jueves, 16 de septiembre de 2010

Desprogramación sobre adeptos a la secta Moon (Iglesia de la Unificación) en Japón

Se insta a los estudiosos del fenómeno religioso a investigar violaciones de derechos humanos en Japón contra miembros de la secta de la Iglesia de la Unificación en el proceso de desprogramación.

En declaraciones al Centro de Estudios sobre Nuevas Religiones (CESNUR), Fefferman Dan, Presidente de la Coalición Internacional para la Libertad Religiosa, instó a los estudiosos en religiones de Europa y América del Norte para llevar a cabo investigaciones independientes sobre los secuestros y las conversiones forzadas de miembros de la secta de la Iglesia de la Unificación, ocurridas en Japón.

El CESNUR es uno de los organismos más importantes del mundo de estudiosos dedicados al fenómenos de las nuevas religiones, las minorías religiosas y las sectas. En su congreso celebrado estos días en la Universidad de Turín (Italia), aproximadamente 150 especialistas pudieron escuchar cómo Fefferman informó a los asistentes de que entre 10 y 20 miembros de la secta denominada Iglesia de Unificación son actualmente víctimas de trabajo forzado en el proceso de conversiones de religiosidad que ocurre cada año en Japón. Otras dos víctimas fueron secuestradas contra su voluntad durante el mes de agosto, y varias más permanecen desaparecidas.

Si bien la llamada "desprogramación" ha sido eliminada en los Estados Unidos [y en Europa] desde hace casi 20 años, existe aún en Japón, como un movimiento bien organizado que secuestra a miembros de la secta de la Iglesia de Unificación [único modo muchas veces de poder acceder a ellos al ser miembros de dicha secta] y son mantenidos en este estado durante meses o incluso años mientras realizan sobre ellos las técnicas de desprogramación [método inverso a las técnicas de programación que usó contra ellos la secta de la Iglesia de la Unificación de Sun Myung Moon, también llamados Moonies].

La mayoría de los funcionarios del gobierno japonés hacen la vista gorda ante los abusos contra los derechos humanos, y la policía se niega a investigar, en parte, porque no hay suficientes voces independientes exigiendo justicia.

"Los estudiosos no se involucran en Japón", dijo a la audiencia del CESNUR Fefferman. "Una de las razones por las que no participan es que se arriesgan profesionalmente si se posicionan a favor de la Iglesia de la Unificación".

Fefferman habló de historias reales de la desprogramación, con denuncias de palizas, amenazas con cuchillos, humillación y maltrato psicológico, la privación de alimentos y la violación. A pesar del claro abuso de las libertades civiles las autoridades japonesas se niegan a intervenir, al considerar las creencias religiosas como un "asunto doméstico interno a las propias familias, que buscan a desprogramadores para recuperar a sus seres queridos".

Fuente: PRNewswire

2 comentarios:

Leonardo S. Santana dijo...

Miren los videos abajo:

Violação dos direitos humanos. Membros do Rev. Moon são raptados e aprisionados http://www.youtube.com/watch?v=WJD5w1wpigw

http://www.youtube.com/watch?v=ns4sacjMKJs&feature=related

Bunet dijo...

hola......

esto verdaderamente horrible... ya uqe yo sali de una secta.. es lo peor que me paso en mi vida....

saludos cuidado...
mi correo es bunet22@hotmail.com