viernes, 14 de agosto de 2009

La Iglesia católica de Uruguay alerta sobre la secta Shimani, un grupo platillista


La actividad de "Casa Redención", situada en Uruguay es cuestionada por la Iglesia católica, que el pasado 7 de julio llamó a sus fieles a no participar de sus actividades. A través de un comunicado firmado por el Obispo de Salto, monseñor Pablo Galimberti, y del que se hace eco el diario El País, se hicieron tres aclaraciones.

"1) El mencionado grupo es ajeno a la Iglesia católica. 2) La devoción a San Pío de Pietrelcina (Padre Pío) debe asumir todos los aspectos de su vida, ya que fue un religioso que vivió y actuó siempre en obediencia a sus Superiores y en plena sintonía con todas las enseñanzas de la Iglesia católica y del Papa. 3) Exhortamos a los fieles católicos a no participar en las actividades de este nuevo centro".

En tanto, un alto número de público se ha congregado para el tercer día de actividades en la Casa Redención, ubicada muy cerca de la estancia La Aurora y de la Gruta del Padre Pío. Alrededor de 2.000 personas permanecían el mismo 7 de julio en el predio que ocupa el grupo de Shimani, la líder espiritual que sigue enseñanzas de un místico brasileño conocido como Trigueirinho Neto.

Reunión de la secta

Unas 2.000 personas, miembros de una congregación hasta ahora desconocida, se concentraron el pasado 6 de julio para participar de tres jornadas de oraciones en recordación al Padre Pío en el futuro Centro Planetario de Aurora, según explicaba el diario uruguayo El País. El movimiento era intenso en la víspera en San Mauricio, un paraje de campo en el departamento de Paysandú, a 25 kilómetros de la ciudad de Salto, y muy cerca de la gruta del Padre Pío y de la estancia Aurora, famosa por las presuntas visitas de naves y seres extraterrestres.

Aquí, en un predio de 30 hectáreas, se levanta la "manifestación física" de Casa Redención: el Centro Planetario de Aurora. La futura sede de este culto o congregación será una casona de "788 metros cuadrados de construcción interna, además de 397 metros cuadrados de galerías cubiertas, que deben manifestarse gracias a las donaciones espontáneas de colaboradores y amigos de diferentes partes del mundo", describe Shimani, líder de Casa Redención, en un texto publicado en la edición julio-diciembre 2009 del boletín Señales, del centro espiritual brasileño Figueira.

"La nueva energía de Paz, que fluirá del Centro Planetario de Aurora, es la que os permitirá vencer los obstáculos y vivir consciente y permanentemente la experiencia de cura interior y de cura suprafísica", sostiene el texto de Shimani, también conocida como Elisabeth César, quien hace tres años conducía en Montevideo los destinos del Grupo Raíz.

Allí, encabezaba tratamientos de sanación a base de lectura del aura en el Centro Infinito. En mayo de 2006, César, hoy Shimani, le dijo a un periodista de El País que asistió como paciente a una sesión, que quienes leen el aura tienen una experiencia distinta al resto de las personas: "formamos parte del proceso del contacto extraterrestre", explicó César. Y añadió: "todos los seres humanos, sin excepción, tenemos capacidades extrasensoriales, sólo que las tenemos dormidas. Algunos seres humanos las tienen despiertas y otros despiertas y activas".

Asistido por varios jóvenes, todos con vestimentas de monjes, un hombre que se identifica como Samuel dirige a un grupo que trabaja en Casa Redención. Los organizadores del encuentro de hoy omiten mencionar al Padre Pío y aducen que pertenecen a distintas religiones. Al retiro de tres días de encuentro, sólo accederán miembros de esta congregación y sus invitados.

"Agradecemos mucho el interés que han demostrado, pero no se permitirá el acceso a los periodistas", dijo Luján, horas más tarde, desde la secretaría de Casa Redención, ubicada en Barrio Jardines de Termas del Daymán. Luján, asistente de Casa Redención, explicó que quienes van a participar han enviado una ficha con todos sus datos de acuerdo a lo establecido por los organizadores y con bastante antelación, y que las invitaciones se hicieron "entre conocidos".

En el campo, además de la obra en construcción, fue levantada una carpa blanca de dimensiones pocas veces vista en el Interior del país para realizar los oficios religiosos. Trabajan en un área de 30 hectáreas con una plantación de 200.000 árboles frutales que hace poco tiempo adquirieran a un productor local. Allí, ayer, numerosos operarios de la construcción desarrollaban tareas en medio de los preparativos para el multitudinario encuentro de hoy. "No necesitamos prensa, somos sólo amigos que nos reunimos para la oración y en el futuro funcionaremos como Centro de Cura alternativa", dijo Samuel.

De acuerdo al texto de Shimani en el boletín brasileño, "hoy, el centro de cura Casa Redención ya es una realidad. (...) En la etapa actual del proyecto, estamos levantando las paredes de la sala de tratamientos, de los consultorios, del lugar de hospedaje para los curadores, de las salas de hidroterapia, de la casa de los guardianes y de una sala de recepción". Los guardianes, de acuerdo a los códigos del Centro Aurora deben "percibir, con el corazón, quiénes deben aproximarse".

Al lugar no es fácil llegar y no existen carteles indicadores, aunque los integrantes saben el recorrido de memoria después que dejan la ruta 3, antes del puente sobre el Río Daymán, por caminos de tierra. Por ser en un predio privado y una cuestión religiosa no tienen que pedir autorización a nadie, según las autoridades sanduceras.

Doctrinas y actividades

"Estamos aquí porque somos devotos del Padre Pío y es él quien manda esta energía a La Aurora, estar en este lugar es lo mejor que me puede pasar", explicó a El País una argentina que está relacionada con Casa Redención. Negándose a que sus testimonios fueran grabados y se le tomara fotografías, esta persona dijo que el lugar escogido para ese Centro de Cura está relacionado por la mística del Padre Pío y los avistamientos de naves espaciales que tienen la certeza se origina en La Aurora.

Los propietarios de la estancia La Aurora, donde se encuentra la gruta, explicaron que el evento que dura del 6 al 8 de julio no tiene vinculación con la familia Tonna y mucho menos con el Padre Pío. Casa Redención está a 12 kilómetros de la gruta de La Aurora y los pocos vecinos que habitan San Mauricio nada saben de los recién llegados.

Las integrantes de la comunidad católica que se reúnen en la capilla sólo saben que desde hace algunos meses vienen muchos obreros de la construcción y comentan que se incrementó el tránsito de vehículos por un camino que antes era prácticamente inexistente. "Se ve que es gente de mucha plata porque son todos autos muy costosos y por las chapas se ve que son de Paraguay, de Brasil y argentinos", comentó una catequista.

En un folleto en el cual el grupo explica quiénes son, se expresa que el Centro de Cura estará al servicio del Planeta y que el mismo se construye día a día con el servicio fiel y desinteresado del grupo de seres entregados a la tarea de manifestar la armonía, el amor al prójimo y la elevación espiritual, a través de la vida grupal. En la oración y el contacto interior, como bases del trabajo espiritual, encuentra el camino para la cura, unidos al amor y al conocimiento, dos columnas esenciales para el desarrollo de la tarea que se debe realizar.

Esta comunidad vive el contacto con los mundos internos, donde se desarrolla una conciencia más amplia, se impregna en el lugar de energías superiores, trabajo en la tierra y en él se vive una vida monástica que aspira a destacar los valores crísticos.

Entre el tiempo y el espacio

"En la semana anterior, durante una vigilia, Mainhdra se presentó como la Reina de la Paz y nos convocó a realizar ayuno los días 10, 11 y 12, y nos citó al campo de Casa Redención, a un lugar dentro del naranjal. Seguimos al pie de la letra la pauta entregada por ella y este día jueves 12 a las 13 horas, estábamos en oración en el lugar citado. Luego de mantralizar y orar, se abrió una coordenada de tiempo y espacio y Ella se manifestó, con mucha claridad y contundencia. Como ha sucedido en otros momentos, dentro del grupo alguien la vio y la escuchó, alguien sólo la escuchó, algunos la percibieron sin duda alguna y otros sintieron intensamente su presencia a nivel interno". Esto es parte de un texto (que incluye el mensaje de Maindhra) posteado por Shimani en febrero de 2009.

La estancia "La Aurora", un establecimiento agrícola- ganadero, existe desde 1918 y pertenece a la familia Tonna Rattin. No se encuentra en Salto, como es popular, sino en Paysandú, sobre la orilla sur del río Daymán. Su acceso es a través de un camino de tierra que se abre al oeste de la Ruta Nº 3. Aunque no se trata de una estancia turística, es un punto muy visitado por tener en sus cercanías la gruta del Padre Pío, declarado Santo por el Papa Juan Pablo II, y por las manifestaciones "extraterrestres" que se dice hace años ocurren allí.

El padre Pío de Pietrelcina, un sacerdote capuchino de nombre Francesco Forgione, fue un estigmatizado que llevó los padecimientos de la crucifixión en su cuerpo durante prácticamente medio siglo. Las llagas en sus manos, sus pies y el costado de su pecho eran permanentes: sangraban, no cicatrizaban, ni coagulaban. Se dice que recibió el don de la bilocación (la posibilidad milagrosa de estar en dos sitios a la vez) y el don de lenguas (saber idiomas sin haberlos aprendido). También que podía ver el corazón de los fieles y sanar a enfermos.

La capilla del Padre Pío, fallecido en 1968, fue inaugurada el 25 de mayo de 1987, cuando el sacerdote hubiera cumplido 100 años. Fue construida por Ángel María Tonna, fallecido propietario de "La Aurora". Aseguraba que el fraile se le apareció después de muerto y le dijo que construyera la ermita en ese lugar.

En Internet circulan audios de varias conferencias de Shimani. En una de ellas explica "El proceso de cura en Aurora". "Nosotros en este mundo tenemos algunas ideas muy planetarias de lo que significa curarse. Tenemos el dolor físico, algún dolor emocional, algún desequilibrio psicológico o alguna disociación mental. Y sentimos que la cura empieza y termina allí", afirma. Y agrega: "Pero realmente la cura tiene que ver con patrones mucho más profundos. (...) Aurora lo que intenta extraer para disponibilidad de todos es esa cura profunda, cósmica".

La primer premisa es que "vinimos a este mundo a ser sanos y felices" y, por lo tanto, es importante que la experiencia esté "plena de creaciones lo más sublimes posible". "La cura cósmica que nos trae Aurora intenta que comprendamos que debemos alienarnos en esa esencia que el creador depositó en el planeta de su origen y que nosotros a través del tiempo hemos ido distorsionando por los errores cometidos", señala.

Fuente: Info-RIES nº 145 (12/08/09).

No hay comentarios: