sábado, 24 de enero de 2009

Obispos dominicanos: frente a las sectas, una formación más intensa


La más reciente carta pastoral del Episcopado Dominicano expresa su preocupación por la pérdida progresiva de los valores y la proliferación de la codicia, el poder y el desenfreno que han causado el “terremoto financiero” que ha estremecido al mundo.

En una carta pastoral con motivo de la fiesta de Nuestra Señora de La Altagracia, la Iglesia católica no hace referencia a la serie de escándalos sobre irregularidades y fallas institucionales que han indignado a la sociedad dominicana en los últimos meses, aunque sí condena conceptualmente la corrupción administrativa, el narcotráfico y la evasión fiscal.

En otra parte de la carta pastoral, los obispos dicen que “es un hecho la proliferación de grupos y sectas que pululan por nuestros ambientes, presentándose por los medios de comunicación, creando un estado de confusión religiosa”. Afirma que esos grupos prometen una “salvación fácil que crea falsas expectativas, en personas poco formadas que se dejan arrastrar, apartándose de la Iglesia y de los sacramentos. Por eso, agrega, se hace necesaria una formación más intensa para los discípulos misioneros.

El título de esta carta pastoral es “Pablo, modelo de discípulo misionero”. Por su interés, ofrecemos íntegra la referencia al fenómeno sectario que hace este documento del episcopado de la República Dominicana, a continuación.

“45. Es un hecho la proliferación de grupos y sectas que pululan por nuestros ambientes, presentándose por los medios de comunicación, creando un estado de confusión religiosa, prometiendo una salvación fácil que crea falsas expectativas, en personas poco formadas que se dejan arrastrar, apartándose de la Iglesia y de los sacramentos. Por eso se hace necesaria una formación más intensa para los discípulos misioneros”.

Fuente: Info-RIES nº 115 (19/01/09).