domingo, 9 de marzo de 2014

La "teología de la prosperidad" crece en África

Mientras que Sudáfrica puede ser llamada una “nación de iglesias” demográficamente, el Evangelio de la Prosperidad o “el cristianismo post-bíblico y paralelo” se está extendiendo por todo el país, según ha alertado recientemente el líder de una Iglesia anglicana evangélica reformada que lleva 17 años fundada en Durban City. Lo ha dado a conocer en español el medio Noticia Cristiana.

Una nación de iglesias no es lo mismo que una nación “evangelizada”, escribe en su blog Grant Retief, el rector de la Iglesia de Cristo en Umhlanga, localizada en el entorno de Durban. El 80 % de Sudáfrica es cristiano, según el censo de 2001.

Cuando las personas de las Iglesias más grandes y bien conocidas van a su Iglesia por algún tiempo, señala Retief, “ellos nos dicen que están sorprendidos de escuchar regularmente en la predicación y la liturgia que son pecadores”. Esto es debido al fenómeno del Evangelio de la Prosperidad, que Retief llama “cristianismo post-bíblico y paralelo”.

Cuando va a estas iglesias, oyes de cosas y actividades, los sermones no se basan en la teología bíblica, sino que de un verso ocasional se salta hacia el punto preseleccionado por el predicador”, se lamenta Retief.

Los significados de estos términos bíblicos de ellos son vagamente asumidos, o no se fundamentan en la teología, sino en la psicología, añade. Por ejemplo, el “pecado” se puede describir como la incapacidad de lograr sus metas, no como una rebelión en contra de Dios. “Todo esto produce buena gente en vez de gente piadosa”, argumenta Retief.

Por supuesto, las Iglesias que predican el Evangelio de la Prosperidad varían considerablemente a lo largo del espectro teológico y socio-económico, dice. Pero varias versiones de este tipo de cristianismo se están extendiendo a través de África del Sur. “Superficialmente, parecen vivas porque es algo vibrante y creciente… Se supone que el Evangelio es asumido en la piedad personal y es opcional, al igual que la educación teológica, pero es visto como sospechoso”.

En los suburbios de clase media las personas generalmente sospechan de la autoridad establecida y de la tradición. Así que la educación teológica formal es vista como innecesaria, incluso perjudicial para algunos.

Así que hay unas “churchscape” –iglesias de escape– dominadas por las Iglesias carismáticas independientes, escribe Retief. “Sus líderes son excepcionalmente talentosos, motivadores invariablemente jóvenes y poderosos y predeciblemente modernos. Pero no puedo pensar en uno que haya tenido una formación teológica formal”.

El rector añade: “creo que el mayor peligro representado por esas iglesias que predican el evangelio de la prosperidad no sólo lo tienen en la doctrina de la obra del Espíritu Santo, sino que están errados hasta con la doctrina del Hijo”. ¿Conclusión? “Se necesitan oraciones para que Dios levante más iglesias donde el Evangelio del Señor Jesucristo permanezca al frente y en el centro pase lo que pase”. 


Para saber más: