sábado, 15 de mayo de 2010

La irracionalidad de la Homeopatía, práctica de muchas sectas de la "New Age"

Ya el famoso documento Vaticano “Jesucristo, portador del Agua de la Viva”, obra del Pontificio Consejo de la Cultura y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, decía en su apartado 2.2.3, que “la publicidad relacionada con la Nueva Era cubre un amplio espectro de prácticas, tales como la acupuntura, el biofeedback, la quiropráctica, la kinesiología, la homeopatía, la iridología, el masaje y varios tipos de « bodywork » (tales como ergonomía, Feldenkrais, reflexología, Rolfing, masaje de polaridad, tacto terapéutico, etc.), la meditación y la visualización, las terapias nutricionales, sanación psíquica, varios tipos de medicina a base de hierbas, la sanación mediante cristales (cristaloterapia), metales (metaloterapia), música (musicoterapia) o colores (cromoterapia), las terapias de reencarnación y, por último los programas en doce pasos y los grupos de auto-ayuda.

Hoy nos centraremos en la práctica de la Homeopatía, ya que hace unas semanas se publicaba un artículo sobre esta falsa medicina que practican muchas sectas ligadas a la Nueva Era ("New Age"). Por ello traemos hoy al blog de la RIES este estudio, obra del Doctor en Filosofía Scott Sehon, y del Doctor en Medicina Donald Stanley, que han publicado en la revista “Journal of Evaluation in Clinical Practice”.

De ella ofrecemos una traducción del resumen de su estudio.

Los medicamentos homeopáticos son utilizados por millones, y cientos de millones de dólares se gastan en estos medicamentos sólo en los EE.UU. En el Reino Unido, el NHS [Servicio Nacional de Salud] cubre los tratamientos homeopáticos. Sin embargo, la homeopatía se encuentra en considerable descrédito por gran parte de la comunidad médica y científica. Muchos defensores de la homeopatía son muy conscientes de estas críticas, pero no se sienten aludidos. Las diferencias de opinión son profundas, y el debate está servido.

Nuestro objetivo es arrojar algo de luz sobre esta situación. Tras una breve recapitulación de algunos de los principales argumentos de cada lado, tratamos de ir más lejos, haciendo explícita una presuposición filosófica subyacente. En particular, recordamos que hay un principio importante, que tiene raíces muy antiguas y que se remonta al menos a G. de Ockam, un principio que limita todo razonamiento empírico. Llamamos a esta limitación del Principio de Simplicidad o Navaja de Ockham [ante varias posibles causas explicativas se debe optar por la más simple]. Es más que un paradigma científico, en algo que cualquiera debe considerar, incluidos los defensores de la homeopatía. Sin embargo, una vez que el Principio de Simplicidad se hace explícito y se aplica a la homeopatía, es honesto decir que la homeopatía queda invalidada y queda calificada claramente como irracional.

La raíz no es simplemente la falta de ensayos clínicos de apoyo a la homeopatía, sino más bien, la creencia en la eficacia de la homeopatía deja una montaña de grandes misterios sin responder, y por lo tanto va en contra de la Regla de la Simplicidad que guía el razonamiento de los propios homeópatas.

Esperamos que los defensores de la homeopatía entiendan el por qué sus críticos son tan profundamente reacios a aceptar la eficacia de las intervenciones homeopáticas - y que esta resistencia no es la mera terquedad o una artificial lealtad por la medicina occidental. Por último, también esperamos que este estudio sirva para ilustrar la aplicación de la Filosofía como metodología racional a la hora de resolver suposiciones ante debates que han quedado estancados.

Fuente: InterSciencie. Wiley