miércoles, 21 de enero de 2009

La muerte del hijo del actor John Travolta vuelve a poner de actualidad la Cienciología


El hijo mayor de John Travolta, quien murió el pasado 3 de enero a los 16 años, continuará viviendo como un ser espiritual inmortal, según las creencias de la Iglesia de la Cienciología, entre cuyos prominentes partidarios se encuentran el actor y su esposa. La autopsia a su cuerpo fue realizada el lunes en Bahamas, y si bien no hubo palabra oficial el director de la funeraria que recibió el cadáver, luego dijo que el certificado adjunto mencionaba "deficiencia cardíaca" como causa de muerte, según informaba Reuters.

Funerales cienciológicos

En apariencia, un funeral de la Cienciología consiste en prácticas que incluyen panegíricos, música, y un entierro o cremación asociados con otras religiones populares, dijo a Reuters un portavoz de la sede central de la Iglesia de la Cienciología en Los Ángeles. Pero los cienciólogos no creen en el paraíso o el infierno, aunque tienen la idea central de que los individuos han vivido antes y vivirán de nuevo, indicó el portavoz Tommy Davis. "No hay concepto de cielo o infierno. (Pero) un cienciólogo está interesado en el futuro, y en las generaciones futuras y en hacer un mundo que sea mejor", dijo Davis.

"La persona (misma) no se ha ido. Esta la pérdida de la presencia inmediata de esa persona en ese cuerpo y esa vida, pero ellos continúan. El espíritu (conocido en la Cienciología como el thetan) no muere", explicó Davis. Travolta, estrella de filmes como "Fiebre del sábado noche", "Pulp Fiction: Tiempos Violentos" y la reciente película de animación "Bolt", junto a su esposa, la actriz Kelly Preston, son importantes miembros de la Iglesia de la Cienciología, fundada en 1954 por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard.

Los ministros de la iglesia están autorizados para conducir funerales, bodas y otros rituales para sus miembros. Davis dijo que Hubbard, quien falleció en 1986, escribió varios servicios fúnebres que transmiten los ideales de la Cienciología y "celebran la vida de la persona que ha abandonado su cuerpo". "Los amigos y la familia tienen la oportunidad de decir adiós, de reconocer y agradecer a la persona por lo que hizo en su vida, y para desearles buen viaje mientras se desplazan a su nueva vida", dijo Davis.

Polémica en los medios

La trágica muerte del hijo adolescente de John Travolta, Jett, en las Bahamas, sigue siendo causa de debate en Estados Unidos. Muchas voces críticas arrecian ahora contra la Iglesia de la Cienciología -a la que pertenecen los Travolta- por considerar que los motivos religiosos pudieron ser la causa de que Jett no recibiera el tratamiento adecuado para la enfermedad crónica que padecía, explica la agencia DPA.

John Travolta y su mujer, la actriz Kelly Preston, regresaron con las cenizas del pequeño a su casa en Ocala (Florida), procedentes de Bahamas, donde pasaban las vacaciones de Navidad junto a su otra hija, Ella, de 8 años. La autopsia reveló que el hijo de Travolta y Preston murió por un ataque epiléptico, según una empresa funeraria de Bahamas. En el certificado de defunción figura "ataque" como causa de la muerte, dijo el empresario de pompas fúnebres Glen Campbell. "El cadáver estaba en buen estado", indicó. No había indicios de una herida en el cráneo.

En las primeras informaciones se especulaba que el adolescente, de 16 años, sufrió una convulsión y golpeó su cabeza contra el canto de la bañera. Según sus propios padres, Jett tenía un largo historial de ataques a causa de la enfermedad de Kawasaki, que provoca la inflamación de los vasos sanguíneos. Pero gente cercana a la familia, como Joey Travolta, el hermano del actor, se atrevieron a señalar que Jett sufría de autismo, una enfermedad que la Cienciología no reconoce. Coincidencia o no, los propios abogados de la pareja de estrellas de Hollywood confirmaron que el adolescente había dejado de tomar su medicación para los constantes ataques que sufría por considerar que ya no tenía el efecto deseado y ante el temor de que le produjera efectos secundarios.

Lo cierto es que Jett requería de atención constante y que dos niñeras lo vigilaban permanentemente, a pesar de ser un joven de 16 años. Era un niño especial y, según un amigo del hermano de Travolta, "bastaban cinco minutos con él para darse cuenta de que era autista". Pero la Cienciología, a la que pertenecen otras celebridades como Tom Cruise o Will Smith, rechaza la existencia de la enfermedad y por eso Travolta y Preston argumentaban que los ataques que sufría su hijo se derivaban de la enfermedad de Kawasaki. Esa es al menos la teoría de los críticos de la Cienciología, que creen que pudo tener mucho que ver en el hecho de que los ataques de Jett no fueran debidamente tratados. Ante el cúmulo de críticas, algunos miembros de la secta han salido al paso argumentando que sus creencias les impiden prohibir tratamientos médicos específicos.

Apoyo de otros famosos cienciólogos

Lisa Marie Presley envío sus condolencias a los Travolta por la pérdida de su hijo Jett y salió en defensa de la Cienciología, culto que profesa ella, igual que John Travolta y su esposa Kelly Preston. La hija de Elvis Presley arremetió contra aquellos que intentaron ligar la repentina muerte de Jett Travolta, de 16 años, con la Cienciología. "La mayoría de la gente y la prensa ha demostrado su comprensión y respeto, sin embargo hay quienes han utilizado esta horrible tragedia como una oportunidad para atacar y culpar, una vez más, a la Cienciología", declaró Presley en su página personal de "My Space", algo recogido por DPA.

La cantante asegura que los Travolta son "la gente más dulce del mundo" y que están pasando por la peor tragedia que unos padres pueden soportar. Presley añade de forma enfática que no es cierto que los seguidores de su credo no crean en los cuidados médicos, los doctores o las medicinas. "Como cualquier persona, si estás enfermo, vas al médico, y si un medicamento te mejora, te lo tomas. Si no lo haces, entonces eres un idiota. No puedes culpar a la religión", señala.

El actor estadounidense Tom Cruise defendió también a su secta de la Cienciología al lamentar la "horrible" muerte del hijo adolescente de John Travolta, una figura tan prominente como él de este grupo que asegura que no niega la medicación a sus seguidores, explica la agencia AFP. Con la voz quebrada, Cruise calificó de "horrible" el fallecimiento de Jett mientras la familia vacacionaba en su residencia de Bahamas.

"Es horrible. Es simplemente horrible. Tienes a un hombre, a los dos que son padres abnegados, son personas fantásticas", agregó el actor con dificultad para hilar sus ideas durante una entrevista en un popular programa de la televisión estadounidense. Cruise, que es muy amigo de Travolta y su familia, recordó el nacimiento de Jett y la emoción de entonces de su colega y Kelly. "Simplemente no tengo palabras para esto", apuntó.

Al ser consultado sobre las versiones de que la Cienciología reniega de algunos medicamentos e incluso niega ciertas patologías psiquiátricas, Tom Cruise dijo tajante que era falso. "Eso no es verdad, es incluso lo contrario. Te dicen 'ten tu médico, tu medicación y maneja tu enfermedad física'".

Reacción de la Cienciología

"La iglesia no se involucra en el diagnóstico o en la clasificación de cualquier condición médica", dijo a la cadena MSNBC Tommy Davis, miembro de Cienciología. "Los cienciólogos buscan tratamiento médico convencional para enfermedades médicas. Los cienciólogos usan medicamentos cuando están enfermos y también buscan la asesoría y tratamiento de médicos", agregó.

El hermano de Travolta, Joey, consideraba que Jett padecía autismo. Joey, relató el amigo, conocía de cerca este desorden ya que entrevistó a 65 jóvenes autistas para un documental llamado 'La gente normal me asusta'. Según el amigo, Joey "veía a su sobrino en cada uno de los 65 jóvenes que entrevistó. Con sólo pasar cinco minutos con Jett ya resultaba obvio que era autista, pero el cruel factor de la religión de sus padres hizo que éstos no lo aceptaran".

La Cienciología, explica el diario Daily Mirror, postula que las enfermedades mentales son psicosomáticas, y que la gente que las sufre son 'seres humanos defectuosos' y deberían ser tratados con sanación espiritual. Tanto John como Preston pensaron que los frecuentes ataques de apoplejía de Jett se debían al mal de Kawasaki que sufría desde que tenía dos años. Según algunos expertos, no hay relación alguna entre estos ataques y el Síndrome de Kawasaki.

Tom Cruise y su última película

Por otra parte, también ha sido objeto de polémica, sobre todo en Alemania, la última película que cuenta con la actuación de Tom Cruise, ambientada en la Alemania del nazismo. Según explicaba la revista española XL Semanal, últimamente ha salido más en los medios por su labor con la Cienciología que por su carrera. Ahora, con 46 años, se lo juega toda a una carta, la de su nueva película: Valkiria. Con la historia del nazi que quiso matar a Hitler confía en aspirar al Oscar por cuarta vez. Reproducimos la parte de la entrevista en la que habló sobre la Cienciología.

- «Estamos para ayudar» es un credo de la Cienciología. Usted es tan famoso como actor como cienciólogo. ¿Por qué hizo públicas sus creencias personales?

- Porque la gente quiere saber y yo no creo que haya que mentir ni ocultar nada. Creo en la libertad de expresión. Para mí, ser un cienciólogo es un privilegio, porque se trata de mirar a alguien y entender cómo puedes ayudarlo. Y, además, implica tener conciencia de que eres capaz de enfrentarte a cualquier problema... Y como a mí me ha ayudado, me gustaría mostrar a la gente cómo puede ayudarlos a ellos.

- ¿Cómo le ayudó a usted? Porque ese convencimiento le ha hecho tener muchos detractores.

- A los siete años, me etiquetaron de disléxico y aquello lo viví como una afrenta a mi dignidad. Me llevaba a preguntarme si yo era normal o idiota. Trataba de concentrarme, pero mi memoria era corta y sentía ansiedad, frustración, aburrimiento. Cuando me gradué, en 1980, era un analfabeto funcional. Nadie me dio una solución y yo quise saber por qué el sistema había fallado. Finalmente, ya de adulto, aprendí a leer perfectamente a través del método de tecnología de L. Ron Hubbard (fundador de la iglesia de la Cienciología). Cienciología quiere decir ‘saber el cómo’; hay herramientas para reconocer tus barreras y superarlas.

- ¿Se ha sentido manipulado por alguien o por alguna institución?

- ¿Manipulado?, ¡jamás! Ni por la industria del cine ni por nadie. Mi madre me educó con una habilidad: saber decir ‘no’. En el cine, incluso cuando empezaba, rechacé muchos proyectos. Creo que la dignidad personal conlleva la libertad personal de elegir; nadie te obliga a hacer determinadas elecciones.

Fuente: Info-RIES nº 115 (19/01/09).