domingo, 18 de marzo de 2012

Las sectas en Irlanda: una mirada al país vecino

Tras el día de S. Patricio, evangelizador de Irlanda, ofrecemos a nuestros lectores un sucinto artículo sobre la situación de las sectas y la legislación en este país, ya que el pasado 19 de mayo de 2011, se dirigió una pregunta a Mr. Shatter, Ministro de Justicia e Igualdad del gobierno de Irlanda, por el diputado Paschal Donohoe, donde le transmitía si era consciente del peligro que representa para Irlanda la existencia de sectas, si tiene el gobierno un grupo de trabajo sobre el tema, y si habrá una declaración sobre este asunto en algún momento por parte del ejecutivo. Dicha pregunta fue realizada a petición del director de “Dialogue Ireland”, organización benéfica de dicho país que trabaja para promover el conocimiento y la comprensión de los nuevos movimientos religiosos y las sectas en Irlanda, que ha publicado el siguiente extracto de lo acontecido el 4 de febrero de 2012 abriendo en su blog un debate acerca de esta problemática y la legislación existente en el país. Ponemos a su disposición una casi total traducción del texto, que nos permitirá acercarnos un poco a la situación tal y como se vive en este país. Cualquier mala traducción e interpretación errónea sólo será debida a D. Vicente Jara, miembro de la RIES. Notar también que la RIES no tiene por qué coincidir con todos y cada uno de los puntos presentados en este artículo, ni con la misma entidad "Dialogue Ireland".

La actual legislación de Irlanda es suficientemente específica. Así, en su “Acta de Beneficiencia”, de 2009, especifica que las donaciones dejan de ser tales en el caso de grupos cuando se persigue una obtención de beneficios, o existe manipulación y presión psicológica sobre los miembros o los seguidores. Por otro lado este aspecto no es un asunto referente a la libertad religiosa, sino sobre la influencia grupal y la influencia indebida. No están bajo escrutinio las creencias de nadie, sino las acciones que resultan del abuso de poder, la manipulación y el control que lleva a la pérdida de la libertad. Sin duda que existe la afirmación de que “lo que para una es una secta para otro es su propia fe”, una expresión que lleva al relativismo de las creencias en cualquier tipo de sectas. Usando una analogía médica, ¿acaso el cáncer de una persona es la salud para otra? La mayoría de la gente sabe que Corea del Norte es un estado totalitario, sectario, y que Corea del Sur es una democracia. Mucha gente entiende que la Iglesia Católica es una confesión genuina dentro del cristianismo, pero también saben y conocen que hay casos de tendencias sectarias y abusos y actos de pederastia sobre niños y adultos vulnerables. No obstante, no es el contenido religioso o teológico el que define lo sectario, sino si existe un control y una remoción de la autonomía de la persona llevándola a la infantilización. La gente puede distinguir un centro de psicoterapia genuina y seria de otro que lleva a la pérdida de la independencia mental. Un grupo como “Casa de Oración”  ha pretendido ser una expresión fiel del catolicismo, habiéndose no obstante involucrado en un sistemático abuso del líder sobre algunos seguidores, junto con escándalos financieros, y teniendo una pequeña cohorte de personas de escasa capacidad de pensar racionalmente. 

Tampoco hay problema en que los Testigos de Jehová  crean en Jehová tal y como ellos lo interpretan, pero cuando defienden que un miembro adulto no puede someterse a una transfusión de sangre, esa creencia no se puede sostener en una sociedad democrática. Si bien una persona puede negarse a una intervención médica por una cuestión de creencias personales, esto no ha de darse cuando esas ideas han sido inducidas por el pensamiento y creencias del grupo. Si bien los Testigos de Jehová son declarados no culpables en los juicios, debería haber un escrutinio por parte de un comité ético de este tipo de creencias. No hay ningún especialista en Biblia en el mundo que pueda apoyar su interpretación de las transfusiones de sangre, y no hay ninguno de entre ellos que pueda defender ese punto de vista. Las consecuencias son la violación de los derechos de los niños y los miles de ellos muertos por estas creencias.

Tony Quinn se las ha arreglado para reunir un grupo de personas bajo su influencia y control, dejando a muchos de ellos vulnerables psicológicamente. Hemos constatado que muchas buenas personas son incapaces de liberarse de estos condicionamientos. A Cienciología le gustaría “clarificar” [convertir en cienciólogos] a todo el planeta, lo que lleva a que sea normal que Alemania les considere como un peligro y amenaza a su Constitución. Aquí en Irlanda se las han arreglado para “arruinar” a un buen número de personas pero no han logrado avanzar en conseguir el estatuto de religión, como ellos pretenden. No han conseguido tampoco estatuto de Entidad Caritativa. Su fundador, L. R. Hubbard, intentó implantar Cienciología en Sudáfrica en el momento álgido del apartheid. Decía que resolvería el problema del racismo! Luego intentó ir a Rodesia para implantar una especie de “Hubbarciudad” allí.

El señor diputado Paschal Donohoe dará cuenta de que secta es una palabra camaleónica que adquiere tintes diversos según el contexto subjetivo de los referentes, no existiendo un criterio claro, específico, manejable y universalmente aceptado para la identificación de las sectas. En la democracia constitucional de Irlanda está la garantía constitucional del artículo 44 de libertad religiosa y libertad de conciencia. Convicciones de una persona sobre el sentido último, el sentido de la vida, el propósito de la existencia, cómo vivir una vida digna y de valor, son una parte de la intimidad personal vital y del pensamiento sobre la existencia. Es claro que lo que para una persona es una secta para otro es su fe personal. 

No obstante, nadie puede participar en una conducta dirigida contra una persona causándole importante malestar, incluso forzándola a pertenecer a un grupo religioso en concreto. Es interesante recordar aquí la sección 10 del “Acta Contra las Personas por Ofensas No Mortales” de 1997 donde se prevé el delito de acoso. Así, cualquier persona que sin autoridad legal o excusa razonable, por cualquier medio, incluso telefónico, acosa a otro persistentemente, vigilando, observando, molestando, comunicándose con esa persona, comete el delito de acoso. Por otra parte, una persona acosa a otra cuando (a) él o ella, por sus actos intencionalmente o por imprudencia interfiere seriamente en la paz y privacidad del otro, o le causa alarma, angustia o daño; o (b) sus actos son de tal modo que una persona razonable pensaría y daría cuenta de que ese modo de comportarse interfieren seriamente con la paz y privacidad del otro o le causan alarma, angustia o daño. En virtud del artículo 10.3 de dicha ley de 1997 se especifican órdenes de alejamiento. 

En referencia a las cuestiones adicionales, se respondió que no había en ese momento decisión tomada en la confección de un grupo de trabajo que estudiara el tema de las sectas.