viernes, 4 de abril de 2014

Sudáfrica: "pánico satánico" ante la oleada de crímenes ocultistas

La Policía investiga hasta 48 crímenes relacionados con el ocultismo en los alrededores de Johannesburgo, mientras cunde el pánico entre la población, según explica Jaime Velázquez, el corresponsal del diario español ABC en Johannesburgo.

Thandeka Mogantesi y Chwayita Rathazayo, de 15 y 16 años, fueron encontradas sin vida el pasado 19 de febrero en un descampado de Dobsonville, Soweto, vestidas con sus uniformes del colegio. Presentaban cortes en las manos y en el cuello. Los investigadores hallaron velas negras y cuchillas de afeitar en la escena.

Dos compañeros de clase de las víctimas, Thiko y Tumelo, fueron arrestados en conexión con el asesinato. Desde la cárcel, declararon estar poseídos por el diablo. Fumaban porros, leían la Biblia satánica y sacrificaban animales. Bebían sangre.

Tumelo conoció el satanismo en un concierto, y comenzó a buscar información en Internet tras escuchar que esta práctica le traería poder y riqueza. Para los jóvenes de estos barrios marginales de Johannesburgo, víctimas frecuentes del maltrato y los abusos, salir de la miseria y el tormento parece obra de un pacto con el diablo.

Quemada viva

Es el último asesinato ritual que investiga la Policía sudafricana. En otro incidente separado, tres hombres fueron condenados a cadena perpetua el pasado jueves por el asesinato de una joven de 16 años. Hace meses, una menor fue quemada viva en un suceso similar.

Sólo en la comarca de Johannesburgo, la Unidad de Prácticas Religiosas Perjudiciales de la Policía investiga hasta 48 crímenes relacionados con el ocultismo en los últimos tres meses.

Los tabloides sudafricanos publican blanco sobre negro cada día nuevos supuestos casos, orgías satánicas de marihuana y sexo, acrecentando los temores de una sociedad donde las creencias en lo sobrenatural están profundamente arraigadas.


Aumento de jóvenes de raza negra en estas prácticas

El pastor evangélico Hennie de Jager, teniente coronel de la Policía y director provincial de la Unidad de Prácticas Religiosas Perjudiciales, convocó una rueda de prensa para alertar a los padres sobre el incremento del número de jóvenes, principalmente de raza negra, envueltos en prácticas ocultistas.

Según de Jager, los adolescentes son captados con promesas de riqueza y poder, se les administran drogas y se les obliga a participar en rituales que a menudo incluyen violencia y abusos sexuales.

De Jager pidió a los padres que estén atentos a cualquier signo de que sus hijos puedan haber caído en el satanismo. Los síntomas incluyen «rebelión, baja autoestima, consumo de drogas y alcohol, cambio de amistades, marcas en el cuerpo, maltrato animal, dejar de ir a misa con la familia o un interés inusual en libros o películas ocultistas».

La Policía no ha desarticulado hasta ahora ninguna secta que capte a adolescentes con estos fines y no ha aportado ninguna evidencia sobre la existencia de tales grupos. El coronel De Jager rehusó hablar con ABC para confirmar estos indicios y se remitió al contenido de su rueda de prensa. Pero los mensajes de las autoridades han desatado ya la psicosis colectiva.

«Es el pánico satánico», explica Nicky Falkof, doctora en Humanidades y Estudios Culturales de la Universidad de Witswatesrnad. «Es el pánico moral; un peligro imaginario en el que depositamos nuestros miedos. Nos facilita un enemigo que representa todos los males de la sociedad».

«Lo cierto es que no existe culto satánico en Sudáfrica. Los medios difunden la información y cuanto más hablemos de ello, más chicos emularán lo que oyen en las noticias, más chicos se llamarán a sí mismos satánicos. La mayoría encuentra la información en Internet, de grupos que se autodenominan satánicos o de propaganda ‘antisatánica’ de grupos evangelistas».

Pero los satanistas en Sudáfrica existen. Christina Engela, miembro de la Alianza Pagana de Sudáfrica y autora del estudio «Satanismo. La prueba del ácido», los cuenta entre sus amigos. El satanismo es una religión individualista, por lo que sus practicantes no suelen «reclutar» a otros miembros, asegura Engela. En Sudáfrica no existen iglesias satánicas y sus rituales suelen ser privados.

La asociación defiende los derechos en Sudáfrica de las religiones paganas, y rechaza que los ritos satánicos incluyan abusos sexuales, sacrificio de animales o violencia, aunque reconoce que puede haber grupos pseudo-satanistas que no conocen la religión y adultos que invocan el nombre del diablo para atemorizar o embaucar a sus víctimas.

Los satanistas se defienden

«La mayoría de los signos, como la cruz invertida o el número 666, no tienen en realidad nada que ver con el satanismo», asegura Engela a ABC. «Gente fácil de impresionar o con problemas sociales o psicológicos se identifican con la imagen que propagan los medios y comienzan a actuar de acuerdo con la leyenda creada por ellos, cometiendo abusos, asesinatos, porque eso es lo que se supone que hacen los satánicos».

Aunque sólo sea por algo que leyeron en Internet, aunque esas marcas que se dibujan en los brazos no tengan fundamento alguno, lo cierto es que algunos jóvenes sudafricanos han encontrado en el satanismo el vehículo para cometer las más terribles atrocidades.

«Los chicos del crimen de Dobsonville fueron víctimas de abusos. La gente con fuertes creencias místicas pueden llegar a identificar todo el mal que han vivido con el diablo. Creerán en ello realmente. Pero no se trata de eso. Lo que debemos preguntarnos es por qué tenemos una sociedad tan violenta, por qué nuestros jóvenes son capaces de estas atrocidades. Hay algo profundamente enfermo en este país».

«Es más fácil para nosotros no asumir la culpa. Si todo esto está ocurriendo porque nuestros jóvenes crecen en una cultura de violencia, entonces somos responsables. Si ocurre porque han sido envenenados por el satanismo, entonces no es culpa nuestra».

Al final de apartheid

La alarma por los crímenes rituales en Sudáfrica comenzó en los años 80, en los últimos años del régimen racista del apartheid, principalmente entre la minoría blanca que no se ajustaba a las reglas. El satanismo se asociaba con el divorcio, la homosexualidad; con la degeneración moral que traería el final de la segregación racial: el desmoronamiento de los valores minoría blanca sudafricana.

Hoy, apunta Falkof, es un mecanismo para «demonizar» a la juventud negra. «Es una buena manera de disciplinar a la juventud. En este país hay una gran tensión entre la modernidad y la tradición. Existe la percepción de que la juventud negra está fuera de control. No respetan el sistema, no respetan a sus padres como debieran. Los jóvenes son peligrosos y deben ser controlados», explica.

El «pánico satánico» ha cundido en los «townships» (municipios) azotados por el consumo de drogas, la violencia y la falta de expectativas de los jóvenes de la Sudáfrica post-apartheid. Lo utiliza, incluso, el gubernamental Congreso Nacional Africano. «La oposición es satánica», publicaron recientemente los tabloides, con enormes letras blancas sobre fondo negro.

Fuente: ABC