jueves, 5 de febrero de 2015

El Gobierno de Tanzania prohíbe la brujería para proteger a los albinos

El gobierno de Tanzania ha decidido prohibir la brujería con el objetivo de frenar los ataques contra los albinos, víctimas de creencias que atribuyen virtudes mágicas a sus órganos. “La decisión fue anunciada el martes 13 de enero pasado. Esos supuestos brujos tienen una parte de responsabilidad en las agresiones contra los albinos”, dijo a la AFP un portavoz del Ministerio del Interior, Isaac Nantanga.

La prohibición no apunta a los curanderos tradicionales que utilizan en particular plantas para curar a sus pacientes. El gobierno lanzó una gran campaña de comunicación en todo el país titulada ‘Terminar con los asesinatos de albinos’. La campaña busca sensibilizar a la población pero también juntar información para evitar los secuestros y asesinatos.

La campaña, que comenzó a final del pasado mes en las regiones de Mwanza, Geita, Tabora, Simiyu y Shinyanga, las más afectadas, implica la creación de una fuerza de intervención que asocie a policías, autoridades locales y miembros de la Sociedad Tanzana de Albinos (Tanzania Albino Society-TAS).

Queremos combatir los secuestros y asesinatos de una vez por todas”, declaró el ministro del Interior, Mathias Chikawe. El mandatario agregó también que “estamos contra los que engañan a la población diciéndoles que se harán ricos por arte de magia, contra los adivinos y los que distribuyen talismanes”.

La prohibición de la brujería fue adoptada tras el secuestro a finales del pasado mes de diciembre de una niña albina de cuatro años que sigue desaparecida. Los albinos, que sufren de falta de pigmento en la piel, son victimizados porque hay quienes creen que las preparaciones hechas a partir de extremidades de su cuerpo traen buena suerte y riqueza. Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas, desde al año 2000 casi 70 albinos han sido asesinados en el país, pero sólo 10 personas han sido condenadas por esos casos.

500 “brujas” asesinadas al año

Tanzania es un país donde la creencia y la práctica de la brujería continúa enraizada, y donde la persecución y el asesinato de supuestas brujas provoca anualmente una media de 500 muertes violentas, según datos del Legal and Humans Rights Center (LHRC). Informa sobre ello la agencia Efe.

En octubre de 2014, al menos siete personas fueron quemadas vivas en un pueblo del oeste de país tras ser acusadas de haber participado en actos de brujería. Las víctimas, todas de avanzada edad, fueron asesinadas por hombres armados que fueron casa por casa para golpearlas y luego prenderles fuego.

Los asesinatos de sospechosos de brujería no son un hecho novedoso ni aislado en este país. Son muertes con una alta carga de violencia, que incluyen decapitaciones o desmembramientos, según recoge el informe Human Rights Report (HRR) del Departamento de Estado de Estados Unidos. La novedad, desde 2013, es quemarlas vivas, explica a Efe el doctor Simeon Mesaki, de la universidad de Dar As Salam y especialista en brujería.

Tanzania es un país que se enorgullece de ser una democracia estable entre los convulsos sistemas de Gobierno de la zona. Su sociedad, considerada como una de las más «armoniosas» de África oriental, posee una fuerte identidad nacional, siendo uno de los pocos países subsaharianos que emplea el «suajili» como primera lengua oficial.

Preocupante incremento de asesinatos

No obstante, el pasado año, Naciones Unidas denunció el preocupante incremento de asesinatos relacionados con la práctica de la brujería. En 2012, 630 personas fueron asesinadas en Tanzania por motivos relacionados con la brujería, cifra que se elevó a 765 en 2013, según datos de la Policía recogidos en el HRR.

La mayoría de los asesinados son mujeres (505 frente a 260 hombres en 2013), ancianos y niños, y la región más afectada son las zonas rurales al sur del Lago Victoria. Tanzania es un país con población mayoritariamente cristiana, pero la brujería es una creencia que perdura más allá de la religión.

Según explica a Efe Maia Green, antropóloga y experta en brujería de la Universidad de Massachusets, que escribió su tesis doctoral en este país africano, tanto el cristianismo como el islam son religiones con «fuertes creencias en el mal y en los espíritus» que «coexisten y se mezclan» con estas creencias ancestrales.

La brujería se practica tanto en zonas rurales como en las ciudades, y es un medio de «encontrar chivos expiatorios para las desgracias» que, además, «explica y racionaliza las acusaciones por envidia, celos, codicia, incomprensión o desinformación», añade Mesaki. La exclusión social o la expulsión del pueblo es la respuesta más habitual ante una sospecha de brujería dentro de una comunidad.

Sin embargo, los asesinatos también son una realidad, tanto que en 1982 el Gobierno tanzano tuvo que aprobar una Ley de Brujería que, además de criminalizar esta práctica, pretendía evitar que los ciudadanos se tomaran la justicia por su mano. Pero, tal y como denuncian el LHRC y el profesor Mesaki, entre otros, esta regulación se ha demostrado incapaz de resolver los problemas derivados de la práctica de la brujería.

Según apunta el especialista, la creencia en la brujería es demasiado fuerte en el país como para ser regulada por métodos legales. De hecho, y según sostiene en un artículo titulado «Brujería y la Ley en Tanzania», la creencia se ve «reforzada y legitimada» por la existencia de esta normativa. Mesaki insiste en que esta ley es un reflejo de la percepción social de que la brujería es «indeseable», y que por tanto es necesario «castigar a aquellos que la practican».