viernes, 29 de mayo de 2009

Denuncian que la secta Creciendo en Gracia se ha introducido en las escuelas de Honduras


La secta Creciendo en Gracia sigue originando la polémica en los lugares en los que se encuentra, por toda Iberoamérica. En esta ocasión, el lugar es Honduras, y el caso se refiere a la enseñanza pública.


El último ejemplo lo hemos vuelto a encontrar en Honduras. Allí, según explicaba hace unos días el diario La Tribuna, la presencia de los seguidores de José Luis de Jesús Miranda, conocido como “Jesucristo hombre” y “el Anticristo”, mantiene en permanente lucha a la comunidad católica de Las Lajas, puesto que hasta los niños están influenciados con ese tipo de doctrina, que las propias autoridades de la Secretaría de Gobernación y Justicia calificaron como nociva, por difundir ideas que van contra la moral y las buenas costumbres.

Mientras la Iglesia católica no ha podido implementar clases de Biblia como parte de la formación en las escuelas públicas del país, los idólatras ya cuentan con su propia asignatura, gracias a la colaboración de maestros y directores de los centros de enseñanza pública que pertenecen a la secta. El coordinador general de la Iglesia católica de esta comunidad, Eddy Ricardo Mallorquín, manifestó que la doctrina que predica la secta del 666 es totalmente equivocada, porque le están inculcando a la gente una confusión, haciéndoles creer que su fe es la correcta y que la religión católica es mala.

“Lo peor de todo es que en las escuelas los maestros les imparten una clase a los niños para que se vayan instruyendo en ese tipo de doctrina, porque dicen que en nuestra Iglesia no les decimos la verdad, pero hay una sola Iglesia, que es la apostólica, como la nuestra”. Señaló que la presencia de los adoradores de la Bestia en esa localidad es un mal ejemplo para los menores, debido a que los están induciendo a que estén en contra de la Iglesia católica, y la ciudadanía está muy descontenta con lo que están implementando como educación.

Aclaró que el catolicismo no busca confrontarse con estas congregaciones, aunque ellos reciben insultos, pero tratan de ignorarlos porque ya conocen que están en contra de los buenos principios cristianos. “Todo depende de las autoridades, si les permiten operar a estas sectas que no son idóneas para la sociedad, porque nada de lo que hacen ha sido bien visto por nosotros y eso que lo confirmen las mismas autoridades del gobierno, porque ellos son lo que han permitido esto”.

Fuente: Info-RIES nº 134 (25/05/09).