celebración de la Navidad por parte de la secta de los Testigos de Jehová, y las razones que aducen para ello.

“Jehová santificará su gran nombre en Armagedón”. Éste era el título de la conferencia que se pronunció en la asamblea de circuito de los testigos de Jehová que tuvo lugar en Jaén… ¡el pasado 25 de diciembre! Desde luego, no es lo más navideño. Los miembros de este movimiento destacan –entre otras muchas cosas de las que presumen– por no celebrar el nacimiento de Cristo. Ni en esta fecha ni en ninguna. Como escribía el ex-adepto Antonio Carrera en uno de sus variados libros sobre la secta, “en su propósito de aparentar ser puros y no contaminarse con nada de origen pagano, alegan que siendo Navidad una fiesta que no está señalada en la Biblia, no debe celebrarse”. En el número de la revista ¡Despertad! correspondiente a este mes de diciembre de 2011 han publicado un artículo sobre la tradición del árbol de Navidad, que achacan al paganismo. Pero será bueno que nos acerquemos a lo que han publicado en estos últimos años sobre las fiestas navideñas para descubrir la razón de su rechazo y de su militancia.

En sus revistas suelen iniciar el tratamiento de este tema con una constatación de las degeneraciones a las que está llevando la celebración de la Navidad, vaciándose de su contenido originalmente religioso. No les falta razón en sus críticas aunque, como siempre, sólo ven el lado negativo del asunto para, como dice la expresión castellana, ir llevando el agua a su molino, y lograr así el asentimiento del lector. “¿Espera usted con ilusión la Navidad, o se inquieta cuando se va acercando?”, comienza preguntándose uno de estos artículos demoledores con el “espíritu navideño”, que destaca los aspectos comerciales de estas celebraciones.

El grueso de su discurso lo integran los relatos de los evangelios de la infancia de Jesús (“el apóstol Mateo” y “el discípulo Lucas”). Hasta aquí, todo bien. O eso parece. Porque se trata de su propia traducción, la llamada Versión del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, cuyas muchas manipulaciones y falsificaciones han sido expuestas por los expertos. Para un católico que lea los textos citados por los testigos de Jehová en torno al nacimiento de Cristo llama la atención, por ejemplo, la expresión “hemos venido a rendirle homenaje” en labios de los magos de Oriente al llegar a Jerusalén (Mt 2, 2). Si uno va a los textos originales, se encuentra con la forma verbal “proskynesai”. Expresión que se repite en el versículo 11 (“prosekynesan”, adoraron), y cuya frase omite, curiosamente, el repaso bíblico que hace la revista ¡Despertad! en su número de diciembre de 2010.

Si bien es verdad que es un término empleado en muchos textos de la antigüedad para referirse al trato al soberano, también es cierto que a aquellos reyes se los adoraba como dioses o semidioses. No es casualidad que la Vulgata traduzca al latín la frase evangélica así: “venimus adorare eum”, con un sentido claro de adoración. Sentido que la secta quiere dejar lo más lejos posible, dado su rechazo radical de la divinidad de Cristo. Un verbo, “proskyneo”, que aparece 54 veces en el Nuevo Testamento, y que si bien puede entenderse como un simple “rendir homenaje”, en el contexto bíblico se utiliza con un claro sentido de adoración, algo subrayado por el hecho de que casi la mitad de las referencias sean del libro del Apocalipsis, dirigidas tanto a Dios como al Cordero (y a los ídolos). En el cristianismo oriental, sin ir más lejos, el término “proskynesis” se refiere a la veneración debida a los iconos, superior a la simple veneración, aunque sin llegar a la verdadera adoración (“latreia”) que sólo puede tributarse a Dios.

Hecho este excursus sobre un término ciertamente importante, continuemos con nuestra revisión de la deconstrucción jehovista de la celebración de la Navidad. El asunto más importante para la teología del grupo es la fecha, centro de sus obsesiones. “¿Nació Jesús realmente un 25 de diciembre?” es la cuestión que se repite en torno a este tema crucial. Y la respuesta es: “podemos estar seguros de que no nació un 25 de diciembre”. Hasta aquí, nada que sea un problema para la fe cristiana, a la que poco importa la fecha del nacimiento del Salvador. En Oriente se celebra el 6 de enero y no pasa nada. Sin embargo, el razonamiento seguido es el típico de una crítica poco documentada y escasamente puesta al día. Parten del razonamiento ampliamente aceptado de que en diciembre los pastores no podrían haber estado con los rebaños al aire libre, pero enseguida lo mezclan con la tesis del origen pagano de la fecha establecida para la Navidad.

Este tema precisaría de mucho espacio, del que aquí no dispongo, así que lo resumiré en lo posible. De todos es sabido que el 25 de diciembre coincide con el final de la celebración pagana, ampliamente difundida en la antigua Roma, de las fiestas del solsticio de invierno, las denominadas Saturnales, según el calendario juliano, anterior al nuestro (gregoriano). Es la época en la que terminan esos días tan cortos y se pasaba a saludar a un sol renacido y más potente, que el día 25 se veía personificado en el dios oriental Mitra, asumido en el panteón imperial y de culto muy difundido. Según esta tesis, la Navidad no sería más que una cristianización de esta importante conmemoración romana, aprovechando además la calificación de Jesús como el Sol invicto y el Sol de justicia. Ya que no pudieron acabar con la “fiesta enemiga”, los cristianos, en un momento de progresivo ascenso social, la habrían asumido y transformado.

Me he referido a todo esto como una “tesis” porque muchos estudiosos han puesto en duda este origen pagano reconvertido que tendría la Navidad (o al menos como único motivo), sobre todo en torno a varias teorías que se basan en tradiciones muy antiguas del cristianismo. La primera la podemos ver ejemplificada por Joseph Ratzinger, quien como teólogo explicó en El espíritu de la liturgia la elección de determinadas conmemoraciones judías y cristianas por su conexión con momentos cósmicos importantes. Según decía en su libro, los judíos consideraban que Dios hizo la creación del mundo un 25 de marzo (equinoccio de primavera), y los cristianos también comenzaron a celebrar ese día el nacimiento de Cristo. Pero en el siglo III la Iglesia decidió conmemorar ese día mejor la anunciación a María. Un simple cálculo matemático del embarazo colocaría el alumbramiento el 25 de diciembre. Por esto, afirmaba Ratzinger, no se sostiene la tesis de la reconversión de una fiesta pagana.

Una segunda teoría que ha cobrado fuerza es la que se basa en una antiquísima tradición que afirmaba que Jesús habría muerto el mismo día del año en el que fue concebido: el 25 de marzo. Sumándole 9 meses de gestación, llegamos de nuevo al 25 de diciembre. Apoyando esta teoría, los autores observan cómo en Oriente, tomando pie en otro calendario diferente, que situaba la pasión de Cristo el 6 de abril y la identificaba también con la fecha de la encarnación en el seno de María, la Navidad se traslada al 6 de enero.

Para no dejarnos ninguna de estas teorías tan interesantes, la última importante que señalan los historiadores es la que se basa en la espiritualidad judía y que ha recordado recientemente Luis Antequera: Cristo habría nacido el mismo día que Adán. Según explica este autor citando a un importante rabino de la Antigüedad, el primer hombre habría sido creado el 25 del duodécimo mes del año hebreo. Algo que casaría con el paralelismo que se estableció desde un principio en la teología cristiana entre ambas figuras, y que resume muy bien Pablo al llamar a Cristo el “nuevo Adán”.

Este excursus ha sido mucho más largo que el primero. Pero creo que ha valido la pena. ¿Para qué ha servido? Fundamentalmente, para poner en duda la tan extendida tesis de la cristianización de la fiesta pagana que supondría, en un ejercicio de hábil sincretismo eclesial, la Navidad. Una tesis asumida acríticamente por unos testigos de Jehová empeñados en rechazar la celebración cristiana del nacimiento de Cristo. Como no hemos hecho más que empezar, continuaré en un artículo posterior.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sanidad advierte que la homeopatía no hace nada

Un estudio del Ministerio analiza las terapias alternativas y concluye que en su mayoría no hacen nada, derivándose sus beneficios del efecto placebo. Para ver el Informe, pulse aquí.

El Ministerio de Sanidad ha identificado hasta 139 terapias de las denominadas naturales o alternativas, analizando con mayor detalle las más solicitadas en España, en concreto la acupuntura, la homeopatía y la quiropráctica. Las principales conclusiones, además de notar que las bases teóricas de dichas terapias no han sido nunca verificados, son que la homeopatía no es más que un placebo y que incluso las terapias que parecen ser más eficaces lo son sólo en unos casos muy concretos.

Así, la acupuntura ha demostrado ser efectiva para reducir varios tipos de dolor, como el dental, el de cabeza y el lumbar, aunque no sirve para nada si lo que quiere el paciente es perder peso o dejar de fumar, o cuando se emplea como terapia contra el cáncer o el asma. Sobre las terapias físicas o manuales, entre las que se encuentra la quiropráctica, no se han realizado suficientes estudios como para llegar a ninguna conclusión, aunque parece que puedan ser eficaces contra el dolor lumbar.

En cuanto a la homeopatía, el estudio concluye que no se ha probado su eficacia "en ninguna indicación o situación clínica concreta" aunque admite que al menos los medicamentos homeopáticos son seguros. Esta alternativa a la medicina consiste, básicamente, en proporcionar remedios en los que el principio activo está mucho más diluido que en las medicinas reales. En algunos casos está tan diluido que puede no existir una sola molécula del mismo en el preparado. Pero los homeópatas creen que el agua tiene "memoria" o "vibración" del compuesto, una afirmación que carece de base científica. No obstante, dada la extremada dilución de los principios activos en el agua, estos fármacos no afectan al organismo.

Ya en 2010 el Comité de Ciencia y Tecnología del Reino Unido elaboró un informe demoledor sobre la homeopatía en el que sus expertos concluían que no hay razones científicas para seguir financiando con dinero público los tratamientos homeopáticos, dada su absoluta carencia de validez terapéutica demostrable.

Fuente: Libertad Digital

lunes, 19 de diciembre de 2011

Conoce las sectas 5x06

Les ofrecemos el último programa de "Conoce las sectas", el programa sobre sectarismo de Radio María de España, producido y dirigido por la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). En directo, en radio María de España todos los sábados cada dos semanas a las 20 h. (hora española).

"Conoce las sectas". 5ª época. 6º programa. 17-diciembre-2011.

SUMARIO:

- Con nosotros hoy...: Pentecostales, carismáticos, y sectas en África (I) con D. Vicente Jara.
- Actualidad del sectarismo: con el sacerdote D. Luis Santamaría.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Feliz fin del mundo

Antes de que llegue a fin el mundo entero, el padre D. Luis Santamaría les ofrece el siguiente "Fragmento de apocalipsis". No pierdan tiempo en postponer su lectura, no sea que...

Fragmentos de apocalipsis (6)

No se asusten; no me he vuelto loco ni he confundido las felicitaciones que empiezan a enviarse en este mes de diciembre. El título responde a una nueva campaña de una conocida marca de desodorantes, que no ha tenido otra ocurrencia que lanzar al mercado el modelo “2012”, aprovechando el tirón de las profecías mayas. La campaña publicitaria, que comenzó hace meses en algunos países iberoamericanos, ha llegado recientemente a España, aunque cambiando el formato.

La secuencia del primer anuncio en vídeo es la siguiente. Sobre una música dramática y con imágenes catastróficas –entre otras, la del famoso Cristo de Corcovado o el propio Vaticano derrumbándose– se oye: “según las profecías mayas, en 2012 será el fin del mundo, y puede encontrarte de dos maneras: sin esperanzas o sin ropa”. Tras estas últimas palabras, que sorprenden en el hilo argumental, se empieza a mostrar a chicas ligeras de ropa mientras se dice: “vive tus fantasías antes del apocalipsis”. Y se explica un sistema por el que el usuario de Internet puede escoger una fantasía erótica e, introduciendo sus datos, participar en ella en una especie de vídeo personalizado y compartirlo con sus amigos a través de las redes sociales.

Se trata de lo que los expertos de marketing denominan “estrategia BTL” (below the line), y que consiste en emplear técnicas novedosas, no tradicionales, para colocar un producto con creatividad y un alto impacto en un público no masivo, sino escogido. La campaña que ha realizado esta marca de desodorante la han titulado, siguiendo con el símil, “Apocalistrip”. Como se ve, mezcla el fin del mundo con el desnudo. Femenino, claro. La compañía anunciadora es bien conocida por su instrumentalización del cuerpo de la mujer en un tipo de anuncios que ya aburren por su sexismo y machismo.

Para que nadie piense que estoy haciendo interpretaciones extrañas y rebuscadas de un simple anuncio, utilizaré el propio material de la compañía publicitaria responsable del “spot”, que explica la idea central de la campaña de esta manera: “El fin del mundo se acerca y con él se acaban los prejuicios. Es momento de hacer realidad todas las fantasías del target. Así nace el Apocalipstrip, que trae un final feliz del mundo”. Hay que aclarar que el montaje propagandístico en algunos países iberoamericanos, como he señalado antes, ha sobrepasado en gran medida al simple anuncio televisivo tradicional, ya que a través de Facebook y otras redes sociales se ha difundido el vídeo en el que se muestra cómo los fabricantes del desodorante hacen que un joven anónimo pueda cumplir sus fantasías –todas ellas de índole erótica– y se invita a los internautas a compartir en la red social sus propias fantasías “antes de que llegue el fin del mundo”.

La versión española de la campaña es más moderada en las formas, pero tiene el mismo fondo. Así la describen: “si fuera el fin del mundo en el 2012 como dicen las profecías mayas, ¿qué harías antes del fin del mundo? Pide tu deseo y Axe te lo puede hacer realidad. Puedes elegir entre crear tu deseo, escribirlo tú mismo, deseo aleatorio o ver la lista de los últimos deseos para inspirarte”. El anuncio en vídeo contiene la siguiente secuencia: sobre una música más desenfadada que en la versión latina, aparecen imágenes “locales” de una catástrofe. Un joven contempla cómo la gente y los animales se disponen a huir, mientras construye un arca de madera de gran tamaño, empleando así una iconografía de todos conocida. Cuando ha concluido su obra y las nubes predicen el diluvio, el Noé redivivo se aplica el desodorante, y a continuación empiezan a aparecer parejas de… ¿lo adivinan? Sí, chicas. Jóvenes y guapas, faltaría más. Y termina simplemente con el lema de la campaña: “Feliz fin del mundo”.

¿Por qué incluyo todo esto, bastante superficial, en una serie de comentarios sobre el milenarismo y el miedo al apocalipsis en la actualidad? Porque creo que es un buen ejemplo de vulgarización cultural del tema. Una marca publicitaria ha aprovechado la popularidad de ese presunto fin del mundo del calendario maya para el próximo mes de diciembre de 2012 para difundir un producto vinculado directamente a esa fecha en su mismo nombre, y lo ha unido a su línea corporativa que hace de la atracción sexual del varón-cliente el gancho principal para el consumo. Se da, así, una doble utilización de la persona, en un contexto apocalíptico: por un lado, la clara instrumentalización de la mujer como objeto de deseo y de fantasías; por otro, la instrumentalización del varón, que se reduce a mero consumidor y del que se priman los impulsos genitales. El lector habrá comprobado que más arriba citaba un anglicismo sin traducirlo, y tiene que ver con esto: “es momento de hacer realidad todas las fantasías del target”. Y “target” designa precisamente, en el lenguaje del marketing, al público objeto de una campaña publicitaria, al destinatario de un producto. La persona, en su doble condición masculina y femenina, reducida a objeto una vez más. Nada extraño en este mundo propagandístico, por otra parte.

Un paso más. En Internet he podido encontrar los datos de un supuesto estudio realizado por la dichosa compañía del desodorante en el que habrían consultado a la gente sobre la fidelidad a la pareja en el caso de un hipotético fin del mundo. Lo digo con precaución porque no he sido capaz de comprobar la veracidad de esta información, como ocurre muchas veces en el ciberespacio. En resumen, la encuesta revelaría que “seis de cada diez mujeres y cinco de cada diez hombres serían infieles a su pareja si conocieran la inminente llegada del fin del mundo”. Y da otros detalles que ya no escandalizan, cuando hemos asistido a recientes campañas promocionales de la infidelidad en varios lugares del mundo. Así, en algunas páginas web se augura “un 2012 calentito”, y se invita al lector (varón, se supone) a estar “atento para no perder la ola de sexo y desenfreno que nos espera”.

No sólo se ha banalizado el asunto del fin del mundo, sino que se ha conseguido emplear algo que unos publicistas concretos no se toman en serio para jalear el hedonismo y la filosofía del “carpe diem” en vistas a una graciosa interpretación de la historia que nos acercaría a su final. Cuando se hace en tiempo de crisis, como ocurre esta vez, no parece lo más indicado para animar a un consumo serio, a una responsabilidad social o a un trato natural entre los sexos. Claro que muchos me podrán decir que es una simple campaña publicitaria y que sólo pretende vender. Pero ¿qué imagen del ser humano proyecta o refleja, y qué moral? Desde luego no la más adecuada para afrontar un posible apocalipsis, ni tampoco la ideal para reconstruir un mundo que tiene buena falta de arreglo.

1. Fragmentos de apocalipsis
2. Las profecías de Nostradamus
3. Un mes con dos apocalipsis fallidos
4. Nostradamus y el fin del mundo en 2012
5. Los cristianos, ignorantes del tiempo del fin

Fuente: En Acción Digital

***
Acabamos de estrenar el Twitter de la RIES: @InfoRIES

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Avanza la investigación judicial del gurú de la Casa Yoga de Granada

El juez de Instrucción 7 de Granada, que investiga desde el pasado mes de enero el caso del gurú de la secta “Casa Yoga", ya cuenta con los testimonios de una decena de personas que se han sentido víctimas de este líder espiritual, Antonio Javier Ruiz Plazas, presidente de la asociación religiosa Vaidika Pratisthana Sangha, una comunidad hinduista de la rama védica de España que tiene una academia en calle Recogidas y su templo en la denominada Casa Yoga de Armilla.

En los relatos que los distintos ex-adeptos han ido realizando en el juzgado en calidad de testigos, a los que ha tenido acceso el diario Granada Hoy, que publica toda esta información, se describen situaciones que causan cierto estupor, si bien esta comunidad religiosa niega categóricamente ser una secta y afirma que todos sus miembros lo son libremente y por voluntad propia. Algunos testigos hablan de “vejaciones”, de “sumisión”, de “manipulación”, del deseo “de dinero y poder” del imputado, de haber realizado donaciones, de pocas horas de sueño, pero al mismo tiempo la mayoría niega haber recibido malos tratos y reconoce que pudo abandonar la organización sin impedimento alguno.

Según han informado fuentes judiciales, la instrucción de este caso, que se sigue por posibles delitos de asociación ilícita y contra la integridad moral, se encuentra ya bastante avanzada. En total, nueve supuestas víctimas han prestado ya declaración judicial, si bien aún faltan por declarar otra docena de afectados, los cuales aún no han sido citados.

También han ofrecido ya sus versiones dos testigos propuestos por la defensa: una joven y un médico de la capital que acudían a las charlas y clases de yoga que imparte el grupo. Estos dos testigos han sido los últimos en declarar ante el magistrado. Lo hicieron el pasado 14 de noviembre, y prestaron unos testimonios que nada tienen que ver con los ofrecidos por otros alumnos y ex-miembros. Ambos testigos negaron al juez haber presenciado conductas vejatorias hacia ningún miembro de la comunidad y aseguraron que ni se les impuso hacer donaciones ni seguir la dieta vegetariana que realizaban sus integrantes. Tampoco vieron que se tratase de “comer el coco a nadie”.

En cuanto a otros pormenores de la causa, las fuentes consultadas precisaron que existen al menos dos recursos de apelación pendientes de resolver por la Audiencia de Granada. Uno de ellos se interpuso contra la negativa del juez a unir a la causa un reportaje publicado en la revista Interviú sobre el gurú granadino “y sus esclavas”, mientras que el otro recurso lo ha interpuesto un perjudicado a quien, según las fuentes, no se le aceptó la personación.

A estas alturas de la investigación, y una vez se resuelvan esos dos recursos, puede ocurrir que el juez considere que el material que ya obra en su poder es suficiente y dé por concluida la investigación, tras lo que podría o pasar a la fase de preparación de juicio oral o dar carpetazo al asunto si finalmente no aprecia indicios de criminalidad en la conducta del imputado.

En la causa hay tres acusaciones: la pública, que ejerce la Fiscalía de Granada; una particular, que ejerce Teresa N.L., como perjudicada y presidenta de la asociación de víctimas de Swami Shankaratilakananda (el gurú); y otra popular, que lleva a cabo Redune, una asociación de persecución de sectas. Por otro lado, está la defensa del gurú, que también está proponiendo multitud de testimonios favorables a su cliente. En cualquier caso, el número de partes podría crecer en las próximas semanas, pues, según agregaron las fuentes, existen “cuatro o cinco perjudicados más que quieren personarse en las diligencias”.

Acusaciones de las víctimas

El testimonio más impactante que figura en la causa es el prestado precisamente por la presidenta de las supuestas víctimas, Teresa. Se le tomó declaración el pasado mes de mayo, en el Juzgado de Instrucción número 6 de Colmenar Viejo, mediante exhorto judicial. La mujer, que formó parte de la comunidad, asegura que dormía “tres o cuatro horas al día”, que tenían “una actividad frenética” y que el imputado sí “les obligaba” a seguir una dieta lactovegetariana.

Según sus palabras, ella y otras personas tenían “contratos de esclavitud, por los que se comprometían a estar 24 horas disponibles a las necesidades del maestro”. Había además -siempre según su relato- sesiones religiosas o de adoctrinamiento “que podían durar hasta 12 horas, en las que no se podían mover y debían permanecer sentados en el suelo aunque tuvieran dolores”. En su caso, afirma que sufrió “malos tratos psicológicos”, no físicos, pero sí “vejaciones”, ya que le llamaba “inútil” o “patética”.

Teresa, que asegura que entregaba a la comunidad el dinero de la pensión que cobraba por invalidez, llegó incluso a montar un centro en Madrid para el imputado con el dinero que recibió de una herencia. Allí se impartían sus doctrinas y “el denunciado pasaba consultas psicológicas, practicaba masajes y acupuntura sin ninguna titulación y se denominaba médico ayurvédico (medicina india) y daba recetas de ese tipo de disciplina”. Al final, ella abandonó la comunidad y cerró el centro porque no podía seguir pagando tanto dinero. Pero en el grupo estuvo 14 años, durante los que dice que vivió en una situación “de terror y angustia”. Afirma que el imputado “la violó a ella y a las demás mujeres”, así como a su “hija”.

Normas internas del grupo

Cuando el caso estaba siendo investigado por la Fiscalía Provincial de Granada, se unió al expediente un documento en el que el gurú, Antonio Javier Ruiz Plazas, daba a una de sus acólitas una serie de llamativas instrucciones sobre cómo debía de actuar y comportarse en la Casa Yoga de Armilla. En el manuscrito, que según las fuentes consultadas el imputado reconoció como suyo durante su declaración judicial, se establece un “protocolo de ocupación continua de 24 horas”, así como otros protocolos de tiempo, de permiso de acceso a las estancias y de modo de ausentarse.

El escrito fue definido por el gurú como “un recordatorio personal que realiza a una persona a la que se le concedió una beca personal”. La persona en cuestión es una mujer que colaboró con él “como si fuera una secretaria” y su beca consistió en sufragarle parte de los gastos de un viaje a la India. El imputado tildó así el documento de “un acuerdo excepcional con dicha persona para recordarle sus obligaciones respecto del declarante”.

Dichas obligaciones consistían, por ejemplo, en que debía de conseguir su “sí” o “no” directamente de él. “No puede mi asistenta/ayudante/secretaria preguntarme por SMS-chat-Skup-teléfono u otro medio (incluyendo transmisión a través de persona alguna). Debe de preguntarme de viva voz y en persona”, agrega el texto.

En cuanto a la actuación de la referida mujer en la Casa Yoga, debía estar ocupada en lo que estimase el gurú o los demás superiores, y no podía ausentarse de la casa sin el permiso del imputado. “En caso de no poder comunicarse conmigo directamente, no podrá comunicarse por ningún otro medio y no podrá ausentarse”, añade el documento.

Para acceder al GD (el GD, por lo que se dice en el papel, parece que se trata de la estancia de la casa donde se encuentran el gurú y otros superiores de la organización) existía un código en el que se usaban pañuelos. “Podrás subir sin preguntar sólo cuando esté el pañuelo amarillo o blanco. Cuando esté el rojo, deberás de preguntar a algún miembro del GD”, explica el manuscrito. En cuanto a las tareas a realizar, el imputado señala en el documento que “cuando no te ocupe directamente (…) deberá de estar ocupada o directamente por el GD o por la GK o por sí misma en tareas de trabajo para mí, GD, GK, en este orden”.

Breve resumen del caso

Fue el 5 de enero de este año cuando la Fiscalía llevó a los tribunales a Antonio Javier Ruiz como responsable de la comunidad, que lleva funcionando desde los años 80. Según indicaba en su denuncia, éste, “utilizando técnicas de persuasión coercitiva en el grupo, ha conseguido el control y la alteración de la personalidad de quienes en cada momento forman y han formado parte integrante de la comunidad, ocasionando a cada uno de ellos graves trastornos psicológicos”. Para el Ministerio Fiscal, el gurú ha realizado actos tendentes a “anular y controlar la personalidad de los miembros de la comunidad”, y todo ello “con la finalidad de obtener y obteniendo numerosos beneficios de carácter personal, sexual y económico”.

Tras saltar la noticia, la comunidad religiosa compareció ante los medios para negar todas y cada una de las acusaciones. Sus responsables afirmaron que la orden está “avalada” por el Gobierno de la India y que “nunca” ha sido denunciada por nada, ya que cada miembro es libre para actuar y decidir cómo proceder dentro de la organización.

Un comentario sin firmar publicado en la sección “Lapidario” del periódico Granada Hoy afirma que el testimonio prestado ante el juez por los adeptos de la secta hinduista que operaba en el Zaidín produce escalofríos. Orgías, humillaciones y abusos de todo tipo se practicaban supuestamente bajo la máscara de un centro de yoga. El líder religioso, con la complicidad de sus asistentes, ejercía un poder tiránico sobre los discípulos que pretendían conocer los secretos de un sistema de meditación que en realidad tenía rasgos de pesadilla diabólica. Los tiempos de decadencia moral suelen producir tales fenómenos sectarios. El fin de la instrucción está aún pendiente de la resolución de dos recursos por parte de la Audiencia Provincial y de la declaración de otros doce testigos que aún no han sido citados. La defensa del gurú ha aportado, por su parte, el testimonio de varias personas que, durante su estancia en el centro, no apreciaron ninguna anomalía. Por la gravedad de los hechos el caso debe ser juzgado cuanto antes.

Fuente: Granada Hoy (1) , Granada Hoy (2)
***
Acabamos de estrenar el Twitter de la RIES: @InfoRIES

lunes, 12 de diciembre de 2011

Boletín Info-RIES nº 223

Ya pueden disponer del último boletín de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), Info-RIES. Si desean subscribirse pueden hacerlo de manera gratuita en www.ries-sectas.tk.

Boletín Info-RIES nº 223 (12/12/11).

1. Las víctimas de los grupos sectarios presentan sus vidas destrozadas.
2. La Iglesia Universal del Reino de Dios capta en España regalando la “cruz bendita”.
3. Joven australiana afirma haber sido secuestrada 12 años por Cienciología.
4. Los mormones encienden un árbol de Navidad en México D.F.
5. Crece el culto no católico en Formosa (Argentina).
6. Francisco I. Madero, presidente de México en el siglo XX, y su perfil espiritista.
7. Desarticulan en España una red de prostitución que amenazaba con ritos de vudú.
8. Detienen en Argentina a dos “pais” umbanda por abusar de niñas.
9. La Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU. se adapta al neopaganismo.
10. Cárcel para una mujer que asesinó en un ritual neopagano.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Conoce las sectas 5x05

Ya pueden escuchar en diferido el último programa de "Conoce las sectas", el programa de Radio María de España, producido y dirigido por la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). En directo, en radio María de España todos los sábados cada dos semanas a las 20 h. (hora española).

"Conoce las sectas". 5ª época. 5º programa. 3-diciembre-2011.

SUMARIO:

- Con nosotros hoy...: TVIND-Humana, con el sacerdote D. Luis Santamaría.
- Actualidad del sectarismo: con el sacerdote D. Luis Santamaría.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Sectas: los cultos levantados sobre el desencanto del cristianismo

Reproducimos a continuación un interesante artículo firmado por Guillermo Gazanini Espinoza y publicado recientemente en Voces Católicas. El autor, mexicano, es licenciado en Derecho y tiene estudios de Filosofía, Teología e Historia del Pensamiento. En el portal español Periodista Digital mantiene el blog “Sursum corda”.

El mundo secularista y relativista ha adoptado a Dios bajo la apariencia de mil máscaras. La proliferación de los nuevos cultos y de la religiosidad alternativa ha propiciado que lo divino se presente de acuerdo a las necesidades particulares a través de los gurús, profetas, santones y videntes dotados de dones supranaturales, carismas irresistibles y mando férreo para desempeñar el papel de guías y, peor, de ser las encarnaciones auténticas del Dios único e intérpretes exclusivos de su voluntad.

La erosión de los métodos de evangelización de las Iglesias históricas provocó la desilusión en muchos para acercarse a los cultos esotéricos y mistéricos que transforman los paradigmas religiosos; la guerra al crimen organizado en México, por otro lado, propició la fundación de cultos para honrar a la muerte en una idolatría moderna que hace sincretismo de elementos católicos para entronizar a los dioses nuevos bajo la forma de los santos no canonizados.

La proliferación de sectas resulta del vacío en el que muchos se encuentran al no tener las respuestas definitivas de su existencia y no menos es la decepción religiosa al carecer de ayuda efectiva ante necesidades apremiantes y demandas espirituales. En ocasiones, tienen finalidades utilitaristas y pragmáticas y el caldo de cultivo propicio son las necesidades personales en función a las respuestas útiles mediante el toque esotérico, el clima afectivo, el poder carismático del líder o el elitismo sectario de los grupos que, en no pocas ocasiones, realizan una despersonalización total del sujeto despojándolo de su voluntad y libertad. Estos movimientos religiosos alternativos coinciden con la definición de secta como grupos separados de los grandes troncos eclesiales que trae aparejado un toque despectivo y peyorativo: segregación, pequeñez, exceso, fanatismo, proselitismo, lavado de cerebro, despersonalización.

El Informe Progresivo del Secretariado para la Unidad de los Cristianos, el Secretariado de los no Cristianos, el Secretariado de los no Creyentes y el Consejo Pontificio de la Cultura de la Santa Sede, publicado en mayo de 1986, quiso dar luces sobre los peligros y retos pastorales ante el fenómeno de las sectas y de los nuevos movimientos religiosos. De acuerdo con el documento, el concepto secta tiene significados diversos que no permiten una definición sencilla. Una aproximación deriva hacia los “grupos religiosos con una concepción del mundo suya específica, derivada, pero no completamente de acuerdo con ellas, de las enseñanzas de las grandes religiones mundiales".

Aunque nos referimos aquí a determinados grupos que normalmente insisten en la libertad del hombre y de la sociedad en general, "los cultos y sectas también están caracterizados por un determinado número de cualidades específicas, que generalmente consisten en que son autoritarias, estructuralmente, que se sirven de formas de lavado de cerebro y de control mental, que forman grupos que fomentan y alimentan un sentimiento de culpa o de miedo”.

Es claro que hay sectores sociales que son objetivos de las sectas y nuevos movimientos religiosos. Como se ha mencionado, el vacío y la angustia, particularmente en los tiempos de crisis, hacen proclive la proliferación de cultos extraños que ofertan los remedios más inauditos para lograr la prosperidad. Estos “grupos vulnerables” tienen un sector que es digno de mayor atención: el de los jóvenes ya que cuanto más «sueltos» anden, ociosos, sin tomar parte activa en la vida y organización de la parroquia, o provengan de una familia con bases no estables, o pertenezcan a grupos étnicos minoritarios, o vivan en lugares lejanos del influjo de la Iglesia, etc., tanto más posible es que los quieran atrapar los nuevos movimientos y sectas.

Otras sectas parecen atraídas principalmente por gente de grupos de media edad. Otras sacan sus adeptos de familias acomodadas y cultas. En este contexto, se tiene que mencionar los campus universitarios, que son generalmente terreno favorable de adoctrinamiento para sectas o lugares de reclutamiento. Por otra parte, una relación difícil con el clero o una situación matrimonial irregular, puede llevar a una ruptura con la Iglesia y una agregación a un nuevo grupo”.

Los nuevos grupos religiosos, por lo tanto, activan métodos proselitistas agresivos que, en un momento inicial, no revelan las intenciones reales de los líderes: un campamento, cursos de superación, talleres de autoestima, invitaciones a círculos bíblicos, pláticas motivacionales, conferencias, exposiciones, cocteles o días de campo son ganchos atractivos. El adoctrinamiento, una vez que el neófito acepta, vendrá después con el fin de iniciar un itinerario cuyo resultado podría ser devastador. El informe Vaticano así describe estos procesos de reclutamiento y de técnicas de formación entre las que destacan el bombardeo de amor, las “fiestas-pesca”, la adulación, la distribución de ayudas materiales y las garantías de un futuro mejor si doblegan la voluntad a la del líder todopoderoso.

No es nuevo afirmar la enfermedad de lo trascendente que padece la sociedad, patología con un significado más estremecedor cuando las sectas de corte satánico, santeras, de culto a engendros como la santa muerte o de ritos que amparan a los capos de las drogas, revelan las descomposición a la que hemos llegado cuando la religión deja de ser el vínculo de Dios y los hombres cuyo medio es la caridad. En la sociedad mexicana, tal vez una de las más religiosas en la América hispana, se ha arraigado una crisis profunda de valores que desvirtúan el significado auténtico del rol del catolicismo.

Los jóvenes parados, la delincuencia desatada, la fiebre de poder, la corrupción, las injusticias y violencia indiscriminada y la angustia por el futuro fermentan grupos cuya presencia ofrece una respuesta más efectiva en comparación con las ideas radicadas en la pobreza evangélica y el amor al prójimo del cristianismo. Para aliviar toda esta putrefacción, se requiere de una “fe legitimadora” y fetichista que pretende ofrecer inmunidad ante la muerte y los deseos negativos a cambio de dinero y riquezas; en pocas palabras, es el deseo –nuevo y añejo- de la humanidad para controlar lo que no puede estar bajo su poder… y en tiempos de crisis es mejor tener buenas palancas, aún religiosas, que infundan miedo y respeto a quienes se sienten dueños de todo.

La oferta en el mercado espiritual se dirige a todos los gustos. Desde las sectas gnósticas y esotéricas, pasando por las de corte carismático, milenarista y apocalíptico, hasta las más extrañas como las de la muerte y el diablo, su proliferación en México denota además, la necesidad de una reactivación de los métodos de evangelización que tengan las características requeridas por el beato Juan Pablo II: nueva en sus métodos y en su ardor.

Benedicto XVI lo sabe bien al haber creado el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización quien afrontará la difusión, quizá incontrolable, de las sectas porque “Sólo una nueva evangelización puede asegurar el crecimiento de una fe límpida y profunda, capaz de hacer de estas tradiciones una fuerza de auténtica libertad. Ciertamente urge en todas partes rehacer el entramado cristiano de la sociedad humana. Pero la condición es que se rehaga la trabazón cristiana de las mismas comunidades eclesiales que viven en estos países o naciones". No es para menos, las sectas resultan de la incapacidad de las grandes religiones para llegar al corazón de cada hombre y mujer: Son los nuevos cultos levantados sobre el desencanto del cristianismo.

Boletín Info-RIES nº 222

Les ofrecemos el último boletín de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), Info-RIES. Si desean subscribirse pueden hacerlo de manera gratuita en www.ries-sectas.tk.

Boletín Info-RIES nº 222 (7/12/11).

1. Sectas: los cultos levantados sobre el desencanto del cristianismo.
2. Economista francés: “la competencia entre credos produce sectas”.
3. Alertan en Bélgica sobre el uso de sustancias psicotrópicas en algunas sectas.
4. El fiscal pide una multa millonaria para la Iglesia de la Cienciología en Francia.
5. ¿Puede un mormón ser presidente de los EE.UU.?
6. Japón, preocupado por las sectas sucesoras de la Verdad Suprema.
7. Profanan una iglesia en México y roban las hostias consagradas para brujería.
8. México: el extraño caso de un grupo evangélico acusado de trata de esclavos.
9. La médium Anne Germain promociona en España su autobiografía.
10. La Justicia investiga en España una posible estafa en programas televisivos de videncia.

lunes, 5 de diciembre de 2011

La Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU. se adapta al neopaganismo

El neopaganismo sigue avanzando en muchos lugares del mundo, como nos lo muestra este reciente artículo escribo por Jenny Deam en Los Angeles Times, traducido al castellano por el equipo de traductores de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES).

En una fría noche de noviembre, un pequeño grupo de paganos, liderados por dos brujas, comienza el solsticio de invierno. Pero éstos no son simplemente paganos, y esto no es una situación cualquiera. Ellos son los futuros oficiales de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos practicando su fe en el sótano de la capilla de cadetes de la Academia de la Fuerza Aérea.

Sus filas son escasas. De acuerdo con los registros de matrícula de la academia, sólo tres de los 4.300 cadetes se identificaron como paganos, seguidores de una antigua religión que por lo general no adora a un dios único y que considera a todas las cosas interconectadas en la naturaleza.

Sin embargo, la academia ha dedicado este año un centro de culto al aire libre de 80.000 dólares –un pequeño círculo de piedras con pozo de fuego a propano al estilo de Stonehenge– en una colina, para el puñado de cadetes actuales o futuros cuyas religiones entran en la categoría amplia de “basados en la Tierra”. Entre ellos se incluyen paganos, wiccanos, druidas, brujas y seguidores de las religiones indígenas de América.

¿Brujas en la Fuerza Aérea? El Capellán Mayor Darren Duncan, jefe de oficina de las comunidades religiosas de cadetes en la academia, suspira. Un chiste a punto de ocurrir, y ha escuchado todas las bromas de escoba.

Para el registro, no hay brujas entre los cadetes de este año. Pero las dos líderes espirituales de todas las religiones basadas en la Tierra –una es un civil, una es reservista de la Fuerza Aérea– son brujas y pronuncian hechizos regularmente, aunque dicen que no es tan diferente de ofrecer una oración. Tampoco hay druidas este año. Sin embargo, podría haber el próximo año.

“Estamos aquí para dar cabida a todas las religiones, y punto”, dice Duncan. la Construcción de la Capilla de Cadetes “Falcon Circle” en la cima de la colina, explica, no es diferente de la anterior conversión de las salas de la capilla en espacios de culto que sirven para este año a 11 musulmanes, 16 budistas y 10 cadetes hindúes. También hay 43 cadetes auto-identificados ateos cuyas creencias, o falta de ellas, dice Duncan, también deben ser respetados.

“Es muy agradable tener nuestro propio espacio”, dice el cadete de primera clase Nicole Johnson, un veterano de 21 años de edad, de Florida, que se hizo pagano después de entrar en la academia. No se trata de la tolerancia religiosa –una frase que Duncan, cristiano, rechaza en el sentido de que la religión mayoritaria simplemente se lleve bien con la minoría–. Él lo llama un problema de la primera enmienda. Si el ejército está para defender la Constitución, también debe ser la defensa de la garantía de la libertad religiosa. “Creemos que estamos marcando la pauta”, dice Duncan.

Además de proporcionar el espacio de culto, la nueva política establece que todos los cadetes realicen cursos para la comprensión de las religiones de aquellos que algún día pueden caer bajo su mando. Recientemente ha recibido llamadas de West Point y de Annapolis para replicar los esfuerzos de la Fuerza Aérea.

En 2005, la Fuerza Aérea –todavía tambaleante por las acusaciones de agresiones sexuales contra mujeres cadetes en la academia– fue acusada en una demanda de permitir proselitismo agresivo hacia los no cristianos. La demanda, desestimada en última instancia, fue llevada por un abogado y graduado de la Academia, Michael Weinstein, fundador de la Fundación Libertad Religiosa Militar, y ha continuado luchando contra lo que él llama “aclimatación” de la opresión religiosa en la academia.

Weinstein no se traga este nuevo espíritu de “Kumbayá”. Dice que ha recibido cientos de quejas de cadetes que alegan la presión ejercida por otros cadetes o superiores para profesar la fe en Cristo, y cita un incidente de profanación en 2010, cuando se puso una cruz en un sitio previo de culto “basado en la Tierra”. La Fuerza Aérea condenó el incidente, y nunca se descubrió quién fue responsable. Weinstein dice que la presencia de la poderosa organización cristiana fundamentalista “Focus on the Family”, sólo a un paso en la carretera de la academia, añade tensión para los no evangélicos.

Meade Warthen, un portavoz civil de la academia, destaca los esfuerzos de la academia, fijándose no sólo en críticos como Weinstein, sino también en aquellos que dicen que se hace mucho para dar cabida a otras religiones.

De vuelta a los preparativos del solsticio, con pistolas de pegamento y pizza para llevar de fácil acceso, los cadetes paganos decoraban los “leños de Yule” con trozos de cinta y brillo. Estos leños de Yule, cuyo incendio ritual simboliza la fe en la reaparición del sol, se mostrarán junto a los árboles de Navidad y los menorah en el apretado calendario religioso del próximo mes de diciembre en la academia.

Y aunque Johnson reconoce que sus creencias son a menudo mal entendidas, dice que no ha recibido ninguna ofensa grave de otros cadetes, salvo ocasionales preguntas sobre si los paganos bailan desnudos (ella no lo hace) o si puede lanzar un hechizo sobre los comandantes (cosa que no haría aunque pudiera). La regla es no lanzar conjuros sin el permiso de la persona. Es un principio vigente de su fe, que dice: Haz lo que quieras, pero ningún daño.

Fuente: Los Ángeles Times

domingo, 4 de diciembre de 2011

Japón ratifica la condena a muerte a un adepto de la Verdad Suprema

El Tribunal Supremo de Japón ratificó el pasado 18 de noviembre la pena de muerte para Tomomasa Nakagawa, uno de los responsables de la secta Verdad Suprema, autora, entre otros, del atentado con gas sarín en el metro de Tokio que en 1995 causó 13 muertos y más de 6.000 intoxicados.

Según la agencia local Kyodo, en una noticia de la que se hace eco Efe, el Supremo desestimó el recurso interpuesto por Nakagawa, de 49 años, al que se le imputan en total 25 muertes en once atentados perpetrados entre 1989 y 1995, algo por lo que fue condenado a la pena capital en octubre de 2003.

A Nakagawa, un licenciado en Medicina que entró en la secta la Verdad Suprema poco después de graduarse, se le considera uno de los autores del atentado de Tokio de 1995 y también de los ataques del año anterior con el mismo gas en unos apartamentos de la provincia de Nagano (centro), en los que murieron siete personas. Además, se le acusa de estar implicado en el secuestro y asesinato en 1989 de los tres miembros de la familia de un abogado que preparaba un pleito contra la secta.

En total en los últimos años la Justicia nipona ha procesado a 189 miembros de la Verdad Suprema y emitido condenas de muerte para 12 de ellos, incluido su gurú, Shoko Asahara, de 56 años, sin que por el momento ninguna de las ejecuciones se haya llevado a cabo. Otros cinco seguidores de la organización religiosa fueron condenados a cadena perpetua por alguno de los crímenes cometidos por el grupo.

El más conocido de los ataques de la secta fue el perpetrado con gas sarín en el metro de Tokio el 20 de marzo de 1995, cuando cinco seguidores de Shoko Asahara rasgaron con las puntas de sus paraguas unas bolsas que contenían el letal gas y sembraron el caos. Los trenes estaban abarrotados de personas que se dirigían a trabajar, por lo que el ataque intoxicó a casi 6.300 personas, de las que 13 murieron.

Está previsto que hoy, 21 de noviembre, el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el recurso interpuesto por Seiichi Endo, de 51 años y también condenado a muerte, en el último de los casos criminales relacionados con la secta que siguen abiertos.

La Verdad Suprema se renombró a sí misma “Aleph” en 2002 y se distanció públicamente de la secta original alegando que sus enseñanzas se basan en el budismo y el yoga.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Las sectas, un desafío al ecumenismo en Iberoamérica

El sacerdote dominico Pedro Fernández Rodríguez OP, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) acaba de publicar en Edibesa (Madrid) un libro titulado "El poder de la palabra y la debilidad del diálogo. Treinta años de ecumenismo (1970-2000)". Fernández, que ha sido durante muchos años profesor en la Facultad de Teología de San Esteban (Salamanca), y también en la Facultad de Teología de San Dámaso (Madrid), ahora es penitenciario de la basílica de Santa María la Mayor (Roma).

En su última obra resume más de una treintena de encuentros y congresos ecuménicos internacionales a los que asistió entre los años 1970 y 2000, señalando los diálogos que se llevaron a cabo, quiénes fueron sus protagonistas y otros muchos detalles que hacen del libro un buen referente para tomar el pulso la historia reciente del empeño por la unidad de los cristianos.

Al comienzo del libro relata lo tratado en el Congreso “Evangelización y ecumenismo”, que se celebró en 1991 en Guadalupe (Cáceres, España). Al final de su crónica explica cómo se abordó el fenómeno de las sectas en el contexto del ecumenismo. Por su interés, reproducimos un extracto a continuación.

Los nuevos grupos religiosos (sectas)

No abundan los estudios concretos sobre sectas en las naciones iberoamericanas, de tipo sociológico o de tipo teológico. En general, se puede decir que el origen de la expansión de las sectas de Iberoamérica está en los vacíos de la pastoral católica; por ejemplo, cuando se enfatiza el compromiso socio-político o el análisis científico, se reducen el celo apostólico y la dedicación espiritual.

Ahora bien, los textos oficiales sobre las sectas, como el romano y el español, engloban quizá en el mismo término de sectas los nuevos grupos religiosos, algunos de tipo cultural, en relación con la “Nueva Era”. Un estudio sociológico de las sectas es hoy día previo a su estudio teológico.

Los documentos aludidos son: “Sectas o nuevos movimientos religiosos. Informe Progresivo del Secretariado Romano para la Unidad”, mayo de 1986; el material enviado a Roma desde Iberoamérica, para preparar este Documento Vaticano sobre las Sectas, se encuentra en la Universidad Gregoriana. Y el Comunicado de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales sobre “las Sectas y Nuevos Movimientos Religiosos”. Diciembre de 1989.

Las sectas hay que estudiarlas dentro del estilo de vida norteamericano, y como una manifestación de la nueva religiosidad popular. ¿Podemos decir que las sectas destruyen la cultura ya existente, o que gestan una nueva cultura, por ejemplo, en Iberoamérica? Las sectas son un fenómeno religioso ambiguo, que ha de ser estudiado en los ámbitos de la posmodernidad, del fundamentalismo religioso y la nueva religiosidad popular, y representan un reto a las Iglesias históricas en cuanto al modo actual de vivir el evangelio.

Por eso, admitida la amplitud del mundo sectario, hoy se prefiere hablar de nuevos grupos o movimientos religiosos. De todos modos, sabemos que las sectas en Iberoamérica desean hoy día sustituir a la Iglesia católica, animadas por el éxito numérico de su proselitismo y su rápido crecimiento.

Pero, las sectas, ¿tienen algún significado teológico en la historia de la salvación? ¿Nos dice Dios algo a través de las sectas? La gente necesita, no sólo medios para vivir, sino también razones para vivir; las sectas responden también a estas necesidades humanas. En fin, el gran reto de la Iglesia católica en Iberoamérica no son las sectas, sino la evangelización del mismo pueblo cristiano y sencillo de aquellas naciones; y no se trata de una cuestión ecuménica, sino de un compromiso misionero.

Indirectamente, sí es una situación ecuménica, en cuanto que hay que evangelizar sin ofender a otros cristianos o creyentes, de las religiones que sean, y hay que estar abiertos a asumir los aspectos positivos de las sectas, que son respuestas a las carencias de nuestras comunidades católicas.

martes, 29 de noviembre de 2011

Boletín Info-RIES nº 221

Ya pueden disponer del último boletín de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), Info-RIES. Si desean subscribirse pueden hacerlo de manera gratuita en www.ries-sectas.tk.

Boletín Info-RIES nº 221 (29/11/11).

1. Benedicto XVI: el desafío de las sectas y la hechicería en África.
2. Las sectas, un desafío al ecumenismo en Iberoamérica.
3. Una nueva editorial católica española arranca con un libro sobre las sectas.
4. Estados Unidos: el asalto de los mormones.
5. Asesinan en México a un predicador de los testigos de Jehová.
6. Japón ratifica la condena a muerte a un adepto de la Verdad Suprema.
7. La masacre de Guyana: ¿suicidio o asesinato en masa?
8. Los rosacruces se dan a conocer en España con conferencias.
9. Crecen en España las santerías con camuflaje católico.
10. Muere en Perú un turista francés por el consumo ritual de ayahuasca.

lunes, 28 de noviembre de 2011

"Los poseídos son uno de los colectivos que más sufre y está casi abandonado", dice el exorcista de la Archidiócesis de Barcelona

Ofrecemos la entrevista-artículo realizada al exorcista de la Archidiócesis de Barcelona, en el Diario Información, de Alicante:

Es difícil encontrarse a alguien como Juan José Gallego (León, 1940), un exorcista que habla con claridad de posesiones. Gran conocedor de la Comunitat Valenciana, desgrana un oficio con muchos mitos a su alrededor... ¿o quizá no tantos?

De voz grave y ligero deje valenciano, el padre dominico Juan José Gallego atiende nuestra llamada y arroja luces sobre un oficio, el de exorcista, asociado demasiadas veces a la película homónima de 1973 dirigida por William Friedkin y a unas notas de piano de sobra conocidas. Pero, ¿qué hay de cierto en lo que cuenta la cinta? Pues, a tenor de lo que relata Gallego, mucho. Escucharle explicar algunos de sus casos pone los pelos de punta, porque son historias vistas cientos de veces en el cine. Fuerza sobrehumana, convulsiones, lenguas extrañas, voces graves... auténticos relatos de terror que se desarrollan en el despacho de este tranquilo leonés, que fue ordenado en Torrent, y que no se parece en nada al atormentado padre Karras.

Antes de ser designado exorcista, usted trabajaba en Valencia, donde pasó muchos años. ¿En qué consistía su trabajo allí?

Casi más de la mitad de mi vida la he pasado en Valencia. Me ordenaron sacerdote en Torrent, en el año 1965. Después fui prior de un convento de esa ciudad, rector del Colegio San Vicente Ferrer durante seis años, presidente de la Confederación de Religiosos de la Comunidad Valencia (Confer-Coval) y vicegrancanciller de la Facultad de Teología de San Vicente Ferrer. Me siento muy identificado con Valencia.

¿Cómo y cuándo le dicen «padre Gallego, necesito que sea exorcista»? ¿Cuál fue su reacción?

Aquí, en Barcelona, estaba de exorcista un padre que había vivido en Valencia, el prior de uno de los conventos dominicos de Valencia. El cardenal, cuando el hermano se fue, me preguntó si yo aceptaría. Yo dije que sí, sin más. Él me conocía un poco pero más a mi hermano.

¿Qué necesita alguien para ser exorcista de la Iglesia Católica?

Según el código de Derecho Canónico, tiene que ser sacerdote, ser nombrado por el obispo y tener buena fama y ser docto en doctrina social de la Iglesia. Hay que tener, claro, conocimientos de demonología. Me tragué todo lo que había y me preparé mucho. Los poseídos son uno de los colectivos que más sufre y está casi abandonado.

¿Cree que el suyo es un ministerio necesario?

Totalmente. Mucha gente que se siente mal y no sabe dónde acudir, que va a un sacerdote, que antes siempre le derivará a un psiquiatra. El poseído puede no ser católico, pero es más difícil de solucionar. Hace más de 4.000 años que había exorcismos en Mesopotamia y los hay en todas culturas hoy en día.

De los más de 300 exorcismos que ha realizado, ¿se le ha quedado alguno grabado?

Al poco de ser exorcista, me llamó un señor de Ecuador y me dijo que estaba asustado porque su mujer cuando veía cualquier signo religioso perdía el conocimiento, se ponía violenta... Cuando vinieron yo había salido, así que me retrasé. Al acercarme, vi que ante el convento estaba en el suelo. La metimos dentro, fui a por el libro del exorcismo y el agua bendita, y se retorcía por el suelo de una manera impresionante cuando le tiraba agua. Tuve miedo, porque se lanzaba a cogerme de los pantalones, quería hacer daño a su hijo pequeño... Cuando terminamos me pidió confesión y me dijo que el agua bendita le quemaba. Me impresionó también un muchacho de quince años que aparecía con la camisa quemada, arañado, decía que su abuelo le hablaba... En fin, cosas muy raras. No quiso hacer el exorcismo. Después de pelear, aceptó y en medio del exorcismo me dijo: «Van a salir pero volverán». A los cuatro cinco días volvió todo igual. Durante el exorcismo, perdía el conocimiento nada más empezar: entraba en trance, que duraba unos diez minutos. Un día pasó media hora y le dije que no le hacía más exorcismos porque estaba violento, así se fue a Murcia y le ayudó un exorcista de allí. Ocurrió con este muchacho un episodio curioso. Iba en el coche con su madre y su hermana por la autopista, algo se apoderó de él y cogió el volante. El coche dio tres o cuatro vueltas de campana y quedaron todos ilesos. Mi interpretación es que es verdad, el demonio le había poseído, pero los ángeles de la guarda le protegieron.

¿Es verdad lo que se ve en las películas?

Al poco de nombrarme exorcista me hicieron una entrevista en Barcelona y me preguntaron por esto. A la semana siguiente, una cadena de televisión dio El Exorcista, y entonces vi muchas cosas que no había visto. Por ejemplo, la protagonista hace la ouija, que es una invocación a los espíritus. Lo que le pasó a ella... he tenido casos semejantes: hablan lenguas, tienen fuerza, se sienten destrozados interiormente, sienten una presencia dentro de ellos... He vivido casos similares. Un muchacho, por ejemplo, que en una colchoneta daba brincos de dos y tres metros, que si no lo ves no lo crees. Es terrible lo que sufren estas personas, la verdad, aunque nunca permitiré que nadie filme un exorcismo.

En alguna ocasión ha asegurado que la Comunitat Valenciana es una zona con una gran actividad demoníaca.

Sí. Son impresiones. Quizá el bienestar de la zona afecta. No lo sé. Fíjate que las sectas satánicas hacen un mal enorme, y es posible que haya por allí células de esto. Hay que estar atentos porque hoy hay muchísima gente que se ríe de estas cosas, pero me gustaría que la gente liberada hablara y dijera lo que han tenido que pasar para que todos vuelvan a creer en esto.

¿Ha pasado miedo en alguna ocasión?

Pasé mucho miedo al principio. Cuando dije que sí, cuando paseaba veía demonios por todas partes. En un momento de mi vida, dije que era sacerdote y que creía en la Eucaristía, y que eso era mucho más importante. Desde aquel momento no he tenido miedo ningún momento.

¿Qué son los demonios?

Presencias. Se puede hablar con ellos... pero yo no lo he hecho nunca porque el demonio es el padre de la mentira. No tienes que hacerle caso.

¿Es difícil pedir permiso para hacer un exorcismo?

Yo tengo un nombramiento que no es frecuente. Dice textualmente: «Te autorizo para que realices todos los exorcismos que tú consideres necesarios según tu prudencia». Depende de que el obispo se fíe de ti y que tenga indicios de que eres una persona preparada.

¿Cree que algunas de las posesiones que usted exorciza se pueden tratar de problemas psiquiátricos?

El exorcismo no es un oficio de psiquiatras. Pero eso sí, cuando viene alguien lo primero que le pido es que me enseñe un certificado psiquiátrico. Son funciones distintas. El exorcista es un oficio religioso. Con las películas que hemos visto nos fijamos en los movimientos violentos y esas cosas, pero eso es lo secundario. El demonio lo que quiere es apartarnos de Dios. El exorcista tiene que ayudar a estar con Dios. La verdad es que en ocasiones hay esquizofrenias que dan síntomas parecidos, por eso antes tengo una entrevista con la persona que puede durar cuatro o cinco sesiones hasta que tengo indicios ciertos de que puede haber algo.

Fuente: Diario Información

viernes, 25 de noviembre de 2011

Thetahealing, o el curanderismo vestido de secta

Después de varias consultas que se han recibido en la RIES sobre la terapia “Thetahealing”, ofrecemos el artículo realizado por el sacerdote español D. Julio de la Vega-Hazas, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), sobre este grupo sectario.

Un vendedor ambulante de un mágico elixir que cura todas las dolencias no constituye, desde luego, una secta. Si forma una red de venta del elixir con unos cuantos compinches, tampoco. Pero si su puesta en escena va adoptando tintes religiosos, entonces ya entra en ese ámbito de religiones extrañas que se suelen denominar sectas. Thetahealing, como su propio nombre indica –“sanación Theta”-, es un curanderismo contemporáneo, pues pretende tener la clave de la curación de todos los males al margen de la medicina científica. No se trata, claro está, de un elixir; tiempo atrás, el elixir se presentaba como lo más avanzado, pero ahora lo vanguardista son técnicas complejas que permiten actuar a fuerzas ocultas. Eso es lo que propone la organización creada por la norteamericana Vianna Stibal. Y Stibal se presenta cada vez más nítidamente como una visionaria religiosa, y su grupo como una religión.

En cierto modo esta deriva religiosa resulta inevitable. En otros tiempos el charlatán del elixir podía huir a tiempo en su carromato a otro lugar en donde no le conocían. Hoy el simple poner distancia de por medio no permite escapar de las acusaciones de fraude y las amenazas de acciones judiciales –hay variedad en los distintos códigos penales, pero todos coinciden en considerar delito el intrusismo profesional y la comercialización fraudulenta-, y el refugio que les queda a los pretendidamente milagrosos remedios es transformarse en entidades religiosas, más protegidas por las leyes que las llamadas medicinas alternativas.

No es nuevo este proceder. Ya lo hizo Ronald Hubbard, que llamó Dianética a su método revolucionario, cuando en 1954 fundó la “Iglesia de la Cienciología”. La publicación de su libro Dianética no le causó problemas, pero su puesta en práctica abriendo una consulta llevó casi inmediatamente al acoso legal por intrusismo por parte del colegio profesional que agrupa a los psiquiatras, la APA. De ahí que lo convirtiera en religión (y albergara un odio a los psiquiatras que transmitió a su organización).

De hecho, hay ciertos paralelismos entre ambos, que van bastante más allá de la coincidencia de que en un caso el método se llame theta y en el otro el objetivo sea convertirse en lo que designan como un thetan operativo. Las semejanzas no hay que buscarlas con la compleja organización de la Cienciología, sino entre Thetahealing y el método de sanación y potencial humano de Hubbard, la “Dianética”.

En primer lugar, las personas. Hubbard aseguró que su método funcionaba porque en la última guerra mundial, cuando servía como oficial de la Reserva Naval, le curó de unas heridas de guerra que le habían dejado desahuciado. En realidad nunca entró en combate, y en los archivos de la marina norteamericana en Saint Louis solo consta una úlcera de duodeno y no consta ninguna herida (sí, en cambio, que duró poco al mando de dos pequeños barcos y fue valorado como “falto en las cualidades esenciales de juicio, liderazgo y cooperación”). Vianna Stibal asegura que “en 1995 recibí una instantánea curación de un cáncer por el Creador de Todo lo que Es. Desde entonces, me he curado a mí misma muchas veces a través del Creador utilizando ThetaHealing”. Pero no aporta ningún documento del historial médico, y los diversos relatos que ha hecho sobre su cáncer en el fémur y su instantánea desaparición no concuerdan en los pormenores.

Con la titulación encontramos también un paralelismo. Hubbard pregonaba tener un título de ingeniería, pero en realidad abandonó la universidad al segundo año. Y, junto al título de ingeniero de caminos, o civil, también exhibía un doctorado en filosofía. Este último se trataba de un doctorado honoris causa por la Universidad de la Sequoia, una entidad nunca reconocida oficialmente cuyo propietario era el mismo Hubbard, y que cerró en 1984 por orden judicial. Stibal no ha contado con tantos medios. Nunca fue a la universidad, ni tiene estudios superiores. Sin embargo, ha figurado en sus publicaciones como Doctora en Naturopatología.

En el Estado de Idaho donde vivía, esto significaba haber cursado unos estudios de varios años, obtener el consiguiente título y registrarse en un colegio profesional. Nada de esto consta. Lo que cuenta sugiere más bien lo contrario: “como madre soltera con tres niños a mi cargo, pronto me decidí que trabajar en una fábrica no ofrecía mucho futuro, así que empecé a concentrarme en el estudio de la medicina naturopática y en marzo de 1994 pasé a la práctica de masaje y naturopatología a tiempo completo”. Ese estudio de ratos libres duró aproximadamente dos años. ¿Qué estudió? No es fácil precisarlo, pero debió incluir alguna noción de neurofisiología y de masaje, pero, aunque no haya modo de hacerlo constar, es bastante probable que la Dianética de Hubbard pasara por sus manos.

Las dos organizaciones ponen un especial relieve en afirmar que sus métodos son científicos, incluso más profundamente científicos que la medicina regular. En el caso de Hubbard, el nombre de “Cienciología” lo dice todo al respecto, aunque detrás de tanta apariencia no se vea mucha ciencia. Stibal afirma, de entrada, que su medicina es “cuántica”, a pesar de que no aparezca por ningún lado el empleo de la física cuántica. El nombre de la técnica obedece a que pretendidamente actúa extrayendo todo el potencial que contienen las ondas cerebrales Theta. Se trata de uno de los cuatro tipos de ondas cerebrales (de 5 a 8 ciclos por segundo), asociado a momentos de rutinas asumidas con serenidad que permiten liberar la conciencia para pensar, de forma que suelen ser momentos de que surjan buenas ideas u ocurrencias. Hasta aquí no hay nada de particular. Solo que Stibal asegura que, potenciándolas, se consigue llegar a un “estado Theta”, una especie de trance que conecta con el Creador y permite participar de sus potencialidades sanantes.

¿Cómo actúan? De varios posibles modos, aunque hay uno que destaca sobre los demás, porque es el que va a la raíz del problema y su solución: sobre el ADN de la persona. Aquí Vianna Stibal nos sorprende con un descubrimiento: resulta que hay un cromosoma de la juventud y la vitalidad. Pero ése ha sufrido una involución: se ha deteriorado a lo largo de la historia humana, y con ello se ha perdido la capacidad de autorrejuvenecer nuestros cuerpos. Se trata de recomponer lo perdido, y para ello Thetahealing imparte los cursillos ADN-1 y ADN-2, estando el tercero en fase de preparación. A esto hay que añadir el toque apocalíptico tan común en muchas sectas, que alegan tener la clave de la salvación de una humanidad al borde de la catástrofe global: en este caso, las toxinas y venenos de nuestra sociedad industrial amenazan la supervivencia humana, de forma que, en palabras de Stibal, “el acabamiento del cromosoma de la juventud y la vitalidad le ayudará a sobrevivir”, pues “es en este tiempo de iluminación cuando la raza humana está de nuevo preparada para recibir la juventud regenerada”.

Eso sí, semejante descubrimiento, que habría podido hacer a su autor acreedor de un premio Nobel, no ha sido alcanzado por métodos científicos, sino por revelación de lo alto cuando su receptora estaba en un “éxtasis theta”. Asimismo –escribe-, “el Creador me dijo que empezara con las Activaciones de ADN, activando el filamento fantasma en el cuerpo de una persona. Entiendan que en realidad no estamos añadiendo secuencias a nadie; solo estamos despertando lo que ya está ahí. Se me dijo que a través de esta activación mejora la intuición de una persona, mejora la capacidad de sanar, el cuerpo se destoxifica y la persona es capaz de acceder a los diferentes Planos de Existencia sin esfuerzo”.

Para la creadora de Thetahealing las enfermedades pueden tener su causa en la existencia de toxinas o en malfunciones o deformaciones del ADN o del “Sistema de Creencias”, consistente este último en lo que se tiene por cierto y como tal queda en el cerebro al modo que un programa en el ordenador, regulando desde ahí la conducta. El problema aquí es que solemos creer en una serie de limitaciones como definitivas, y eso es lo que hay que cambiar. Por eso –cuenta Stibal– “fui al Creador y le dije «Creador, ¿cómo pueden cambiarse las creencias? Enséñame». Y me enseñó que la misma técnica que empleaba para la sanación puede también cambiar creencias”.

Las referencias a Dios son constantes, aunque prefiere llamarle “el Creador de Todo lo que Es” o simplemente el Creador. Ahora bien, ¿quién o qué es? Cuando declara que Thetahealing es compatible con cualquier religión, no está queriendo decir que es algo ajeno a ellas, sino más bien que pretende englobarlas a todas. Se trata de una mentalidad y una terminología que resulta familiar a quien conozca algo de cerca a los gurúes del hinduismo cuando predican en Occidente. Como muchos de ellos, se afirma que lo que se proporciona, más que una religión, es una filosofía de la vida. Pero es esa “filosofía” la que tiene las claves de las realidades últimas, de forma que las religiones lo que hacen es expresarla cada una a su modo.

Así, Stibal puede decir que “me doy cuenta de que el Creador tiene muchos nombres distintos: Dios, Buda, Shiva, Diosa, Jesús, Yahvé y Alá son todos ellos corrientes que fluyen hacia el Séptimo Plano de la Existencia y la Energía Creativa de Todo lo Que Es”. Para ella, Dios es la fuerza o energía creativa que subyace en el universo, de forma que es inmanente al mismo. A la hora de detallar algo más la explicación surgen en sus textos conceptos de un inequívoco origen en la India. Así, se logra alcanzar ese “séptimo plano” a través de un proceso de meditación “diseñado para liberar la conciencia (consciousness) de la atracción magnética de la Tierra y del egoísmo de la persona”, el mismo yoga de los hindúes destinado a despojar a la persona de todo deseo y apego terrenales para fundirse con el absoluto. A ese estado supremo también lo llama conciencia cósmica, otro término familiar en el hinduismo.

La conexión con lo divino lleva “el don de la Co-Creación o sinergia con Dios”, a través del cual “es posible traer al Creador a nuestra realidad para sanar a otros y a nosotros mismos”. Hay alguna terminología más sacada de la India, como las “chakras”, o centros de energía latentes en el cuerpo humano. Y, aunque hay signos de su reconocimiento en muchos lugares, Stibal concluye en buena lógica que “sin embargo, ninguna cultura ha desarrollados las chakras más que los indios (hindúes) a partir de la filosofía tántrica y el yoga”.

No faltan tampoco algunos toques en la más pura sintonía con esa especie de movimiento ideológico que se ha denominado New Age. Stibal narra un encuentro personal con Jesucristo, en el cual le muestra una visión completa de su paso por la Tierra. “Entonces –continúa su narración– le pregunté sobre el final del mundo, y cuándo llegaría. Lo que vi no es lo que hubiera esperado. Vi nacer al mundo a unos niños especiales. Era el nacimiento de esos niños especiales lo que iba a ser el fin del mundo tal como lo conocemos, y esos niños eran el nuevo comienzo”. Ella misma los llama los hijos de la Nueva Era.

En el desarrollo de montajes como el de Thetahealing, la vida –o más bien las leyes– les empuja poco a poco a subrayar el elemento religioso frente al que podríamos denominar científico. A la vez, la curación prometida se va desplazando también poco a poco al área de problemas psicológicos o espirituales frente a los físicos. Aquí es más fácil prometer bienestar y obviar los posibles fracasos: siempre se puede alegar que el cliente no colabora suficientemente –le falta fe en el saneamiento, por ejemplo–.

Thetahealing lleva pocos años en funcionamiento, y puede apreciarse, si se sigue su pista, esa evolución. Con el tiempo, son más las cautelas legales que se adoptan, sin llamar la atención sobre ello, como el que Stibal ya no firme como titulada o que se solicite consentimiento escrito para el tratamiento, o bien que los resultados anunciados sean más altisonantes pero menos concretos.

A la vez, el reclamo acaba siendo más o menos el de la Cienciología y los gurús hindúes: unas sesiones de masaje y sauna, contar al detalle todo lo que preocupa o inquieta, y hacer unos ratos de meditación son un recurso bastante seguro para conseguir sentirse mejor en el inicio, y poder así afirmar que el método funciona. El problema es que ahí se queda la cosa, no hay más, salvo que uno quiera hacerse la ilusión de que está contribuyendo al nacimiento de una nueva humanidad.

Si fuera verdad lo que han proclamado de modo tan contundente, ni Hubbard se habría muerto ni Vianna Stibal sería hoy una señora gordita en la que se nota –como en todo el mundo– el paso de los años. Ella puede decir –lo hizo– que se sentía más joven cuando entró en el séptimo plano de la existencia, pero el resto de los mortales lo que ve es que una cosa es sentirse algo y otra distinta serlo en verdad. La mucha palabrería no debería hacer perder de vista lo evidente.

Todo el recubrimiento científico de Thetahealing es algo postizo, por mucho que se barajen conceptos que sí pertenecen a la neurofisiología, como las ondas theta. Todo lo que pretende aportar thetahealing como original e innovador tiene una única fuente: las supuestas revelaciones de la divinidad a Vianna Stibal. De hecho, si en sus libros y exposiciones se prescindiera de todo el ropaje científico, todo quedaría igual.

La ciencia tiene su propia metodología, tanto para descubrir como para comprobar, y al respecto no se aporta nada que no se supiera de antemano y no hubiera servido más que para conseguir un poco más de relajación, algo desde luego positivo pero muy alejado de sanaciones milagrosas, y mucho menos del surgir de una nueva humanidad. Los testimonios pueden estar muy bien, pero requieren comprobación, son manipulables, y en todo caso resulta sospechoso que constituyan la única fuente de respaldo acerca de unos avances terapéuticos que, de ser ciertos, revolucionarían la medicina.

Si pasamos del terreno de la ciencia al de la religión, puede pensarse que es el mismo Dios el que adoran los cristianos, los judíos y los musulmanes, aunque vendría bien hacer algunas matizaciones. Pero lo que resulta insostenible es que ese Dios es el del budismo y el hinduismo. La diferencia fundamental es que, para los primeros, Dios trasciende al universo visible, mientras que para los segundos es inmanente al mismo.

En otras palabras, las religiones orientales son panteístas. Puede discutirse sobre si estamos hablando de un Dios personal. Para las grandes religiones monoteístas, la respuesta es afirmativa. Para el budismo claramente no lo es. En el hinduismo encontramos variantes, pues en algunos casos lo entienden como una especie de alma universal con un cierto carácter personal, aunque esté poco precisado conceptualmente y no carezca de ambigüedad, cosa por lo demás habitual en los panteísmos.

El de Stibal es una fuerza cósmica, que por sus características es impersonal, ya que puede ser compartido por quienes alcancen la cúspide de su iluminación, convertidos así –el término lo emplea ella– en “cocreadores”. No es muy diferente de la Madre Tierra de moda en el neopaganismo. Sin embargo, en las obras de Vianna Stibal lo encontramos tanto con esos rasgos, como entablando un diálogo continuado, algo que solo puede hacerse con un ser personal. Los gurús hindúes presentan todos ese peculiar sincretismo tan propio de sus creencias: cualquier expresión de la divinidad es válida… siempre que se entienda a su modo, como una encarnación de la fuerza cósmica suprema.

Ellos mismos suelen presentarse como seres divinizados por contener en grado superior esa energía que les proporciona la “conciencia cósmica”. Pueden de esta manera alegar que son una encarnación de la divinidad o unos seres particularmente iluminados por ella. Pero lo que ninguno se atreve a hacer es reivindicar un diálogo de tú a tú con esa divinidad. No son particularmente rigurosos, pero por lo menos llegan a comprender que eso supone la admisión de un Dios personal que arruina sus doctrinas. Stibal no parece darse mucha cuenta de ello.

De todos modos, hay elementos en Stibal que son tan ajenos a las religiones orientales como lo son a las monoteístas, y pertenecen más bien a la corriente New Age. El primero es que la técnica sustituye a la ascética. Se podrá decir que también hay y ha habido gurús venidos de la India que hacían promesas parecidas a las de Thetahealing recurriendo a técnicas sin esfuerzo, como por ejemplo el “burbujeante bienestar” de Maharishi [fundador de la secta Meditación Trascendental].

Sin embargo, en estos últimos se trata sobre todo de un reclamo, puesto que en la medida en que se avanzaba en sus cursos el iniciado se introducía en un mundo de meditación y ascesis que requería bastante esfuerzo por su parte. En Thetahealing no hay nada más detrás del reclamo. Nada del auténtico yoga, una práctica que va mucho más allá de una gimnasia psicofísica, pues supone una continua lucha para desprenderse de todo lo sensible para fundirse con el infinito y pasar así al nirvana.

Pero la diferencia más importante se refiere a la meta final, que es el aspecto más determinante de las religiones. En Oriente se trata de esa fusión con el infinito que hace perder la propia identidad al sujeto, que, caso de no conseguirlo, sufrirá una reencarnación con toda la carga negativa de las anteriores vidas –el karma– que tendrá que superar. En Stibal hay un final al más puro estilo de la Nueva Era, declaradamente tal. Aunque evita declararse explícitamente como la profetisa que introduce al mundo en la nueva humanidad –y de paso salva a la actual de la inminente hecatombe–, no hay más remedio de concluir eso cuando se leen sus escritos. Es la ilusión propia del neopaganismo contemporáneo: la salvación, e incluso la eternidad, intramundanas.

En resumen, ¿qué encontramos en Thetahealing? La respuesta es que un curanderismo revestido de un ropaje pseudocientíifico, unas ideas prestadas de las religiones orientales, una utopía de estilo New Age, e incluso alguna noción cristiana. Todo ello metido dentro de un caldero del que resulta una amalgama muy poco coherente, pero revisado una y otra vez para sonar cada vez más convincente, y para protegerse de posibles pleitos. Quizás pueda decirse que a poco que se analice salta por los aires. Pero ni la clientela lo analiza ni su propaganda está dirigida a ello: sencillamente, se emocionan… y lo compran.