lunes, 27 de febrero de 2012

Los misioneros españoles en América, preocupados por las sectas

Las sectas y los derechos de los indígenas son las principales preocupaciones de los sacerdotes misioneros en América que se han reunido durante cinco días en Brasil en el Encuentro de sacerdotes misioneros de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA), organizado por la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de la Conferencia Episcopal Española.

Así, en una información que recoge la agencia Europa Press, han indicado la “urgencia” de dar consistencia formativa a la religiosidad popular que subyace en las comunidades con el fin de “contrarrestar la ofertas pseudorreligiosas de las sectas”, de proteger y defender los derechos de los indígenas, entre otros, el derecho a la propiedad de la tierra y de desarrollar una actividad misionera en los grandes núcleos urbanos donde llegan “riadas” de personas procedentes del mundo rural.

Además, los participantes han subrayado la prioridad pastoral en la dimensión familiar, con atención al matrimonio; la dimensión vocacional; la preocupación por la vida humana; la dimensión pastoral educacional “que garantiza la dignidad de las personas y libera a los jóvenes del analfabetismo”; y la dimensión pastoral de la reconciliación ante “tanta violencia que se vive en numerosos países americanos”.

Sobre la situación en Brasil, el profesor Eloy Barreto ha destacado que, entre las principales preocupaciones sociales, se encuentra “la fractura, cada día más pronunciada, entre las dos grandes clases sociales, los ricos y los pobres”, quedando la clase media, según ha indicado, “reducida a la inexistencia”.

Los 78 misioneros que han asistido -de los 333 que desempeñan su labor en América- han sido recibidos por el delegado nacional y el subdelegado de la OCSHA en Brasil, Víctor Hernández y Luis Miguel Modino, respectivamente.

Concretamente, desde España han asistido el arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, monseñor Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo, y el director de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil. Asimismo, han participado diez misioneros de Argentina, 21 de Brasil, cinco de Chile, uno de Colombia, cuatro de Ecuador, otros tantos de EE.UU., uno de El Salvador, tres de Guatemala, tres de Honduras, dos de Paraguay, ocho de Perú, tres de Uruguay y otros tres de Venezuela.

Fuente: Europa Press