viernes, 13 de febrero de 2009

Los mormones van a construir un templo en Córdoba (Argentina)


Con un fuerte apoyo financiero que proviene principalmente de Utah, en los Estados Unidos, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IJSUD) construye capillas y planea erigir un gran templo-catedral en Córdoba (Argentina). En la Capital ya hay 25 capillas, y 19 en el interior provincial. Por eso el diario La Voz del Interior le ha dedicado un artículo titulado “La Iglesia inversora”, firmado por el redactor Sergio Carreras.

Los edificios de tejas rojas, techos a dos aguas y fachadas rematadas con una fina aguja blanca se han convertido en una presencia cotidiana en numerosos barrios de la ciudad de Córdoba. Son las capillas de la IJSUD, las capillas mormonas, avanzada de un poderoso crecimiento edilicio que se verá coronado a partir de este año, cuando esta agrupación originaria de Estados Unidos comience a levantar un templo con características de catedral en la zona noroeste de la capital cordobesa, cercana al Estadio Chateau Carreras.

Aunque, según una reciente encuesta de creencias y actitudes religiosas en Argentina elaborada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), los mormones no alcanzan a ser el uno por ciento de los argentinos (0,9 por ciento), la secta deposita grandes expectativas de crecimiento en Latinoamérica y particularmente en Argentina. Hace tres meses, su presidente Thomas S. Monson anunció que uno de los 17 nuevos templos-catedrales que se construyen o se empezarán a construir en otras tantas urbes del mundo estará ubicado en esta ciudad, uno de los principales bastiones católicos de América latina. Otro de los templos mormones anunciados se levantará –nada menos– en Roma.

El templo de Córdoba

Todavía no se conocen los detalles del futuro templo cordobés, que vendrá a sumarse a las 44 capillas que existen en la provincia (25 en Capital y 19 en el interior), pero todos suponen que tendrá características imponentes. Solamente en erigir cada capilla, la IJSUD erogaría, según fuentes de la propia congregación, entre 600.000 y 700.000 dólares, pero en el caso de estos grandes templos suele dedicar entre 10 y 28 millones de dólares para cada uno.

Para el templo de Corozal, en Panamá, gastó 13 millones de dólares, en tanto que dedicó 28 millones de dólares para su edificio de Guayaquil, en Ecuador. En la meca mundial de los mormones, la ciudad estadounidense de Salt Lake City, en el estado de Utah, la IJSUD desembolsó 240 millones de dólares solamente para un gigantesco centro de conferencias ubicado junto al templo mayor.

"Va a ser una gran obra para los fieles de 10 provincias argentinas, que ahora no tendrán que viajar hasta el templo de Buenos Aires para casarse", dice Rubén Di Fini, de la Dirección de Asuntos Públicos de la IJSUD en Córdoba. Se espera que el templo, como su similar erigido en 1986 en Ezeiza, tenga también un hospedaje para alojar a los mormones que llegarán de paso desde las otras nueve provincias que incluye el distrito Córdoba, en un arco que nace en Jujuy y termina en Mendoza. "Esto también va a ser importante para la ciudad, en cuanto al movimiento económico y de gente que va a motorizar", agrega Di Fini.

Las capillas y templos que levanta en más de 80 países son motivo de orgullo para la IJSUD. Que sean bellos, limpios, modernos, tengan equipamiento de primera categoría y no se conviertan en una molestia para el entorno, es casi parte de la doctrina de la secta. Un detalle interesante es que las puertas de los templos mormones permanecen siempre cerradas para quienes no son del grupo. "Cuando el templo esté terminado, durante una semana o 10 días se dejará que cualquiera entre a conocerlo, pero después, cuando empiece a funcionar, sólo ingresarán los miembros que sean dignos", informa Di Fini.

Las finanzas mormonas

La fe mueve millones. El poder económico de la IJSUD es motivo de comentario y especulación en todo el planeta. La revista estadounidense Fortune la ubica entre los 500 mayores patrimonios empresarios del mundo, y Time lo calculó, años atrás, en 30.000 millones de dólares. Esta misma publicación le atribuye la propiedad de ranchos de miles de hectáreas, uno solo de los cuales, en Florida, está valuado en 850 millones de dólares.

También sería dueña de la compañía de seguros y finanzas Beneficial Financial Group y de la cadena de hoteles Marriot. En la última semana trascendió que la IJSUD habría hecho una oferta de siete mil millones de dólares para comprar Facebook, la exitosa red social de contactos en Internet. El principal modo de financiación que tendría la secta son las donaciones de buena parte de sus 13 millones de fieles de todo el mundo, pero especialmente de los estadounidenses, que aportarían más de 90 por ciento del total. La entrega del diezmo, 10 por ciento de los ingresos de cada grupo familiar, es una práctica con la cual se asegura una entrada anual calculada en ocho mil millones de dólares.

A diferencia de otras religiones, no paga sueldos a sus obispos y pastores, sino que cada uno de ellos debe ganarse el dinero trabajando en su oficio. "Tenemos un obispo que se dedica a limpiar piletas, otro que es rotisero y un médico", enumera Di Fini.

El poder económico de los "santos" los ha convertido también en blanco de duras críticas que los vinculan con agencias de seguridad e inteligencia de Estados Unidos. Se han escrito decenas de libros que ponen la atención sobre esa sospecha, que además les ha ganado el impedimento de que sus misioneros ingresen a Cuba y China, y atraviesen situaciones difíciles en Venezuela y Bolivia. Alfredo Silletta, especialista en sectas y religiones que dedicó un capítulo a los mormones en su libro Shopping espiritual, recuerda que "el gobierno estadounidense informó en 2005 que todos los misioneros mormones se retiraban de Venezuela luego de que fueran acusados por el presidente Hugo Chávez de servir de pantalla para el ingreso de paramilitares". En otro desgraciado hecho, dos misioneros fueron asesinados en Bolivia acusados de responder a "intereses norteamericanos".

Las autoridades locales de la IJSUD señalan que los mormones "están muy bien integrados a la sociedad cordobesa y no son un grupo cerrado ni sectario". "A todos se los alienta a relacionarse con gente, sean o no miembros de nuestra iglesia. No queremos que vivan encerrados, y además en muchas de nuestras actividades incluimos a personas que no son miembros", aseguran.

Su labor proselitista

Buscando nuevos santos. Los mormones, además de contar con un gran sustento económico, están muy bien organizados. Tienen sus institutos de formación para jóvenes y hasta sus oficinas de Servicios de Recursos de Empleo (especie de bolsa de trabajo), que funcionan en el centro comercial Garden, en calle Corrientes.

También, por supuesto, tienen sus misiones que organizan el trabajo de los "Elders", los muchachos de camisa blanca, corbata y pantalón oscuro que andan de a dos y salen a golpear puerta por puerta las viviendas de cada ciudad del país, con el Libro de Mormón bajo el brazo, tratando de salvar nuevas almas ante un apocalipsis que estiman próximo. Como dice la denominación de la IJSUD, están viviendo los "últimos días" y los únicos que se salvarán serán los mormones, los "santos".

"Todos creemos que Jesús va a volver, no sabemos cuándo, pero sabemos que estamos viviendo el fin de los tiempos", señala Di Fini. "De hecho, hay cosas del Apocalipsis bíblico que ya se están cumpliendo y todo nuestro trabajo es para preparar a la humanidad para cuando eso suceda. Pero eso no significa que estemos todo el tiempo asustando a los miembros con eso".

Las familias mormonas son instruidas para que siempre tengan en sus casas despensas con alimentos de reserva. Porque nunca se sabe cuándo puede suceder algo. Entre los seguidores argentinos se comenta que la IJSUD es dueña de cuatro o cinco grandes estancias en las que produce y acumula alimentos por cualquier percance, de donde también saldrían donaciones a países más pobres. Una de esas estancias está en cercanías de la localidad cordobesa de Isla Verde, casi en el límite con Santa Fe, y otra próxima a la ciudad bonaerense de Pilar.

Los recursos económicos de la IJSUD también alimentan generosas y en ocasiones cuantiosas donaciones que realiza a hospitales y organizaciones de bien público. La presidenta chilena Michelle Bachelet y la argentina Cristina Fernández de Kirchner (cuando era senadora nacional) tuvieron su foto con autoridades mormonas al recibir importantes donaciones para personas con discapacidades.

Chile, Ecuador, Brasil y México son los principales centros mormones a nivel mundial, luego de Estados Unidos, en cuanto a cantidad de fieles. En el país trasandino, 3,5 por ciento de la población profesa esa religión. Por eso las inversiones millonarias que salen desde Utah con destino a Córdoba y al resto de América latina son una apuesta fuerte a los frutos que conseguirán los miles de muchachos de camisa blanca que, todos los días, salen a buscar nuevos santos, golpeando a las puertas del subcontinente.

Fuente: Info-RIES nº 118 (9/02/09).

2 comentarios:

Marcos dijo...

Esta información es poco fidedigna. Algunas cosas son ciertas, otras muy especulativas, y otras completamente falsas.

A quien esté interesado de verdad le sugiero acercarse a un miembro de La Iglesia de Jesucristo y conversar con él o ella.

También puede visitar www.mormon.org, donde puede ver la doctrina que profesa la Iglesia (y que es, como se verá, un poco diferente que la que "informa" el artículo).

bruno dijo...

en esta pagina

http://version-inspirada.all-up.com/

esta la biblia inspirada en español