martes, 14 de marzo de 2017

El sacerdote Luis Santamaría, criticado en un libro hagiográfico sobre el gurú de la Bioneuroemoción




Recientemente se ha hecho público que Enric Corbera, fundador y líder de la Bioneuroemoción, está intentando acallar las críticas contra esta marca comercial registrada, tal como ha sucedido con el burofax enviado por sus representantes legales contra el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) de Barcelona, que había publicado un artículo del psicólogo Carlos Sanz Andrea titulado “Las sectas que vienen: Bioneuroemoción”.

La Bioneuroemoción una propuesta terapéutico-espiritual de la galaxia de la New Age que ha sido rechazada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña (COPC) en dos ocasiones, y está considerada como “pseudoterapia” por muchos críticos, acusada de haber apartado a enfermos oncológicos de sus tratamientos médicos.

A golpe de burofax

La estrategia defensiva de la Bioneuroemoción va más allá de la amenaza de querella a particulares y entidades para retirar artículos críticos. En el blog Curso de Defensa contra las Artes Oscuras, Emilio J. Molina y Marta Segurola, miembros de la Red de Prevención del Sectarismo y Abuso de la Debilidad (RedUNE), se hace público que “hace dos años, Equipo de Investigación estuvo a punto de sacar un bloque sobre este grupo en un programa sobre sectas. Retiraron el bloque a tres días de la emisión tras recibir un burofax donde se les amenazaba con acciones legales”.

Otro que ha sido blanco de las críticas del entorno de la Bioneuroemoción ha sido el sacerdote zamorano Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES). Críticas que han pasado más desapercibidas, pero que han circulado entre los seguidores y simpatizantes de esta pseudoterapia.

Santamaría escribió en 2015 un artículo titulado “¿Qué es la Bioneuroemoción? ¿Es válida como terapia?” en el portal Aleteia, y ha sido muy difundido. En diversas entrevistas y apariciones en los medios de comunicación, ha señalado a esta propuesta de sanación como una de las más peligrosas en la actualidad. Contactado por este medio, el sacerdote afirma que no ha percibido ninguna respuesta ni reacción desde el entorno de Enric Corbera.

“No soy de este mundo”

Sin embargo, sí la ha habido. Fue en febrero de 2016, justo hace un año, cuando el sello barcelonés Ediciones B publicó el libro No soy de este mundo. El fenómeno Enric Corbera. El autor de una obra que, desde el título, muestra al gurú como alguien extraordinario, es Gaspar Hernández, un periodista admirador.

Hernández, que “asume la parcialidad y subjetividad de estas páginas”, narra vida y milagros de Enric Corbera, comentando multitud de detalles de su doctrina, su actividad formativa, su espiritualidad, sus viajes, etc.

Comparan a Corbera con Jesucristo

En uno de estos viajes, concretamente a Argentina, Corbera fue entrevistado por el Canal Orbe 21 de Buenos Aires (una televisión católica fundada en tiempos del pontificado de Jorge Mario Bergoglio en la sede bonaerense). Hacia el final del libro, Gaspar Hernández lo cuenta con pelos y señales.
Entonces el autor revela que Corbera “de vez en cuando citaba ‘un certificado papal’ que había recibido hacía años y con el que ‘había sanado’ su relación con la Iglesia”. Y repite machaconamente que la entrevista tuvo lugar en “la televisión del Papa”. Según el libro, el presentador del programa “Bien público”, Carlos Abad, afirmó que Corbera “divulgaba el Nuevo Evangelio”. Lo que aprovecha el autor para comparar al gurú catalán con Jesús, que también “era holístico”.

Un deseado encuentro con el papa Francisco

Tras la entrevista, cuenta Gaspar Hernández que Corbera afirmó “algo que hacía tiempo que iba diciendo: que el papa Francisco le caía bien”. Poco tiempo después, una estudiante argentina de Bioneuroemoción “me comentó que dos amigos suyos trabajaban para el pontífice (uno era su mano derecha) y que estaría bien favorecer un encuentro entre el Papa y Enric”.

No sólo afirma eso, sino que también que “la mano derecha del Papa ya se estaba leyendo Un curso de milagros”. Se trata de una de las fuentes en las que bebe la Bioneuroemoción, y no es más que un libro supuestamente dictado por Jesucristo a la médium Helen Cohn Schucman entre los años 1965 y 1972, en lo que se denomina “escritura automática”. Una de las biblias de la New Age, con carácter panteísta y gnóstico, como afirma el experto Roberto A. Federigo.

Junto a la luz... las sombras

Como contrapunto a esta “futura entrevista entre el pontífice y Corbera”, el autor señala a continuación: “como siempre, los opuestos se tocan. La luz relacionada con Enric va acompañada de sombras. Mientras por un lado cabe la posibilidad de que se entreviste con el Papa... hoy, 17 de septiembre [de 2015], en Uruguay un cura le ha criticado públicamente”.

Pero casualmente no se trataba de un sacerdote uruguayo ni argentino, sino de Luis Santamaría, que se encontraba en Montevideo dictando unas conferencias, que según Gaspar Hernández “se ha referido a las sectas (en general) y a la bioneuroemoción (en particular)” en una entrevista televisiva a nivel nacional.

Da su nombre y apellidos, indica que es miembro de la RIES y que “en el Canal Doce, en el informativo Telemundo, se ha mostrado sorprendido por el éxito de la bioneuroemoción en Uruguay”, y acto seguido transcribe las palabras del sacerdote español. Unas declaraciones que “han levantado polvareda en las redes sociales”, de forma que Hernández recoge algunas reacciones críticas a las declaraciones del padre Santamaría.

Para concluir, el autor de libro hagiográfico sobre Corbera afirma que “será interesante ver cómo casa el hecho de que un sacerdote insinúe que Enric es un líder sectario con el de que el Papa se reúna con él”.