sábado, 9 de mayo de 2009

Los riesgos de la Iglesia de la Cienciología, que se extiende en Colombia


La Cienciología, blanco de duras críticas en varios países, busca en Colombia el reconocimiento oficial como comunidad religiosa. Aún no tiene personería jurídica, pero su vocera dice que ya iniciaron ese trámite, tal como informa el diario colombiano El Tiempo, en un artículo firmado por José Alberto Mójica.

Jairo Alonso Ramírez, un antioqueño de 50 años, distribuye, en la carrera 15 con calle 87, volantes que invitan a los transeúntes a diligenciar gratis una prueba de personalidad. ¿Tus fracasos pasados todavía te preocupan?, ¿te resulta difícil confesar todo y aceptar la culpa?, ¿comprarías a crédito con la esperanza de no retrasarte en los pagos? son tres de las 200 preguntas que conforman el test.

Carlos Ramírez no tiene ni idea de qué es la Cienciología, pero acaba de recibir el cuestionario que podría ser la puerta de entrada a esa secta. Su interés es mejorar sus relaciones personales, pero, cinco minutos después, deja las respuestas a medias y sale con la promesa de volver con el documento lleno. César Borda, encargado del contacto con el público en la Iglesia de la Cienciología en Bogotá, admite que el 10 por ciento de quienes completan la prueba -universitarios, desempleados, profesionales y amas de casa- decide seguir con el proceso en esta organización.

El camino por seguir es una serie de cursos que van desde los 15.000 hasta los 600.000 pesos, en los que, según cálculos de Borda, ya se han inscrito unos 20.000 fieles de esta naciente congregación. Cabe recordar que la Iglesia de la Cienciología acostumbra a incluir en las cifras de sus miembros a todas las personas que participan en sus cursos y actividades, lo que suele dar como resultado una cantidad elevada de adeptos, algo que se aleja de la realidad.

“No hay que tener fe en nada”

¿Qué es la Cienciología? En Internet se encuentran muchos documentos de desprestigio de esta práctica, que se promueve como la gran religión del siglo XX y que se ha hecho famosa porque entre sus seguidores están los actores Tom Cruise, John Travolta y Jack Nicholson. En Colombia, dicen sus directivas, se cuenta entre sus seguidores a funcionarios del Gobierno y políticos, cuyos nombres no revelan.

"En Cienciología no hay que tener fe en nada. Solo si se ha comprobado, es verdad. No hay dogmas de fe. Esta es una tecnología exacta que busca liberar espíritus y que abraza el sueño de hacer del mundo un lugar mejor", dice Ana Elena Ochoa, vocera del grupo. Según Ochoa, unos 40.000 colombianos han conocido y aplicado las prácticas de esta secta, que lleva en el país 33 años. En el mundo hay 10 millones, repartidos en 164 países.

El filósofo y escritor estadounidense L. Ronald Hubbard fue el fundador de la Cienciología y a él se le atribuye la frase: "Me gustaría comenzar una religión. Ahí es donde está el dinero", pero los seguidores de esta práctica dicen que jamás la pronunció. Hubbard, el 'profeta' de esta religión, tiene en cada una de las iglesias que han fundado sus seguidores una oficina en su honor, en la que se dispone una placa con su nombre, una máquina de escribir y un jarrón con margaritas frescas. Así ocurre, por lo menos, en las tres sedes que existen en Bogotá.

¿Un negocio?

En Estados Unidos, Canadá, Venezuela, Brasil y Ecuador ya se reconoce a la Cienciología como una comunidad religiosa. En Alemania, en el 2007, se publicó El libro negro de la Cienciología, de Úrsula Caberta, quien dijo que se trata de "una doctrina fanática y una forma de totalitarismo que pretende lograr el control de la mente de una persona, hasta el punto de cambiar su identidad y su voluntad". En Francia, fue acusada de ser "una banda de estafa organizada".

Sus seguidores en Colombia lo desmienten. "Esto no es un negocio. No promovemos cosas raras, solo el crecimiento de la mente y del espíritu. Tampoco seguimos a extraterrestres", sostiene Hernán Gamboa, de la junta directiva de esta organización. La Cienciología, dicen sus practicantes, no exige diezmo, aunque sí pide donaciones para campañas de difusión de libros y se cobra por infinidad de cursos. Además, de los cuestionarios de superación profesional ofrecen un contrato, pero para que la persona reciba un entrenamiento y se convierta a esta nueva religión sin fe.

Puntos clave para entender de qué trata

Los cienciólogos dicen que el hombre es ser espiritual inmortal. Su aprendizaje avanza mediante la auditación: un auditor revisa la evolución a través de un aparato llamado el E-metro. Aceptan a personas de diferentes religiones. Consideran que el espíritu ha tenido vidas pasadas y evoluciona a otras, tras la muerte. No veneran a un dios, pero luego de pasar ocho niveles tienen un contacto con un ser supremo.

Tienen un código de honor con 15 puntos o mandamientos. Uno de estos mandamientos es no abandonar a un compañero en necesidad, peligro o apuro. También establecen que nunca se necesita un elogio, aprobación o compasión. No le temen causar daño a otro en una causa justa. Tienen 21 preceptos del camino de la felicidad, un libro que invita a cuidar de sí mismos, a ser moderados y renunciar a la promiscuidad. Su fundador es L. Ronald Hubbard, (1911-1986), filósofo y escritor que investigó durante 50 años para crear la cienciología. Su obra incluye 3 mil conferencias, 500 novelas y 84 películas.

Los riesgos de esta práctica

Aunque en Colombia no ha suscitado controversias mediáticas, sus seguidores reconocen que han sido salpicados por las críticas surgidas en otros países. "¿Qué pasó con los primeros cristianos? Los echaron a los leones. Este es un movimiento nuevo del que la gente suele hablar sin conocer", añade Ana Elena Ochoa.

La teóloga Jenny Santamaría, quien realizó una investigación sobre tendencias holísticas y de la Nueva Era en Colombia -entre estas la Cienciología-, advierte que el crecimiento de esta práctica en el país tiene que ver con el auge mundial que invita a la búsqueda de nuevas espiritualidades. Sin embargo, Santamaría advierte sobre posibles peligros relacionados con una de las premisas de esta secta: la potencialidad del poder mental del hombre. "Como no hay una divinidad, todo gira alrededor del hombre, y, cuando este crea que domina todo, solo creerá en sí mismo, no necesitará a los demás y limitará su capacidad afectiva", cuenta la especialista.

Y añade que, aunque en la Cienciología se predica la libertad, está puede convertirse en esclavitud. "La verdad para ellos la reveló Hubbard. Terminan siendo robotizados, aunque se sientan liberados, porque siempre van a seguir lo que él recomendó".

Así buscan extenderse en el país

Para la organización de la Cienciología aumentar su redil es una de sus misiones fundamentales. Por eso, afirman, han distribuido miles de sus libros en la mayoría de bibliotecas públicas del país de manera gratuita. También han extendido sus preceptos a través de varias organizaciones cuya metodología también fue diseñada por L. Ronald Hubbard.

Una de estas es Criminón, que significa (no crimen), y que pretende resocializar a los internos de las cárceles a través de cursos de derechos humanos y sana convivencia. Según el Inpec, Criminón ha intentado, infructuosamente, ingresar a los penales del país. La más reciente fue hace algunas semanas, cuando se destapó un acercamiento entre las dos partes.

Según la directora del Inpec, Teresa Moya Suta, la fundación Escuela para una Nueva Vida -que representa a Criminón Colombia-, presentó una propuesta que consistía en dictar algunos cursos de manera gratuita, pero solo se quedó en eso: en una propuesta. "El instituto no tiene nada que ver con la Cienciología; parto de que no creo en esas cosas. Soy católica y creyente", dijo Moya Suta, y aclaró que el Inpec no puede imponer creencias religiosas de ningún tipo, porque Colombia es un país laico.

Por su parte, Karina Alférez, subdirectora de Tratamiento y Desarrollo del Inpec, recuerda que en el 2005 y el 2007 se presentaron propuestas similares, que la entidad rechazó porque consideró que no eran convenientes. "No prosperó nada, porque no eran viables para la institución. El Instituto no se puede comprometer a construir saunas para los internos ni a suministrar medicamentos como lo establecían las propuestas", explica Alférez, y aclara que, en ese entonces, los proyectos no eran gratuitos, porque por cada interno había que invertir más de un millón de pesos.

La funcionaria añade que, aunque en dichas propuestas no pretendían enseñar Cienciología, al revisar el soporte técnico encontró que sí se sustentaban en esta. "En algunos países la consideran una religión o una secta altamente peligrosa, y el Instituto tiene la obligación de proteger la condición psicológica de la persona privada de la libertad", añade.

Fuente: Info-RIES nº 131 (4/05/09).

2 comentarios:

sirenadelmar dijo...

Es la secta mas peligrosa que existe en el mundo, y se aprovecha de la gente ignorante, e ingenua y con problemas para ejercer sobre ellos su poder y arrancarles del bolsillo hasta el ultimo centavo... tengan mucho cuidado poque una vez que entran a esta secta no es facil salir de ella, los siguen persiguiendo y haciendo la vida imposible si salen de la secta... informence antes de dar un paso en falso. Hay muchas denuncias y procesos en contra de la Cienciologia en Francia quieren quitarles el permiso de ejercerla.

Felipe Stolen dijo...

Los Cienciologos en Colombia desconocen por completo las practicas de este movimiento (por no decir CUlto) en los estados Unidos, el Sr David Micavange (actual director), a manejado dicha organizacion como una mafia, el problema no son los que creen en esto, ya que es respetable cada quien en que cree, el problema son las practicas atroces de dicha organizacion en otros paises, les recomiendo el libro de Janet Reitman titulado "Inside Scientology", que habla con pruebas contundentes los horrores y mentiras de las personas que administran las cienciologia moderna.