sábado, 25 de abril de 2009

La Santa Muerte sigue presente en México y se extiende su culto


El culto mexicano a la Santa Muerte ha sido protagonista en este último mes de una gran cantidad de noticias en la prensa de aquel país. En primer lugar, reproducimos las noticias sobre su presencia actual y actividades, y después las novedades más destacadas y las declaraciones de los representantes de la Iglesia católica.

México y California

En un barrio céntrico de la capital se venera a una popular imagen religiosa. El culto a la Santa Muerte se hace oficialmente en los altares de un templo “católico” (no romano), donde cientos de personas, entre niños y adultos, celebran misas, le rinden devoción y le solicitan favores. Mientras la Iglesia de Roma repudia la práctica, que antecede a Hernán Cortés, su culto crece en México, afirma el periódico La Voz.

Con ropaje elegantemente decorado y del tamaño de una persona, la imagen de la Santa Niña Blanca (como la llaman también los creyentes) sostiene al mundo sobre la palma de la mano izquierda, en una vitrina colocada en la entrada de la Parroquia de la Misericordia, ubicada en la céntrica Colonia Morelos. El templo, que sirve de santuario a la Santa Muerte, pertenece a la Iglesia Católica Tradicionalista Mex-USA, denominación independiente de la jerarquía católica romana, e integrada por 15 parroquias en Los Ángeles, California, y una en México.

Al fondo de la construcción, en lo que fuera una casa de principios del siglo XX, se ubica el altar principal de la Soberana Señora, donde cientos de personas acuden semanalmente a rezarle o a pedirle algún favor. "Unas 80 ó 90 personas diarias, que vienen en familia, individualmente o acompañadas y lo mismo en las misas, tenemos una afluencia de 200 a 300 personas dos veces por semana", comenta monseñor David Romo, “párroco” del lugar.

Entre flores y veladoras, al menos 20 imágenes y cuadros de la "Poderosa Señora" integran el altar donde sus devotos le ofrendan manzanas rojas, agua, pan blanco, incienso e incluso le invitan a cigarros, que según la creencia siempre deben ser dos, uno para ella y otro para el devoto. "En la actualidad es una devoción que ya está al nivel de San Judas Tadeo (uno de los santos más importantes para los mexicanos) y posiblemente hasta de la Virgen de Guadalupe".

Aunque no existe un censo sobre el número de personas que actualmente le rinden culto, lo cierto es que en la venta de imágenes de la Santa Muerte es superior a la de otros santos, según una encuesta informal de varios vendedores en el tradicional mercado de Sonora, donde se puede encontrar una infinidad de artículos religiosos. "Uy sí, la Santa Muerte es la que se vende más. Chicas, grandes, medallas, o en estampas se venden más que otros santos", opina María Guadalupe Alfaro, empleada de una tienda del mercado.

La Santa Muerte en Los Ángeles

Frente al altar "El Coppel" hizo dos líneas de cocaína. Aspiró una y la otra se la dejó a la Santa Muerte. Hincado en una sola rodilla cruzó los dedos pulgar e índice para persignarse y se retiró sin darle la espalda a la imagen de su devoción. Luego subió a una camioneta Ford Lobo de modelo reciente para desaparecer por el llamado Bulevar 2000 de Tijuana, ese donde los narcotraficantes suelen tirar cadáveres de manera frecuente. "El Coppel" es un bato que se dedica a cruzar personas de manera indocumentada a Estados Unidos y cuando lo hace por el cerro suele llevar también cierta dosis de droga para vender en los barrios bajos de Los Ángeles.

Lo podemos leer en La Opinión. "Cuando estoy allá, siempre que saco un buen jale, le voy a dar gracias a La Santísima; un compa tiene un altar en su casa de Huntington Park", comentó antes de rendir su culto. Así es la devoción de "El Coppel", en Tijuana le pide a la Santa Muerte que le ayude a hacer su "jale" y en Los Ángeles le agradece por los favores recibidos. La devoción a la Santa Muerte es un fenómeno social y religioso que en Los Ángeles está sumando más fieles día a día.

Aunque a esta figura, como la de Malverde y San Simón, se la vincula con narcotraficantes y otros delincuentes que le rinden culto, los guías espirituales o ahijados de la Santa Muerte aseguran que se trata simplemente de un santo de devoción vinculado a Dios, a Jesús y a la Virgen María. "La confunden como si fuera una secta o religión; no lo es, es una devoción", dijo el profesor Sysiphus, quien sábados y domingos oficia misas a la Santa Muerte en un templo ubicado en la avenida Melrose de Los Ángeles.

Este guía espiritual, los fieles acuden a la misa porque le tienen fe a la Santa Muerte, porque les ha concedido milagros. Libo Alcaraz es una de esas fieles. Ella es inmigrante de Nayarit y cuenta que hace 8 años la Santa Muerte le salvó a su hija, que había sufrido un accidente. "Los doctores dijeron que iba a quedar sin movimiento del cuello para abajo, pero una amiga me dijo que no me preocupara, que tomara siete velas para hacer un ritual cubriendo a la Santa Muerte blanca con las velas y que le rezara, y que le prometiera ponerle un altar para que protegiera y cuidara a mi hija", comentó la señora Alcaraz. "A los dos días el doctor me dijo que mi hija estaba bien, que no se explicaba qué había pasado".

La Santa Muerte no es reconocida por la Iglesia Católica y no forma parte del santoral. La Arquidiócesis de Los Ángeles no quiso hacer comentarios al respecto al señalar que no era una figura reconocida para los católicos devotos. Sin embargo, el padre Richard Estrada, párroco de la Iglesia de la Placita Olvera, manifestó que eso de la devoción a la Santa Muerte es algo de la gente que no va en buen camino. "Eso es resultado de gente que está confundiendo su misma fe, regresando a unos rituales que son hasta peligrosos", comentó.

Y cuestionó: "¿Cómo va esa devoción a hacer un mundo mejor? ¿Cómo este santo inventado está ayudando a quienes le tienen devoción a tener una mejor vida y a cambiar el mundo para bien?". Según el padre Estrada, los líderes de esa devoción manipulan a la gente pobre que sufre. "Cristo murió por amor, por salvarnos del pecado, la Iglesia no promueve ese tipo de rituales", dijo el párroco. "Cristo es de los vivos, no de los muertos, Cristo no es un esqueleto".

Para el profesor Santiago, Gran Chamán Brujo Mayor de Catemaco, Veracruz, que dirige el Santuario Universal La Santa Muerte en el centro de Los Ángeles, la Iglesia no acepta muchas cosas porque no le conviene. "Hay mucha gente que está necesitada de fe y la Iglesia no los acepta, entonces toda esa gente adónde va a ir, en quién va a creer, quién la va escuchar, los gay, las prostitutas, los narcotraficantes, la Iglesia no los acepta, por eso buscan a alguien, y pues la Santa Muerte es pareja con todos", dijo el Gran Chamán. "Toda esa gente que no tiene forma de expresarse en alguna religión, busca en la Santa Muerte un refugio para desarrollar la fe".

Según este brujo de Catemaco que invoca a la Santa Muerte para hacer sus actos de brujería, limpias y exorcismos, cuando la Santa Muerte no era tan venerada la Iglesia se había mantenido al margen. "Pero ahora que ha estado creciendo su devoción, no nada más para hacer trabajos de brujería, como se hace en Catemaco, sino ya más a fondo como hermandad, como religión, se están oponiendo,", comentó. En el Santuario Universal de la Santa Muerte, ubicado en las inmediaciones del parque MacArthur, en el centro de la ciudad, cada día de cinco a 10 personas nuevas llegan a rezarle a la imagen de la guadaña y llevan flores o comida o cigarros o tequila.

"Aquí en Los Ángeles la devoción es grande, crece a día con día", dijo el Gran Chamán. "Hay miles de fieles, no se sabe con exactitud, pero al Santuario acuden unas 500 personas a la semana que van y vienen". Durante los festejos del 2 de noviembre, Día de los Muertos, de 2007 a 2008 se triplicó la asistencia de fieles que fueron a ese santuario a rendirle culto. "Tuvimos como 500 personas en el último festejo", dijo el brujo. "Además, durante los últimos dos años, han surgido otras casas de oración, la gente tiene sus altares a la Santa Muerte en casa, ahí la veneran, hay otras botánicas que tienen a la Santa Muerte en sus establecimientos, ahora ya es más aceptada".

El profesor Sysiphus, quien oficia las misas en el templo de la avenida Melrose, rechazó de manera categórica que la Santa Muerte esté relacionada con el mal. "La Santísima fue creada por Dios y lo que crea Dios no es malo. Fue creada con un fin, que cuando dejes este cuerpo tu espíritu será guiado por ella para llevárselo a Dios", señaló quien dice ser profesor en parapsicología. En ese templo, que abrió sus puertas hace en el 2007, durante el primer año se llevaron alrededor de 60 bautizos bajo la protección de la Santa Muerte. "Esperábamos unos 12 ó 15 bautizos, pero fueron unos 60, al siguiente año se bautizaron a 150 y para el próximo 15 de agosto, Día de la Santa Muerte, se llevará a cabo la siguiente ceremonia de bautizo", comentó quien dice recibir devotos desde San José, Victorville, San Bernardino, Santa Ana y Norwalk.

La devoción a la Santa Muerte se remonta a la época precolombina, cuando los aztecas tenían adoración por Mictecacíhuatl, que en náhuatl significa "Señora de la Muerte", que era la reina de Mictlán, representado como el noveno y último nivel del inframundo. Según la leyenda azteca, la misión de Mictecacíhuatl era vigilar los huesos de los muertos y presidía los festivales aztecas hechos en honor a los muertos, que evolucionó a lo que hoy se conoce como el Día de los Muertos.

La doctora Deena González, catedrática de estudios chicanos en la Universidad Loyola Marymount, comentó que la Santa Muerte tiene arraigo en las comunidades inmigrantes, principalmente la mexicana por su raíz azteca. "Definitivamente tiene raíces espirituales y religiosas, aunque unas religiones tradicionales no están de acuerdo, yo diría que es una costumbre, porque es algo que no se niega, algo que porque se presenta al público, sin esconder, o sea, sin miedo, es visible e innegable", mencionó.

"Siempre en la historia de la religión, organizada o no, existen ejemplos de los que no son conformistas, pero creen en los santos, en su Dios. Para personas de descendencia indígena domina la sospecha de que no son cristianos si se dedican a un santo fuera de los reconocidos o más populares, hasta llegar a una época donde se acepta la devoción íntima o popular y se convierte a imagen conocida o aceptable".

Situación en la frontera

El culto a la Santa Muerte registró un rápido crecimiento en esta frontera, además su imagen es una de las más vendidas en esta frontera, incluso en forma superior al santo más poderoso de la Iglesia Católica, el propio San Judas Tadeo, así lo dieron a conocer los propietarios de los negocios del mercado Cuauhtémoc. Según explica El Mexicano, los santos más populares como San Judas Tadeo, socorrido por los fieles católicos, y el 'santo' apócrifo, Jesús Malverde, al que las personas le piden protección, fueron desplazados por la Santa Muerte, la cual se vende de todos colores, tamaños, y diferentes materiales.

Una de las dueñas de un puesto del mercado Cuauhtémoc, dijo que mucha gente no está enterada quien es la muerte, además de que es como cualquier otro santo, si no se le tiene fe, entonces no sirven de nada los rezos. Doña Ana, quien atiende un puesto del mercado antes mencionado, comentó que el ser devoto de la muerte, no tienen nada de malo, y que claro que la muerte no está por encima de Jesucristo, como ningún otro santo lo está.

En muchos de los puestos se venden muertes de todos tamaños, hasta unas del tamaño de una persona, que alcanzan precios de hasta 5,000 pesos, también las hay de diferentes colores, ya que cada tono significa algo, rojo amor, dorado dinero, y así todos y cada uno de los colores, tienen un significado diferente. En uno de los puestos del mercado, había una Santa Muerte, de color dorado, la cual estaba hecha de metal, y al preguntar la encargada dijo que esa muerte se había mandado hacer especialmente para un cliente, el cual fue asesinado, y la idea del cliente era colocarla en algún punto de la carretera, con fines desconocidos, pero ahora la obra de metal está en venta para quien la quiera.

"Yo tengo una clienta que viene con su hija, de unos 7 años aproximadamente, y la cual ya cuenta con una gran colección de piezas diferentes de la Santa Muerte", dijo la dueña de un local del mercado en donde se venden muchas replicas de la Santa Muerte. Doña Ana dijo que la muerte no concede malas peticiones, y que lo que ella pide a cambio de conceder peticiones es ser noble y ayudar a la gente que más necesita, contrario de lo que la gente piensa, expresó Ana. Mientras que en otro orden de ideas, en el Internet, se encuentran decenas de sitios en línea, el cual es frecuentado por los devotos de la Santa Muerte, y se cambian ideas y rezos para pedirle diferentes cosas a la Santa Muerte.

Altar en Tabasco

Un altar con dos imágenes de la Santa Muerte de tamaño natural ubicado en la colonia Espejo I, sobre la avenida Ruiz Cortines, asusta y sorprende a transeúntes y automovilistas, principalmente por las noches cuando son iluminadas por velas y veladoras. Según publica Tabasco Hoy, habitantes de los alrededores afirman que normalmente en los patios de las casas de Villahermosa se pueden observar altares e imágenes de la virgen de Guadalupe, por lo que no deja de extrañarles que en su colonia haya este altar.

Un vecino de la vivienda donde se ubican las imágenes, lo señaló como un pequeño templo en honor a la Santa Muerte, cuyas 'esculturas' son del tamaño de una persona de estatura promedio de 1.60 metros. La primera estatua se encuentra de pie vestida con ropas negras, con la guadaña en la mano izquierda y una rosa roja en la derecha, misma que se encuentra marchita.

La otra imagen está vestida con una túnica dorada pero sentada como en un trono y en uno de los descansos tiene una copa con un líquido color rojo, con la guadaña sujetada en el lado derecho. Ambas mantienen decenas de velas encendidas de diversos tamaños, además de otras ofrendas que los creyentes a la muerte le dejan, principalmente los días viernes.

Crecimiento en Nuevo León

En un barrio popular del Municipio de Escobedo, Nuevo León, se venera a una popular imagen religiosa, leemos en Milenio. Es en la Colonia 18 de Octubre el lugar a donde acuden cientos de personas, entre niños y adultos, ahí celebran misas, le rinden devoción y le solicitan favores. El culto a la Santa Muerte, crece entre los regiomontanos y en general en todo México.

Mientras en algunas ciudades como Tijuana, Laredo, Reynosa, Ciudad Juárez y otros puntos, esta iglesia sigue en pie y parece ganar más adeptos con el paso del tiempo. Flores, veladoras y figuras de la "Poderosa Señora", integran el altar donde sus devotos le ofrendan manzanas rojas, agua, pan blanco, incienso e incluso le invitan cigarros, que según la creencia siempre deben ser dos, uno para ella y otro para el devoto.

Declaraciones de un parapsicólogo

Luis Meza Villalobos, mejor conocido como, "El Ángel del Destino", brujo y adorador de la Santa Muerte, quien labora en la zona centro, dijo que hay millones de personas que son veneradoras de la santa muerte en Juárez, y que es imposible que tantas personas estén desorientadas, como lo señaló el obispo Renato Asensio, tal como indica el diario El Mexicano.

"El Ángel del Destino" especialista en cartomancia y parapsicólogo, señaló que ya lleva 60 años trabajando con la Santa Muerte, el hombre que tiene una edad de 80 años, se quitó el sombrero, y dijo que el respeta las opiniones del obispo Renato Asensio, ya que es una gran autoridad, pero que la adoración, veneración de la Santa Muerte no es algo que halla surgido en estos tiempos, como lo mencionó el obispo, es algo que ha venido desde hace años, desde siempre se ha venerado a la Santa Muerte.

Millones de gentes tienen a la Santa Muerte en su casa, señalo Luis Meza, y que diariamente le hacen sus rituales, le rezan sus rosarios, y dijo que a la muerte la adoran todo tipo de personas, de todos los niveles socioeconómicos, desde doctores, abogados, hasta estudiantes y albañiles. El hombre dijo, si estar enterado de la persecución que existe de la Iglesia católica, hacia los adoradores, e incluso de la destrucción de templos que adoran a la Santa muerte en la ciudad de Monterrey y el Distrito Federal, pero dijo que no se le hace daño a nadie, que el daño se lo están haciendo las personas que están destruyendo los templos, o los que persiguen a los veneradores de la Santa Muerte.

Ya que todo lo que uno hace tarde o temprano se le va a regresar, dijo El Ángel del Destino y explicó que todos tenemos un karma, y ese, es el que se encarga de que se le recompensen los actos buenos a las personas al obrar bien, o de lo contrario, al hacer algún mal acto este se regresara a las personas que actúan de mala voluntad.

Otra cuestión que señaló el brujo, fue que muchas personas tienen la creencia de que si la Santa Muerte te concede un deseo, esta lo cobra llevándose a algún pariente o familiar cercano, pero dijo que cada quien se muere cuando dios lo manda llamar, es algo que va ocurriendo como debe de ocurrir, la gente se tiene que morir, no es por la Santa Muerte, y dijo que al contrario ella es bondad y piedad para todos.

Crece en Michoacán

“A la Santísima Muerte no se le debe pedir más de lo que no se le pueda cumplir, de lo contrario puede llegar a ser vengativa”, dice María Guadalupe Hernández, una fiel creyente de la figura, de la cual tiene en su casa uno de los templos más grandes de la capital michoacana. Cada vez son más las miles de personas que creen en ella, debido a sus múltiples milagros, dice la entrevistada al diario Cambio de Michoacán. A la Santísima Muerte le gusta el tequila, la fruta, la cerveza, el cigarro, los inciensos y las flores blancas. No hay que prometerle una botella de tequila y luego no cumplirle.

La fachada de la casa de Guadalupe y su esposo Israel Olivo es como cualquier otra, pero en la parte posterior existe una pequeña estatua de la Santísima Muerte, sitio que desde hace seis años la familia ha habilitado como templo para sus vecinos y todas las personas que creen en ella, tanto de Morelia como del estado. El templo se ubica en la calle Volcán de Pochutla número 68, de la colonia Volcanes, entre la Avenida Quinceo y el Libramiento Norte.

José Manuel Hernández, padre de Guadalupe, entrevistado en el citado templo dice que a la Santísima Muerte le urgía un nuevo templo, era algo que ella pedía de diversas maneras y la más fuerte fue cuando ahí mismo, hace más de seis años, la pequeña e improvisada capilla de madera y lámina de cartón se quemó. Cada primer domingo del mes de enero la familia Hernández festeja a la Santísima Muerte con música de banda, flores, comida y oraciones. De igual manera, el 2 de noviembre también la festejan.

Los Hernández consideran que el número de creyentes que hay en Morelia se ha multiplicado al grado de que ya son cerca de 20 pequeños templos dedicados a adorarla. Algunas de las capillas se ubican en las colonias Lucio Cabañas, Loma Bonita, Santiaguito y cerca del Aeropuerto Internacional de Morelia, entre otros. Uno de los más visitados es uno que se encontraba sobre la carretera Pátzcuaro-Erongarícuaro, pero el sacerdote de la comunidad de Santa Ana mandó quitar el templo y las decenas de figuras que ahí se encontraban, dijo José Manuel Hernández, quien asegura que la Santa Muerte “puede iluminar nuestro camino, pero así como es buena es mala, por lo que no hay que abusar de ella”.

“Ella recoge a los que van a agonizar y se los lleva”, dice Guadalupe, quien asegura que desde que son fieles de su imagen, en su hogar hay paz y tranquilidad. Para ingresar al templo de la colonia Volcanes sólo fue necesario tocar a la puerta y una joven abrió. Se le pidió conocer el templo y tomar fotos, a lo cual accedió amable. Luego se solicitó información para Cambio de Michoacán a la familia. El templo se ubica al fondo de la vivienda, es un cuarto de por lo menos seis metros de frente por cuatro de largo. Hay por lo menos 16 figuras de la Santa Muerte, casi todas de más de dos metros de altura, hechas a mano y vestidas de múltiples maneras, con ropa negra satinada, encajes, telas de algodón y poliéster.

El recinto luce saturado de flores, amuletos, decenas de frascos con incienso, credenciales de elector, agua, frutas, prendas personales, cadenas, collares y pulseras, entre otros. En el templo también existe una imagen de la Virgen de Guadalupe y un Sagrado Corazón de Jesús.

Lupe, vecina de Prados Verdes, quien omite sus demás datos, es católica e incluso este Domingo de Ramos llevó palmas a bendecir, pero eso no impide que tenga mucha fe en la Santísima Muerte. Aunque alguna gente la utiliza para perjudicar a otros, mucha no y es muy milagrosa. A ella le ayudó para que su padre, quien fue detenido en la frontera al intentar cruzar a Estados Unidos, quedara pronto libre y sin problemas. A su sobrina la dejó sana y en buen estado, luego de un fuerte y peligroso accidente automovilístico, “ella la salvó”, dice.

Lupe, quien tiene una figura en su casa, también asegura que a la Santísima Muerte le gusta el tequila y otros vinos, incluso dice que al ponerle una botella en su altar, ésta se va consumiendo poco a poco, testimonio que también comparte la familia Hernández. Pero si se le promete una botella de tequila y no se le cumple, entonces puede haber consecuencias, como soñarla, verla o que se lleve a un integrante de la familia.

Oaxaca: entre devoción y polémica

Además de conmemorar la Pasión de Cristo en esta Semana Santa, cientos de fieles católicos oaxaqueños, libran su propia lucha en la fe al defender su devoción por la Santa Muerte. Esta es una polémica imagen que, aseguran, ha sido satanizada por desconocimiento y prejuicio. Localizado a 20 minutos de la capital oaxaqueña, San Pedro Ixtlahuaca es uno de los 418 municipios del estado que se rige bajo el Sistema de Usos y Costumbres, por lo que la mayoría de sus casi 10.000 habitantes, profesan la religión católica.

En un reportaje de Notimex, leemos que es ahí, en el 107 de la calle Libertad, donde hace tres años, Ericel López decidió erigir una capilla dedicada a la Santa Muerte. Dice que le debe no sólo la buena fortuna en sus negocios, sino también la propia vida al salvarlo de un accidente carretero y de una balacera en la que dos balas perdidas hicieron blanco en su cuerpo sin consecuencias fatales. Aunque Ericel, conocido en la comunidad como un pequeño y joven empresario, recuerda que su devoción tiene al menos 10 años de antiguedad.

Pero señala que fue hasta hace tres años que decidió levantar una pequeña capilla en su propia casa como muestra de agradecimiento a "La Santa", lo que despertó el enojo de otros pobladores. "Me llamaron 'satánico', algunos pidieron a la autoridad municipal que me obligara a quitarla o me la iban a quemar, pero les dije que no estaba usando un lugar público para hacer la capilla, ni la tenía en la calle', comenta. Agrega que 'la había hecho en mi casa y a mi casa eran bienvenidos todos los que quisieran verla, siempre y cuando fuera con respeto'.

Menciona que "muchos me dieron la espalda, hasta tíos y primos que siempre he estimado, pero no me importó, no le estaba haciendo mal a nadie". Asegura que, al final, muchos han entendido que la devoción por la Santa Muerte es igual a la de cualquier otra devoción a cualquier otro santo, aunque eso sí, "si le prometes algo, tienes que cumplirlo". Asimismo, presume, desde el 2005 a la fecha, el número de seguidores y visitantes de la "Niña Blanca" a su capilla, crece paulatinamente al igual que en todo el estado, y lo mismo se acercan niños, jóvenes, amas de casa, que trabajadores del campo, empresarios o profesionistas.

Por ello, decidido a demostrarle su agradecimiento a la venerada imagen, cada abril celebra en grande un aniversario más de la creación de su capilla, por lo que este año no fue la excepción. Racimos de globos blancos y coloridos festones con la imagen de la Santísima Muerte adornaron el amplio patio que dio cabida a al menos un centenar de personas, entre familiares de Ericel y seguidores de la imagen, así como dos conjuntos musicales.

En este festejo, la imagen de la "Gran Señora de la Noche" lució un fastuoso vestido rosa de encaje que resaltó entre las varias docenas de flores que enmarcan la ofrenda de velas, cigarros, dulces regionales y bebidas diversas. Para el festejo de este año, Ericel necesitó poco más de 100.000 pesos que, puntualiza, se quedaron cortos frente a todo lo que le debe a la Santa, quien "lo mismo escucha a pobres que a ricos, a gordos o a flacos, a blancos o a negros".

Sin embargo, apunta, por los prejuicios que existen en contra de la imagen, muchos aún son "seguidores de clóset", porque "les da miedo lo que les pueda decir la gente, lo que pueda pensar de ellos". De acuerdo a Tato, un joven estilista de la ciudad de Oaxaca, los "seguidores de clóset" -dentro de los que cuenta a al menos un par de sacerdotes- resultan ser los críticos más severos de esta devoción que no está peleada con la religión católica. Al contrario: "Todos los que seguimos a la Santa Muerte sabemos que primero que todo está Dios".

En medio del ligero olor a cigarro recién consumido que quedó frente a la pequeña imagen dorada de la Santa Muerte que mantiene en su estética del sur de la ciudad de Oaxaca, Tato reflexiona: "Creo que se ha satanizado la imagen por desconocimiento y por intolerancia". "Generalmente a quienes no les importa el qué dirán, son quienes abiertamente aceptan que son sus seguidores, como los ladrones, los narcos, las prostitutas o los homosexuales', agrega.

"Si nosotros pensáramos como algunos padres de la Iglesia Católica -señala-, entonces ¿qué le tocaría a la Iglesia? Donde hay sacerdotes pederastas, donde hay narcos católicos, donde hay violadores católicos, no, no podemos calificarlos a todos por unos cuantos". Sin embargo, acepta que ha visto llegar raterillos de medio pelo que le piden con gran fervor "tener un buen día" a cambio de una parte de las "ganancias", hasta prostitutas que sumergen los dedos en la pequeña fuente que acompaña a la imagen, como si fuera una especie de óleo sagrado.

De igual forma, dice, existen "personas con problemas mentales" que ocupan a la Santa Muerte para cosas oscuras como pedir la muerte de alguien u otras fatalidades. Sin embargo, también es común el uso de otros santos como la Virgen de Juquila o San Judas Tadeo, que también son usados para hacerle mal a la gente, "aunque eso no se dice". Para el arzobispado de Oaxaca-Antequera, esta devoción es una "desviación y deformación grave de la fe" que sólo refleja "el hambre de trascendencia de quienes no conocen a Dios, ignorancia religiosa o fanatismo".

Aunque los fieles a la Santa Muerte aseguran que al final de la vida, es ella quien guiará nuestros pasos hasta Dios, la Iglesia en Oaxaca niega rotundamente su existencia y afirma que ésta "no canoniza ni rinde homenaje a ideas, acontecimientos y realidades por más cercanas que sean al ser humano". Asimismo, destaca, "sólo canoniza personas de carne y hueso, quienes por sus virtudes heroicas comprobadas pueden ser modelo en el seguimiento de Jesucristo", por lo que ha llamado en numerosas ocasiones a sus fieles, a rechazar este culto.

Hasta el momento, el gobierno del estado no ha realizado ninguna acción para tratar de impedir el culto a la Santa Muerte, por lo que las disputas entre seguidores y contrarios en Oaxaca, se mantiene y pervive en los terrenos de la fe.

Festejo en Puebla

Custodio y seguidores del culto a la Santa Muerte alistan el primer aniversario al altar instalado en el Centro Histórico de esta ciudad, dio a conocer Miguel Sánchez González, guardián del altar en la calle 9 Norte 1204, a la agencia Notimex. En entrevista, señaló que a todo está listo para el convite que se llevará a cabo desde las primeras horas del próximo 15 de abril, mismo al que esperan la llegada de miles de seguidores de la también llamada 'Niña Blanca'. Para este primer aniversario se tiene previsto la celebración de tres rosarios, a las 10:00, 15:00 y 20:00 horas, la presencia de mariachis para interpretar Las Mañanitas, así como la degustación de antojitos mexicanos y tamales.

Calificó de incorrecto la celebración de misas, como ocurre en otros altares, al tiempo que señaló a su vecino de enfrente donde también existe otro altar, ya que 'eso es lo apropiado, porque el clero no acepta este culto y ningún sacerdote vendrá a hacer la misa'. Sánchez González reveló que este primer altar lo colocó como muestra de agradecimiento a la imagen, luego que le concedió varios milagros, entre ellos el pago de deudas y rescate de su negocio, dedicado a la venta de lociones, productos esotéricos, veladoras, hierbas secas y amuletos, entre otros.

'Hablé con ella (Santa Muerte) y le dije que si echaba la manita para salir adelante, nosotros (la familia) le haríamos un altar muy grande. Nos cumplió el milagro, rescaté mi negocio, salió para otras cositas, incluso para colocarle su altar', dijo. Desde hace un año, cerca de 300 personas al día visitan la imagen de dos metros de altura. Se trata de un esqueleto con un vestido en color dorado, ataviado de vistosos collares, en una mano sosteniendo una guadaña, mientras que en la otra carga un animal disecado, aparentemente un reptil.

A decir del custodio, la mayoría de las peticiones que hace los seguidores al llegar al local, con dimensiones de 20 metros cuadrados, es salud, y a efecto de la crisis va en aumento pedirle dinero. Sus visitantes le dejan flores, tequila, chocolates, frutas, dijes y cadenas de oro, y otros más dinero, la mayoría de ellos billetes de denominación no menor a los 200 pesos. 'Apiadarse de ellos y dejarlos otra vez en este mundo es de los milagros que más vienen a agradercele. Nos platican que han vivido esa experiencia, han platicado con ella. La gente cuando siente que ya se va a morir, le dicen: no me lleves y apiádate de mí. Y así se los cumple', dijo.

Invitó a la ciudadanía en general a acercarse a este altar el próximo 15 de abril, para que conozcan esta celebración y no juzguen a sus seguidores sin fundamento. En ese sentido, precisó que ellos no se sienten perseguidos por el gobierno federal o estatal como ocurre en otras partes de la República Mexicana. Miguel Sánchez informó que el rosario será guiado por Jesús Romero Padilla, uno de los custodios más reconocidos de la zona de Tepito, en el Distrito Federal, donde se cree está la cuna de los seguidores a la Santa Muerte, también conocida como: La Flaquita, Niña Blanca, La Borrachita o La Piadosa.

Fuente: Info-RIES nº 129 (20/04/09).