jueves, 16 de febrero de 2012

La secta-iglesia de la Cienciología y la esclavización de sus niños

Shane Kelsey es un joven australiano de 21 años, que ingresó con sus padres en la secta-Iglesia de la Cienciología cuando solo tenía seis años, ha decidido contar su espeluznante historia para el programa «Today Tonight» de Channel 7.

Shane tiene ahora 21 años de edad. Hasta hace poco más de un año que nunca había utilizado Internet, ni visto la televisión ni seguir los medios de comunicación social. Estaba viviendo apartado del mundo. La consigna era: "no tienes autorización para leer más libros que los de Cienciología". Tal y como dice Shane, fue hecho prisionero y le indujeron a que viera a "los otros", los no cienciólogos como inútiles, estúpidos y patéticos. "Viví en un garaje hasta que en mitad de una tormenta se inundó y su madre lo trasladó al armario bajo la escalera, de 2x1 metro de espacio". 

Los cuarteles generales de Cienciología en Australia están en un barrio de Sydney, Dundas. La RPF, "Fuerza Proyecto de Rehabilitación", en su traducción española, es el lugar donde los cienciólogos llevan a los que castigan dentro de la organización, donde les forman, y donde penan por sus delitos, delitos que son niñerías para la gente al otro lado de la puerta, fuera de la secta. No quieren que se sepa que está allí ocurriendo, es como un gulag soviético. Y sigue pasando. 

Los padres de Shane Kelsey se hicieron cienciólogos, así que él, con 6 años pasó a depender de la organización. A los 8 años firmó un contrato con la secta-Iglesia, un contrato que le obligaba por mil millones de años a estar disponible para la secta. El contacto con sus padres era una vez por semana, la disciplina era férrea, militar para el chico, con 35 horas a la semana de duro trabajo cuando cumplía 8 años. Sin salario, sin recompensa, esclavo. Luego sus padres fueron separados, alejados de él; el padre llegó a conseguir dejar la secta. Shane quedó dentro. 

Al empezar el día, la tarea militar matutina incluía saludar a la causa intergaláctica de salvar a la humanidad, tal y como las creencias de la ciencia ficción de Cienciología, nacidas de los comic de L. R. Hubbard, pues esta era la actividad primera del fundador de esta organización. Además, el uniforme color negro siempre en el trabajo, una completa militarización que hace más fácil la obediencia. Los estudios escolares no interesan para el grupo, es lo de menos, sólo la instrucción con las obras de Hubbard. Cuando el grado de escolaridad ya no es necesario por la ley civil, los niños son sacados de la escuela. Así, a los 14 años, el trabajo era de 7 días a la semana, 14 horas al día, es decir, 98 horas semanales.   

A finales de 2010, su padre, Adrian Kelsey, que salió del grupo sectario, decidió rescatar a su hijo Kelsey. Los problemas y amenazas fueron infinitos. La presión inaguantable. 14 meses hicieron falta para lograr el primer desenganche. Mientras, la madre, Lesley sigue dentro. Y muchos otros niños, que aún no saben que existe otro mundo ahí fuera, y que es un mundo donde pueden ser libres.





Fuente: Today Tonight