lunes, 30 de noviembre de 2009

La familia de Churchill protesta a la Iglesia Cienciología por utilizar su imagen


La familia del ex primer ministro británico ha elevado una protesta a las autoridades de la llamada Iglesia de la Cienciología en Londres, por haber utilizado la imagen del político sin permiso para fines de proselitismo.

Los descendientes de Winston Churchill han protestado a la Iglesia de la Cienciología por utilizar su imagen en octavillas que comparan el combate contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial con sus esfuerzos por reclutar fieles. El agente literario Curtis Brown, que representa a varios miembros de la familia del ex primer ministro británico, ha escrito a la sección londinense de la Iglesia de Cienciología para expresar su enérgica protesta, según ha informado el diario «The Independent».

En una de las imágenes aparece una foto de un caza Spitfire sobrevolando Inglaterra junto a una cita de Churchill que reza: «No basta con que hagamos lo más que podamos. A veces tenemos que hacer lo que se requiere de nosotros».

Otra octavilla, con la que se trata de recaudar fondos para crear en Londres un centro de famosos como el existente en Hollywood, menciona a Churchill entre los «grandes británicos» junto a David Beckham, Harry Potter, James Bond, los Rolling Stones y los Beatles.

Los descendientes de Winston Churchill están indignados, según el periódico, por la utilización de su imagen para los fines de esa Iglesia, que según la familia, si Churchill viviera, no se le ocurriría ni acercarse a ella. «No tienen ningún derecho ni permiso de utilizar su nombre o su imagen y espero que lo respeten», dijo su nieto.

El mes pasado, el Tribunal Correccional de París condenó a la Iglesia de la Cienciología a una multa de 600.000 euros por estafa. Su principal dirigente en ese país, Alains Rosenberg, fue condenado a dos años de prisión condicional y a una multa de 30.000 euros por estafa en banda organizada.

Mientras tanto, en Hollywood, su centro «espiritual», la Iglesia de la Cienciología se vio sacudida por la dimisión de Paul Haggis, productor del filme «Crash», que escribió una carta en la que condenaba sus métodos.


Fuente: Religión en Libertad, 30/11/09.