miércoles, 18 de enero de 2012

Colombia pagó a un radiestesista 1.450 euros para que no lloviera durante el campeonato mundial FIFA Sub-20


En el pasado mundial Sub-20 celebrado en Colombia durante el invierno (29 julio-20 agosto de 2011) pudo llover, pero no lo hizo. La organización contrató bajo pago de 1.450 euros a un radiestesista sexagenario que dice que con sus poderes puede controlar que llueva o no lo haga. No sólo dice que pueden encontrar agua, algo de todo punto contrario a la ciencia mediante un péndulo, sino que también afirma poder hacer que no llueva. Mientras tanto, los investigadores del Instituto de Física Teórica Landau de Rusia, perdiendo el tiempo, en lugar de consultar a este chamán. La pena es que este hombre no hiciera nada para parar las lluvias torrenciales de la segunda temporada del año en Colombia, donde murieron 76 personas.

Les dejamos con la noticia, tomada del periódico digital El Mundo:

El contrato de un chamán para ahuyentar la lluvia en la clausura del pasado Mundial Sub-20 de Fútbol, ha levantado una gigantesca ola crítica en Colombia.

Ahora se ha conocido que en agosto del 2011, fecha del campeonato, puesto que diluviaba a diario en Bogotá, los organizadores recurrieron a un personaje que conocían y con quien habían contado en el pasado. A Jorge Elías González, 66 años, un campesino apodado "El Señor de la lluvia", le pagaron el equivalente a unos 1.450 euros para que evitara que se aguara el espectáculo que cerraba la competición, como había ocurrido en la inauguración en Barranquilla. Si fracasaba y no detenía el aguacero, no recibía nada.

Y lo cierto es que lo logró porque aquél 20 de agosto cayó un torrente sobre el estadio antes y después de la celebración, pero ni una gota en el transcurso de la misma. Aún así, la Fundación Teatro Nacional, responsable de la organización, tendrá que responder a la Contraloría Distrital (una suerte de Tribunal de Cuentas municipal) y a la Fiscalía por considerarlo que no pueden destinar dineros públicos para pagar ese tipo de personajes. Sin embargo, González defiende su trabajo. "El invierno estaba goleando muy duro y traté de controlarlo en un 90%", explicó a la emisora local Doble W. Más que chamán dijo ser una persona que utiliza la "radioestesia", una ciencia [realmente, una pseudo-ciencia] que puede llegar a controlar el clima. "Es un don con el cual el creador me mandó al mundo" y que heredó de su padre. "Lo mío es controlar la lluvia pero tampoco soy un dios", añadió el agricultor, que vive en una finca apartada en Dolores, población del Tolima, centro del país.

Aseguró que también prestó sus servicios en la toma de posesión del Presidente Juan Manuel Santos, de agosto del 2010, que tuvo lugar en la capital colombiana. Desde una terraza, con su péndulo y sus particulares sapiencias y artes, logró su cometido.

Con ocasión de la clausura del Mundial, se trasladó durante 20 días al Parque Simón Bolívar de Bogotá, en el occidente de la ciudad, porque ese lugar, indica, posee una energía especial que resulta esencial para su labor. "Hoy día todas las sociedades analizan otras comunidades que tienen una relación más estrecha con la Naturaleza", le dice a elmundo.es Marta de Pizarro, directora de la Fundación mencionada y persona de trayectoria impecable. "Como antropóloga creo que hay dos formas de mantener esa relación, la cartesiana, que es la ciencia occidental, y otras que desarrollan con la Naturaleza una relación más estrecha y son capaces de transformarla. En Medicina se ha certificado esas tradiciones milenarias que también miran el cuerpo humano de una manera distinta".

Molesta por el sesgo que se le ha dado a la contratación de González, recuerda que "fue un espectáculo de categoría mundial", realizado por colombianos, que contó con el aplauso generalizado. Además, tuvieron solo cuarenta y cinco días para montarlo y tuvo un costo bajo -1.600.000 euros- en relación a lo que hicieron en otros países. "El Presidente de la Fifa dijo que era el que más le había impresionado", indicó. La Fundación Teatro Nacional, de carácter privado, llevaba una década contratando a Jorge Elías González para sus actos principales al aire libre, siempre con buenos resultados y jamás tuvieron un problema. Además, en este país, en especial en Bogotá, donde los aguaceros son una pesadilla diaria y hay respeto por los chamanes, esa práctica es común. Evenprto, una firma que realiza conciertos, cuenta con ellos para detener la lluvia, al igual que Casa Ensamble, un prestigioso centro artístico bogotano.

Fuente: El Mundo.es