sábado, 7 de septiembre de 2013

Los mormones admiten y corrigen "errores" en su revelación relativos a la poligamia y al racismo

Una supuesta revelación de un ángel dada a Joseph Smith (en la foto) en 1827 provocó que tres años más tarde se publicara el Libro de Mormón, también llamado “El Otro Testamento de Jesucristo”. El movimiento religioso, considerado una secta por el cristianismo, se conoce con el nombre oficial de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IJSUD), tal como informa el medio Noticia Cristiana.

Ya que la Biblia no les parece suficiente, los mormones utilizan una serie de libros para apoyar sus creencias como el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio. Además, tienen un grupo de líderes que forman el Quórum de los Doce Apóstoles, y cuyas decisiones se consideran equivalentes a la palabra de los apóstoles de Jesús (véase aquí un artículo que comenta algunos aspectos de esta “revelación abierta”). 

Modificaciones doctrinales

En abril de 2013, el mormonismo decidió anunciar una nueva versión de algunos de sus libros, incluyendo comentarios interpretativos y modificando algunas de sus doctrinas establecidas por su fundador. La última revisión de los textos mormones se publicó en 1981, algo que ocurre de vez en cuando, ya que el gobierno de los EE.UU. prohibió oficialmente revelar ciertas prácticas. Este año, sin embargo, es más profundo.

La declaración oficial publicada en el sitio web oficial de la IJSUD dice que sus editores llegaron a una decisión “después de ocho años de trabajo”. Los editores hicieron cambios en los textos que supuestamente fueron revelados por el ángel Moroni a Joseph Smith: “La intención era modificar las preguntas que eran confusas… errores gramaticales confusos… corregir errores en las guías de estudio e incorporar hallazgos históricos recientes en los sectores de Doctrina y Convenios”.

Las revisiones en la doctrina no son insignificantes, porque admiten errores y cuestionan la infalibilidad de una revelación especial. Sobre todo si se modifica varias veces y se deja llevar por los líderes mormones, es porque lo consideran importante debido a los cambios en la forma de pensar de la sociedad.

Dos temas principales: poligamia y racismo

Los cambios significativos desafían dos grandes errores históricos presentes a lo largo de los 180 años de tradición de este grupo religioso. Las dos nuevas “declaraciones oficiales” que aparecerán en la edición impresa de los libros a partir del año 2013 se ocupan de las cuestiones controvertidas de la historia de la secta: la poligamia y el racismo. El material está llegando a otros países donde hay iglesias mormonas.

El objetivo parece ser que están “tratando de acercarse para ser vistos como una denominación cristiana… y esto es un paso importante en este proceso”, dice Kyle Beshears, estudioso e investigador de la apologética. Aunque Joseph Smith enseñó el “matrimonio plural”, basándose en el relato bíblico de Abraham, después de recibir una “nueva revelación”, el presidente de los mormones, Wilford Woodruff, publicó un manifiesto para el cambio, afirmando que la monogamia fue aceptada por la IJSUD y enseñada desde el 6 de octubre de 1890. Sin embargo, muchos seguidores del mormonismo mantienen la práctica hoy.

Según Beshears, es muy difícil de conciliar las ideas de Smith en la Declaración Oficial 1, de 2013, debido a la sección 132 de Doctrina y Convenios que dice claramente que la poligamia es un aspecto de la “alianza nueva y eterna”. Los versículos 61 y 62 dicen: “Si un hombre se casa con una virgen y desea desposarse con otra, y la primera consiente, y él se casa con la segunda, y son vírgenes, y no han dado su palabra a ningún otro, entonces queda justificado; no puede cometer adulterio, porque le son dadas a él; pues no puede cometer adulterio con lo que le pertenece a él y a nadie más. Y si le son dadas diez vírgenes por esta ley, no puede cometer adulterio, porque a él le pertenecen y le son dadas; por tanto, queda justificado”.

Con la Declaración Oficial 2 también se modifica un artículo de Doctrina y Convenios que no permite a los negros ser ordenados sacerdotes y tampoco tienen acceso al más alto nivel de la salvación después de la muerte. La razón sería la maldición que se menciona en el Libro de Mormón en 2 Nefi 5:21-23: “Y él había hecho caer la maldición sobre ellos, sí, una penosa maldición, a causa de su iniquidad. Porque he aquí, habían endurecido sus corazones contra él, de modo que se habían vuelto como un pedernal; por tanto, ya que eran blancos y sumamente bellos y deleitables, el Señor Dios hizo que los cubriese una piel de color obscuro, para que no atrajeran a los de mi pueblo. Y así dice el Señor Dios: Haré que sean repugnantes a tu pueblo, a no ser que se arrepientan de sus iniquidades. Y malditos serán los descendientes de aquel que se mezcle con la posteridad de ellos; porque serán maldecidos con la misma maldición. Y el Señor lo habló; y así fue”.

El apologista Beshears explica que “la respuesta puede ser encontrada en el ambiente cultural en los Estados Unidos en los siglos XIX y XX. La Iglesia de los Santos de los Últimos Días fue influenciada por el racismo fuerte, que fue visto en todas las facetas de la vida americana durante más de 200 años”. Beshears es enfático: “aunque los líderes actuales no resuelven los problemas teológicos acerca de la poligamia y el racismo… al menos corrigieron las doctrinas falsas y peligrosas de Joseph Smith”.